Brasil se consolida como líder del mercado de carbono voluntario en América Latina

22 de enero de 2013 Ecosystem Marketplace
Análisis del estado de acción en los paises latinoamericanos derivado del Reporte "El Estado de los Mercados Voluntarios de Carbono 2012", publicado conjuntamente por Ecosystem Marketplace y New Carbon Finance Bloomberg.
 
Para consultar el resumen ejecutivo del informe en español, haga click aquí. Para consultar el informe completo en inglés, haga click aquí.

Brasil, en contraposición al resto de América Latina, incrementó las transacciones de créditos de carbono dentro del mercado voluntario respecto al año pasado. De las 5,4 Mt de CO2e obtenidas en 2010, aumentó el volumen de transacciones a 5,7 Mt de CO2e en el 2011. Además continúa siendo el mayor proveedor de créditos voluntarios de carbono en América Latina, gracias al emergente mercado secundario. Un ejemplo de este tipo de mercado secundario lo encontramos en la Bolsa Verde de Rio de Janeiro, que tiene como objetivo crear y operar un  mercado de activos ambientales como medio para promover la economía verde a nivel nacional, así como la creación de un programa de comercio de créditos a nivel regional.

A nivel general, el precio de los créditos de carbono dentro del mercado voluntario en LATAM se vio incrementado a más del doble respecto al año anterior. Del precio de 5 $ por tonelada de dióxido de carbono equivalente (tCO2e) del 2010, pasó a 11 $/tCO2e en el 2011, debido en gran parte a una serie de proyectos forestales que llegaron al mercado en el último momento. Pero de la misma forma que se incrementaron los precios, la crisis financiera europea y los cuellos de botella en las regulaciones provocaron que el volumen de transacciones en todo Latinoamérica disminuyera en más de un 58% respecto al año anterior. Como resultado, este incremento del precio por transacción ayudó a que el valor final obtenido en el mercado latinoamericano solo se redujese en un 11% con respecto a 2010 a pesar de la disminución del volumen de transacciones.

A nivel mundial, el valor de las transacciones alcanzó un nuevo máximo anual respecto a años anteriores obteniendo un resultado de 576 millones de dólares. Esta cifra solo fue superada en el año 2008 cuando se alcanzó el máximo histórico de 776 millones de dólares. 

En cuanto al mercado, los compradores corporativos siguen siendo los autores del mayor número de transacciones, aportando 368 millones de dolares- o casi el 65% - del valor total del mercado, siendo las empresas europeas las que presentan una mayor demanda de compensación voluntaria. Muchos compradores corporativos utilizan las compensaciones de carbono para cumplir con los objetivos de sostenibilidad y para hacer más “verdes” sus cadenas de suministro. Mientras que existen otros que las utilizan para estar más vinculados con los consumidores y empleados.

Dentro de las conclusiones de las encuestas realizadas a proveedores, se remarca el retraso al que están sometidos los créditos orientados a salvar la selva tropical en peligro de extinción (también llamados créditos REDD-Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación-) en espera de que los gobiernos ofrezcan una mayor claridad sobre cómo los proyectos de REDD serán reconocidos dentro de un programa nacional. Otra conclusión importante está enfocada al incremento de los costes y la dificultad de conseguir proyectos de carbono forestales en la cartera de proyectos, ya que requieren una gran cantidad de trabajo de campo. Aun así, en Belice se ubicó el segundo proyecto del mundo en recibir créditos emitidos REDD certificados por VCS.

 

Otros países

En México, pese a la reciente aprobación de un régimen nacional de comercio de emisiones, el volumen de transacciones fue muy parecido al de años anteriores con 0,1Mt COâ��e en el 2011. Un volumen semejante de transacciones se han obtenido en Colombia y Chile, los cuales han expresado su interés en un impuesto al carbono, o en un mecanismo “tax-and-trade” así como en el establecimiento de plataformas nacionales de comercio de créditos. En el informe de este año también destacan las primeras transacciones realizadas desde la Bolsa del Clima de Santiago, la primera bolsa Latinoamericana de Carbono.

Aunque el estado brasileño de Acre y el estado de mejicano de Chiapas se comprometieron con California para alimentar los créditos de REDD en el programa de compensación del Estado Norteamericano a partir del 2015, no se ha observado un volumen significante de créditos de proyectos latinoamericanos vendidos a compradores de pre-cumplimiento. En cambio, los compradores en las Américas buscan créditos basados en América Latina sobre todo por su valor en la RSE. Programas como el C-Neutral en Costa Rica y la Bolsa del Clima de Santiago se han lanzado para guiar el uso compensaciones  y los esfuerzos de neutralidad de carbono entre las empresas nacionales (en lugar de únicamente las empresas de importación multinacionales).

En este informe podemos observar cómo, en América Latina más que ninguna otra región del mundo, la mayoría de los créditos intercambiados huyen de las certificaciones estándar independientes y se inclinan por certificados  de carácter nacional o interno. En la mayoría de los casos, los desarrolladores de proyectos que no utilizan los estándares oficiales alegan que las normas vigentes independientes como las del VCS no reflejan la "realidad local" - la flora y fauna del área del proyecto o las consideraciones socio-económicas que son exclusivas de la región. De ahí que solo un 28% del total de los créditos contratados en América Latina utilizaran el estándar de VCS.

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.