El Gobierno del Estado de Chiapas dice que REDD está vivo y sano, y lejos de ser ‘cancelado’*

25 de julio de 2013 Gloria Gonzalez

Amigos de la Tierra México, el afiliado de Friends of the Earth, provocó una onda de confusión en la comunidad ambiental el viernes pasado cuando una de sus organizaciones miembro publicó un comunicado cargado de errores implicando que el estado mexicano de Chiapas había ‘cancelado’ sus planes para desarrollar el régimen regulatorio estatal para generar créditos de carbono a través de la protección de los bosque amenazados.

Este artículo fue publicado originalmente en Ecosystem Marketplace en este link.

Amigos de la Tierra México, el afiliado mexicano de Friends of the Earth (o FoE, por sus siglas en inglés), provocó una onda de confusión en la comunidad ambiental el Jueves pasado cuando su oficina de Chiapas publicó un comunicado cargado de errores implicando que el estado mexicano había ‘cancelado’ sus planes para desarrollar el régimen regulatorio estatal para generar créditos de carbono a través de la protección de los bosque amenazados.

El comunicado creó desconcierto especialmente porque salió un día después de que líderes indígenas de alrededor del mundo se asociaron con ONGs ambientales y empresas ‘verdes’ en una carta que endosó recomendaciones del Grupo de Trabajo de Compensaciones REDD (o ROW, REDD Offsets Working Group), un panel de consejeros científicos que fue muy positivo hacia el programa de Chiapas.

El documento errante, llamado “REDD+: Crónica de un fracaso anunciado” apareció el jueves pasado en el sitio web del afiliado chiapaneco de Friends of the Earth, y fue rápidamente copiado por el afiliado estadounidense en un artículo llamado “Chiapas cancela plan forestal ‘desastroso’ vinculado con el programa de comercio de derechos de emisión de California” (artículo en inglés). Friends of the Earth International es una red internacional de organizaciones ambientales con un secretariado en común en Ámsterdam, pero los afiliados regionales tienen bastante autonomía.  Ambos afiliados crearon sus comunicados en base a un artículo en el periódico El Heraldo.

Dicho artículo citaba al Ministro de Ambiente e Historia Natural de Chiapas, Carlos Morales Vázquez, diciendo que el estado había cancelado un programa que usaba el acrónimo de “REDD” que es comúnmente aceptado como referente a Reducción de Emisiones de Deforestación y Degradación y  de programas que utilizan mercados de carbono para proteger boques amenazados utilizando estándares y metodologías de carbono acordados. El gobierno estatal rápidamente emitió un boletín (ver respuesta del estado de Chiapas, a derecha) reafirmando su compromiso a REDD jurisdiccional, y Friends of the Earth dice que había confundido REDD+ con el programa cancelado, descrito por algunas fuentes como un esfuerzo sin éxito y controversial para canalizar tasas de licencias de autos a comunidades indígenas de la Selva Lacandona para conservar sus áreas boscosas.

“Después de recibir la noticia inicial de El Heraldo, llamamos varias veces al Secretario de Medio Ambiente de Chiapas en el numero que aparece en el sitio web de la agencia, para corroborar la información y no recibimos respuesta”, dice Jeff Conant, Director del Programa forestal internacional de Friends of the Earth. “Procedimos a emitir el comunicado de prensa después de esperar un periodo razonable para la respuesta”.

Aunque fue construido sobre el mismo principio del “contaminador paga” que originó REDD, no fue un programa riguroso de compensación-por-resultados diseñado para reducir emisiones (en este caso emisiones de autos, no necesariamente emisiones de gases de efecto invernadero), pero un mecanismo simple para canalizar ciertos pagos de emisiones de autos hacia la protección de bosques. Ha sido rotundamente criticado por quienes abogan por REDD, y tampoco usaba las metodologías o salvaguardas que son piedras angulares del esfuerzo REDD jurisdiccional según delimitado por ROW. Causó mayor confusión el hecho que los reportes usaron las siglas REDD-plus, que se refieren a un conjunto de actividades muy específicas atadas a los mercados de carbono.

“Hasta no recibir aviso formal, el Viernes 19 de Julio, del plan de la administración chiapaneca para cancelar el esfuerzo REDD original y seguir con el programa más integrado al proceso ROW, entendimos que el programa REDD del estado de Chiapas era el mismo programa iniciado por el Gobernador Juan Sabines en 2011, que hemos documentado y criticado fuertemente,” dice Conant. “Este programa frecuentemente se denominaba REDD+ por parte de la administración chiapaneca, incluso en el artículo de El Heraldo que citamos. Hasta este punto no existía ningún negación pública del programa instituido por el Gobernador Sabines, ya sea por la administración actual del gobierno de Chiapas, ni por los miembros del Grupo de Trabajo de Compensaciones de ROW.”

Josefina Braña-Varela, Directora de Políticas de la Iniciativa de Bosques y Clima de WWF, dijo que apoya la decisión del gobierno de Chiapas de cancelar el programa de subsidios y dedicar sus esfuerzos a la construcción de capacidad para REDD jurisdiccional, pero también desearía que el mensaje del gobierno de Chiapas hubiera sido más claro. “No es muy específico”, dijo ella del artículo de El Heraldo. “En mi opinión, es por eso que está creando la confusión”.

 

Aún faltan años para REDD

Braña-Varela dice que cree que Chiapas sigue buena dirección en términos de construcción de capacidad y en el desarrollo de su estrategia REDD de acuerdo a la visión nacional de REDD+. Eso no significa que están listos para el mercado y listos para firmar el acuerdo con California”, dijo.  “Yo creo que esto requerirá más trabajo y tiempo”.

Toby Janson-Smith, Director Sénior de Mercados de Carbono Forestal de Conservación Internacional, concuerda.

“Es difícil declarar exactamente, pero en dos o tres años Chiapas estará en buena posición, con un programa REDD robusto que genera reducción de emisiones que puedan ser verificadas”, dijo, citando un proyecto llamado MREDD+ como un ejemplo de los esfuerzos dirigidos a desarrollar un marco REDD sólido en México. El proyecto busca asistir al país en establecer y fortalecer políticas públicas, capacidades institucionales y técnicas y el desarrollo de la arquitectura financiera necesaria para lograr una implementación sustentable de REDD+. MREDD+ inició en Septiembre de 2011 y tiene un plazo hasta Julio de 2016.  Es patrocinado por la Agencia Internacional de Desarrollo de los Estados Unidos (USAID), la Alianza MéxicoREDD+: TNC, Centro de Investigación Woodshole, Carnegie Institute of Science, Rainforest Alliance y el Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza (FMCN).

 

El camino por delante

Entidades del gobierno en México a nivel nacional y estatal aun tienen mucho trabajo para responder a las inquietudes que comunidades indígenas tienen acerca de REDD, dice Braña-Varela.

El tema de mercados es muy contencioso en México,” dice. “Chiapas tiene una presencia indígena muy fuerte, y tienes que encontrar maneras de comunicar en una forma apropiada culturalmente.”

Si las recomendaciones ROW son aceptadas, entonces el programa de Chiapas tendrá que tener un nivel de referencia robusto, lineamientos de monitoreo, reporte y verificación (MRV) además de una estrategia para reducir emisiones, dijo Janson-Smith.  Agregó que el trabajo sobre el nivel de referencia “está avanzando bastante bien” y que los datos para MRV son bastante disponibles, con la mayor parte del trabajo faltante sobre la definición de la estrategia de reducción de emisiones, en base al trabajo hecho en sitios de los proyectos pilotos.

California también tendrá un proceso extensivo de creación de reglas con comentario público acerca de cómo los proyectos REDD pueden ser elegibles para el programa de comercio de derechos de límites de emisiones, y un tema de gran importancia será la inclusión de salvaguardas estrictos para garantizar la integridad del programa, señaló Janson-Smith.  Realísticamente, esto significa que faltan bastantes años antes de un vínculo entre los programas, pero la aceptación de California será un paso crítico para REDD porque será el primer mercado de cumplimiento regulado para REDD, dijo.

Los próximos pasos para Chiapas son continuar el trabajo sobre la alineación de las políticas y los incentivos, elaborar un plan de cambio climático en borrador que incluye REDD y mejorar sus comunicaciones sobre REDD para eliminar percepciones negativas acerca del programa y diferenciarlo del programa fallido, y ahora cancelado, dijo Josefina Braña Varela.

 
*Actualizado el 22 de Julio para incluir comentarios de Friends of the Earth y WWF.

Gloria Gonzalez es Asociada Senior en el Programa de Carbono del Ecosystem Marketplace. La puedes encontrar en ggonzalez@ecosystemmarketplace.com.

Artículo traducido por Valorando Naturaleza.

Favor de consultar nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si desea volver a publicar este artículo en otra fuente.

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.