Christiana Figueres: muy de cerca y en persona hablando sobre los mercados de carbono

5 de diciembre de 2014 Allie Goldstein

Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC, Christiana Figueres, ve un papel clave para los mercados en la verificación de que las reducciones de emisiones prometidas por los países de planes climáticos futuros se logren en realidad. El nuevo enfoque de abajo hacia arriba a las negociaciones sobre el clima significa que la era de la experimentación en el mercado de carbono en marcha en California, China, Sudáfrica y otros lugares es probable que continúe.

Lo primero que Christiana Figueres, Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), hizo durante su conversación con el presidente de International Emissions Trading Association (IETA), Dirk Forrister el miércoles fue reorganizar el habitación. Fuera de los micrófonos, Figueres y Forrister sentados en el frente de su escritorio y invitaron a los miembros de la audiencia a reunirse en una plática muy en confianza, con algunas personas que se sientan con las piernas cruzadas en el suelo. Fue un arreglo apropiado para una discusión sobre los mercados de carbono que han surgido a partir de cero. 

Se espera que los países sienten las bases para la presentación de sus Aportes Previstos Determinados Nacionalmente (INDCs por sus siglas en inglés - sus planes nacionales de acción sobre el cambio climático) en la primavera de 2015 en esta 20ª sesión de la Conferencia de las Partes (COP 20) en Lima, Perú. Aunque el papel de los mercados en INDCs sigue siendo una cuestión a discutir sobre estas dos semanas de negociaciones, Figueres ve su poder para ayudar a resolver uno de los enigmas más desconcertantes de las conversaciones sobre el clima: cómo los países compromisos finalmente hacen para reducir las emisiones se medirán e implementada.

“Soy una entusiasta del Mecanismo de Desarrollo  Limpio (MDL), y mi entusiasmo es no sólo por la parte de potencial o el mercado de compensación de la misma, sino porque es una herramienta valiosa en la verificación de la mitigación," dijo ella. "No me sorprendería si el conjunto de herramientas del MDL con precisión para medir y verificar la mitigación es algo que en realidad sería bastante inspirador - por decir lo menos - para el Fondo Verde para el Clima (FVC)."

 

 Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC, Christiana Figueres, y el presidente de la

IETA Dirk Forrister, participar en una charla informal durante la COP en Lima.

Originalmente desarrollado como un mecanismo de flexibilidad del Protocolo de Kyoto, el MDL fue concebido como una forma de que los países desarrollados compensaran sus emisiones invirtiendo en proyectos de desarrollo sostenible. Desde su creación, el MDL ha registrado 7.800 proyectos en 107 países y verificado 1,5 gigatoneladas de reducciones de emisiones - más de las emisiones anuales del Reino Unido, Arabia Saudita y Sudáfrica combinado.

Pero los precios del MDL se redujeron a sólo centavos por tonelada de todo el final del primer período de compromiso del Protocolo de Kioto en 2012. Desde entonces, muchos desarrolladores de proyectos MDL han estado buscando vender sus reducciones certificadas de emisiones (RCE) varados en el mercado voluntario de carbono. La caída de los precios del MDL presenta una oportunidad para que más individuos para compensar voluntariamente sus emisiones, sostuvo Figueres. Los individuos representaron el 0,5% de las compras de compensaciones voluntarias en 2013, según Estado de Mercados Ambientales del informe Mercado Voluntario de Carbono.

 “Las RCEs nunca serán tan baratas”, dijo. "Van a subir de precio."

Al alentar a las personas para compensar voluntariamente a precios más asequibles, su comodidad con el concepto global de la compensación puede ser acelerado. Y este es el momento para hacerlo porque un mayor compromiso con los mercados de carbono a nivel individual es crucial, dijo. "De hecho, tenemos una enorme barrera psicológica para llegar al concepto de neutralidad climática" si no se anima a las personas a pensar en ello en una escala personal, dijo. 

TRABAJANDO DESDE LA BASE

Los mercados emergentes de carbono, tales como el sistema de cap and trade de California han tomado el ejemplo del mercado del MDL y aplicado precios mínimos de derechos de emisión para mitigar el riesgo de caídas de precios significativas. Pero la cuestión de la demanda sigue siendo muy importante para cualquier mecanismo de mercado que emerge del proceso de la CMNUCC.

"Creo que a partir de una lección muy simple aprendimos perspectiva desde el MDL: Si no hay demanda, no importa la cantidad de alimentación de que dispone, simplemente no tienen un mercado, por lo tanto, los precios caen", dijo Figueres. "Así que creo que los países en desarrollo han sido en gran parte del pensamiento de, bueno primero vamos a ver lo que los objetivos de mitigación, las contribuciones, los compromisos colectivos - el sustantivo que desees poner a ella - van a ser, y luego vamos a averiguar cómo vamos a llegar allí ".

Sin embargo, Figueres se le preguntó cómo responder a las empresas impacientes por la aparición de señales de política acerca de los posibles futuros mercados de estas negociaciones.

"Supongo que me gustaría dar la vuelta y decir, bueno, pero no hay nada allí que dice que los mercados no van a estar ahí", respondió Figueres.

Países como China y Sudáfrica ya están desarrollando mecanismos de fijación de precios del carbono, incluso sin un acuerdo internacional. Ocho jurisdicciones en China están probando sistemas de comercio de emisiones en previsión de un mercado nacional emergente en 2016, y también se espera Sudáfrica para implementar un impuesto sobre el carbono de ese año.

En cuanto al esperado acuerdo climático de París, el enfoque de abajo hacia arriba significa que los países tendrán probablemente una considerable flexibilidad en la aplicación de los mecanismos de mercado, dijo Figueres.

"No puedo imaginar que sería preceptivo," dijo ella. "Habiendo dicho eso, entre más vinculación de los sistemas tengas, ya sean en este caso, la gran cantidad de mercados que todavía están en marcha y más proliferación, más que se vinculan entre sí y más se estandarizados entre sí, más eficiente es el sistema ".

Con cientos de diferentes lenguas que se hablan en la COP 20, INDCs son ahora parte del vocabulario común. Pero el concepto de contribuciones tierra-para arriba es nuevo - y muy diferente del acuerdo de arriba hacia abajo previsto al inicio del proceso de la CMNUCC.

Para Figueres, sin embargo, la idea de INDCs ofrece nueva perspectiva. En lugar de ver la mitigación del carbono como un castigo o una carga, los países están ahora fusionando muy deliberadamente sus agendas clima y el desarrollo, dijo.

"Como yo lo veo, es la fuerza de un acuerdo [de abajo hacia arriba] - cuyo motor va a ser la economía nacional motor, y no se puede tener nada más fuerte que eso", dijo Figueres. "Así que cuando la fuerza impulsora proviene del beneficio que se va a derivar de esos países, es un impulso muy, muy fuerte. Entonces la pregunta es ¿qué hacemos si la suma total de que no es en realidad va a resumir a lo que la ciencia nos dice que tenemos que hacer? Así que ahí es donde la de abajo a arriba se encuentra con el de arriba hacia abajo y cuando la suma total de INDCs con el tiempo - no en la primera iteración, pero con el tiempo - tendrá que comenzar realmente a cerrar la brecha ".

 

 

Allie Goldstein es Asistente de Investigación del Programa de Carbono del Ecosystem Marketplace, sitio hermano de Valorando Naturaleza.org. La puedes encontrar en AGoldstein@ecosystemmarketplace.com

Artículo traducido por Valorando Naturaleza

 

Por favor consulta nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si deseas volver a publicar este artículo en otra fuente.

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.