Cómo el acuerdo sobre el clima Paris puede conducir a la Paz en ciernes de Colombia - y mantener viva la paz de Liberia

28 de julio de 2016 Steve Zwick

Liberia ha construido una paz duradera mediante la implementación de las reformas agrarias que sofocaron las fuerzas de conflicto y allanaron el camino para la financiación del carbono para apoyar la agricultura sostenible. Ahora Colombia espera para imitar ese éxito con un plan de paz de su propio - uno que aprovecha las disposiciones de protección de los bosques del Acuerdo de París Clima para reformar su sector agrícola.

Este es el segundo de una serie de dos partes. Haga clic aquí para ver la primera parte.

 Durante el tiempo que Pablo Vieira Samper puede recordar, su país natal, Colombia ha estado en un estado de guerra civil - a veces muy activo y a veces a fuego lento, pero nunca disminuido por completo. Eso puede haber cambiado el mes pasado, cuando la dirección de la guerrilla de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y el gobierno del presidente Juan Manuel Santos esbozaron una hoja de ruta para la paz que Samper dice que ampliará el actual alto el fuego en una paz verdadera y duradera. 

¿Por qué tan optimista? En gran parte, dice, porque la nueva hoja de ruta reconoce un aspecto del terreno que muchos ignoran los acuerdos de paz: a saber, el papel de los conflictos de tierras en la conducción de los conflictos. Es algo Samper, como Vice Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible del país, ha estudiado toda su vida adulta, y puede hablar de ella con pasión y precisión académica.

"La concentración de conflicto ha sido en torno a esas áreas donde usted tiene la confluencia y la coincidencia de los problemas sociales, la pobreza y la desigualdad en las áreas que son muy ricos en términos de biodiversidad," dijo en el Intercambio de REDD del mes pasado en Noruega. "Eso da lugar al conflicto, y el conflicto tiene [a menudo] una base social o incluso basado en respeto al medio."

Las áreas de biodiversidad, explicó, proporcionan cobertura para de minería ilegal y el cultivo de coca - actividades que degradan la tierra y generan millones de dólares en ingresos para las bandas criminales, dejando nada para los agricultores y habitantes de los bosques. Al mismo tiempo, esas actividades de recaudación de la guerra en sí, lo que finalmente ha sido alimentada por los derechos desigual de la tierra.

El proceso de paz exige reformas agrarias destinadas a poner fin a esas desigualdades, y Samper dice que la comunidad internacional ha creado una herramienta improbable que la aplicación de esas reformas - es decir, el Acuerdo Climático de París.

 La paz y el Acuerdo de París

A primera vista, el acuerdo sobre el clima no se ve como una herramienta para la construcción de la paz, pero Samper dice que lo es, y señala el artículo 5, que describe un conjunto de iniciativas apodado "REDD+", que significa "reducción de emisiones por deforestación y degradación de los bosques, además de otros usos de la tierra ".

 Pablo Viera SamperREDD + funciona, en parte, al canalizar la financiación del carbono en la gobernanza forestal y la agricultura sostenible, que son dos pilares del proceso de paz de Colombia. De hecho, dice Samper, desde la perspectiva de las naciones con bosques, el Acuerdo de París es ante todo una herramienta para la paz y el desarrollo sostenible, con beneficios ambientales que vienen como un bono adicional, o "co-beneficios".

"Como co-beneficio, al final del día, vamos a tener esos beneficios ambientales y de cambio climático", dijo. "REDD genera el desarrollo sostenible en estas áreas, lo que permite la consolidación de la paz y la durabilidad del proceso de paz, por lo que es un círculo virtuoso."

Y es un ciclo que Liberia emprendió hace más de una década - cuando REDD + fue poco más que un experimento - en 2004. Fue entonces cuando el país reforzó su propia voluntad incipiente paz mediante la anulación de las concesiones forestales de desarrollo que el capo Charles Taylor había concedido su compinches y luego comenzaron a aplicar reformas destinadas a potenciar a las comunidades forestales.

Esas reformas están atrayendo a cientos de millones de dólares en fondos para el clima, de acuerdo con cifras recientes de la iniciativa de seguimiento de la financiación del carbono REDDX de  Forest Trends, y esos fondos están destinados a actividades que fortalecen la tenencia de la tierra de los pueblos de los bosques y echar a andar un más sostenible economía agrícola.

El enigma del conflicto de uso del suelo

En la primera parte de esta serie, el consultor ambiental Art Blundell identificó una de las muchas paradojas trágicas de resolución de conflictos. 

"El Programa Medioambiental de la ONU dice que los recursos naturales son un factor en aproximadamente el 40% de los conflictos desde el final de la Guerra Fría, y que a menudo son un conductor", ha apuntado. "Pero si nos fijamos en los acuerdos de paz, sólo el 15% de ellos menciona los recursos naturales, ya ni pensar en reformas de la gobernanza en una manera que reduzca al mínimo el papel de los recursos en la causa de futuro".

Aunque acuerdo de paz de Liberia también ignora el papel de los recursos, el país tuvo la visión de implementar reformas inmediatamente después de la implementación del acuerdo. Colombia va un paso más allá, por lo que las reformas de uso del suelo es un pilar de su acuerdo de paz, y ambos países están buscando reforzar sus acuerdos con la financiación del carbono.

Liberia, por ejemplo, ya ha recibido más o menos USD $15 millones en la financiación del carbono para reforzar los derechos de tierras y promover la gobernanza forestal transparente, con casi USD $35 millones "comprometidos” - o en camino - de acuerdo con la iniciativa de seguimiento de financiación de carbono Forest Trends REDDX. Además de eso, al menos, tres veces esa cantidad se "comprometió" - o está la mesa - y eso es sólo para allanar el camino para que cientos de millones de personas más que podrían fluir hacia la agricultura sostenible conforme el Acuerdo Climático de París entra en vigor.

Colombia, por su parte, ya ha recibido más de USD $15 millones para reforzar su gobernanza forestal, y por lo menos el doble que se ha comprometido, según los datos REDDX.

Esta historia ha sido adaptada del episodio Bionic Planet “Climático, los conflictos y los productos: El cálculo de la Paz en un planeta en cambio", que está disponible en iTunes, TuneIn, Stitcher, y en otros lugares.

Lecciones de Liberia

Después de destruir sus dañinas concesiones, Liberia implementó la Ley Nacional de Reforma Forestal de 2006. Eso, a su vez, sentó las bases de la Ley de Derechos de la comunidad de 2009, que crea un marco legal que define y apoya los derechos de la comunidad en la gestión y uso de los bosques recursos. 

En 2013, el Programa sobre los Bosques (PROFOR), un grupo de expertos administrado por el Banco Mundial, invitó a las partes interesadas de todo el sector agrícola del país a un taller en Monrovia y encontró casi apoyo universal a las reformas legislativas aplicadas hasta entonces, junto con que corresponde a un consenso de que el país aún carece del consenso para ponerlas en práctica - tanto dentro de la Dirección de Desarrollo Forestal (FDA) y entre los diferentes organismos responsables de los bosques, granjas, minas y otros recursos.

Las concesiones, en otras palabras, se han ido, y el panorama legal estaba mejorando, pero el país todavía tenía una mezcolanza de organismos con diferentes mandatos que convergen en su sector agrícola. En el ámbito legislativo, los participantes dijeron que el país aún carece de claridad sobre la estructura de gobierno de la comunidad, y no había aún una ley que rija los derechos de la comunidad sobre la tierra que no estaba cubierta de bosques. 

"La falta de claridad sobre la forma en que la tierra debe ser gobernada permite a los miembros de la legislatura adquirir cientos de hectáreas de tierra sin ningún tipo de toma de decisiones responsables en el ámbito de la comunidad," dice Silas Siakor, que ayudó a exponer el papel que el dinero de la madera juega en avivar la guerra civil del país. "Todo lo  que [legislador corrupto] tiene que hacer es conseguir algunos" regalos "o un poco de dinero para sobornar a un jefe local, que firma la hoja de papel - sin responsabilidad alguna - y se puede reclamar la tierra como suya".

Un proyecto de ley actual tiene por objeto fijar que mediante la formalización de poder tradicional y la ampliación de las reformas existentes para todo el sector de la agricultura, pero se ha estancado en la legislatura desde 2014. Siakor espera que REDD + puede ser un catalizador para que se mueva hacia adelante - pero no puede cantar victoria.

¿Cómo se puede ayudar a REDD?

Liberia ha utilizado los fondos que ha recibido hasta el momento de construir los cimientos de un REDD + programa nacional, incluyendo la creación de capacidades para las agencias gubernamentales, así como el desarrollo de proyectos piloto locales con las comunidades, según Brian Schaap, un asociado senior del programa con Forest Trends.

La página de REDDX de Liberia muestra que USD $47.193.782 en el financiamiento REDD comprometido - lo que significa un destino determinado de manera vinculante - para el país, con USD $14.548.657 de los que ya se han distribuido. Unos USD $150 millones adicionales se muestra como concedidos - lo que significa que está sobre la mesa, pero aún sin comprometer - por Noruega, y que se van a comprometer y distribuir cuando se cumplan ciertos criterios formalmente.

Silas Siakor

"El acuerdo de subvención entre Noruega y el gobierno liberiano vincula el desembolso de fondos a logros concretos en la tenencia de la tierra y la reforma de las concesiones forestales, los derechos de tierras comunitarias, y la política nacional de uso de la tierra," dice Schaap. "Como tal, el compromiso de Noruega se refiere explícitamente a muchos de los factores clave relacionados con los recursos naturales necesarios para mantener un gobierno estable y promover la continuación de la paz."

En concreto, dice, la concesión ofrece USD $15 millones en apoyo presupuestario básico relacionado con los bosques para el gobierno de Liberia, USD $55 millones para comenzar a implementar la estrategia nacional de REDD+ en las comunidades seleccionadas - incluyendo la promoción de la producción agrícola sostenible - y hasta USD $80 millones en "pagos por reducciones verificadas de emisiones de la deforestación evitada", de los cuales podría haber miles de millones más de otros países, conforme se implementa el Acuerdo de París.

REDD en Colombia

Si bien la incursión de Liberia en REDD + viene toda una década después del inicio de su proceso de paz, Colombia está desarrollando su proceso de paz con REDD + en mente - algo que habría sido impensable hace tan sólo unos pocos años. 

"Históricamente, las zonas conflictivas del país han atraído un financiamiento REDD+ relativamente limitado, a pesar de tener algunas de las tasas más altas de deforestación, pero esto está empezando a cambiar en el contexto de la agenda de consolidación de la paz", dice Jessica Breitfeller, un consultor ambiental que contribuyó al análisis REDDX Colombia. "A medida que la perspectiva de paz  da pie a la posibilidad de un aumento de re-asentamiento y el desarrollo económico, el gobierno de Colombia - junto con los donantes internacionales - están reconociendo la necesidad de proporcionar incentivos para proteger estas áreas y sus recursos naturales restantes."

Art Blundell

La página de REDDX Colombia muestra USD $33.265.100 comprometidos y USD $15.676.244 distribuidos, y Breitfeller dice que la iniciativa del Banco Mundial, Iniciativa del Fondo de Biocarbono para Paisajes Forestales Sostenibles (ISFL) recientemente ha comprometido otros USD $65 millones para llevar a cabo actividades relacionadas con la planificación del uso integrado de la tierra y el desarrollo agrícola sostenible la región Orinoquía.

"Los pagos se realizará en dos fases separadas, con $ 15 millones que se espera desembolsar durante la fase de asistencia técnica y de hasta $ 50 millones en pagos por la reducción de emisiones verificadas durante la etapa de implementación secundaria," dice ella.

Cuidado con los saboteadores

Samper, Siakor, y Blundell, todos advirtieron en contra  el peso de REDD+  con expectativas poco realistas - y de dejar que fuera secuestrado por personas que Blundell denomina "saboteadores” - aquellos que se han beneficiado de la guerra, o que va a perder si las ganancias de la población general.

"Hemos estructurado nuestras reformas de la tierra con los saboteadores en mente, y nos las arreglamos para evitarlos," dice Siakor, "pero todavía tenemos personas que quieren interrumpir el proceso."

Él cita oposición a un proyecto de ley de uso del suelo pendiente, que fue introducido por primera vez en 2014 para formalizar más la gobernabilidad democrática de la comunidad y ampliar las actuales reformas más allá del sector forestal y en tierras dadas actualmente a otras actividades mineras y extractivas.

"Esto podría imponer restricciones sobre lo que los líderes de la comunidad pueden y no pueden hacer, y muchos no quieren esas restricciones", dice. "Ellos quieren el status quo, por lo que he mantenido el proceso."

Un consorcio de ONGs llamado la Sociedad Organizaciones Civiles (OSC) del Grupo de Trabajo sobre Derechos de la Tierra en Liberia advierte que, si el proyecto no pasa por el momento el legislador aplaza el 10 de agosto, es probable que sea en hielo hasta 2018, y Siakor está de acuerdo.

"Tenemos elecciones en octubre de 2017, por lo que no vamos a tener deliberaciones legislativas reales hasta después de eso", dice - y añadió que, a diferencia de muchos en el CSO, que no ve una reanudación del conflicto armado si la ley sigue estancado , pero lo hace ver una batalla política innecesaria que podría poner en peligro el progreso ambiental actualizada.

"Si el gobierno intenta imponer la conservación sin aclarar en primer lugar estas cuestiones, será una pesadilla de relaciones públicas para el gobierno y para los donantes, así," dice. "Si quieren obtener el máximo provecho de REDD +, se moverán hacia adelante que la legislación".

 

Steve Zwick es Editor-en-jefe del Ecosystem Marketplace. Lo puedes encontrar en szwick@ecosystemmarketplace.com.

Artículo traducido por Valorando Naturaleza.org.

Para reproducir por favor consulta nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si deseas volver a publicar este artículo en otra fuente

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.