Cómo seguirle la pista a las empresas de productos básicos en las conversaciones climáticas en Marrakech

8 de noviembre de 2016 Steve Zwick


El Acuerdo Climático de París creó un marco para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, en parte mediante la canalización de fondos en programas que promueven una mejor gestión de los bosques, las granjas y los campos. Los negociadores refinarán ese acuerdo en Marrakesh esta semana y el próximo, pero no significará nada si las empresas son bienvenidas - o cautivadas - en el proceso, y a lo grande.

La financiación del carbono impulsó cerca de USD$1.000 millones en la conservación de los bosques el año pasado, de acuerdo con el informe más reciente reporte del "Estado del Financiamiento de Carbono Forestal", que identifica más de 800 proyectos individuales que han sido financiados hasta la fecha por aproximadamente USD$ 6 mil millones.

Es un número impresionante - hasta que se considere que es sólo un poco más del 1% del tamaño del sector global de la palma, o 1/60 del tamaño del sector de la carne de vacuno de EE.UU., que no incluye el cuero, los productos lácteos y otros componentes de el sector ganadero estadounidense. También palidece comparado con el dinero que entra en soja, así como en los sectores de la madera y de la pulpa.

Juntos, estas "cuatro grandes" materias primas son responsables de la mayor parte de la deforestación del mundo, de acuerdo con la investigación de Ecosystem Marketplace editor de Forest Trends. Eso los convierte clave para arreglar el desorden climático, porque la agricultura y la deforestación generan casi el 25% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, en su mayoría para alimentar nuestro voraz apetito por hamburguesas, bollos, carne y casi todo lo que compramos, quemamos o enterramos .

Hoy, Gustavo Silva-Chávez, que dirige la iniciativa REDDX que da seguimiento a las finanzas de carbono, ofreció una mirada hacia adelante en los temas con los que los negociadores estarán luchando en las próximas dos semanas, pero el zumbido de esas negociaciones es toda una constelación de actividades diseñadas para disminuir cambio climático mediante la revisión del sector agrícola. 

Eso, sin embargo, no puede suceder a menos que revisemos las cadenas de suministro globales que alimentan las masivas combinaciones que crean los productos que compramos para alimentarnos, y este año, si no la mayor parte de nuestra cobertura se centrará en los esfuerzos para acoger, atraer, cautivar  - y, sí, incluso avergonzar - a las empresas a llevar su parte de la carga, que en última instancia es nuestra carga también.

Emerge el sector privado

Grandes empresas como Unilever, Marks & Spencer y Danone dieron a conocer su presencia en las conversaciones de París el año pasado al lanzar iniciativas globales que tienen el potencial de transformar las cadenas de suministro más allá de sus propias redes, aunque siguen siendo las excepciones que prueban la regla. 

Este año vamos a seguir estas iniciativas, expandiéndolas en otras, y tratando de tener una idea de cuáles son las empresas líderes en el frente climático, que están ascendiendo, y que se están aflojando.

 Evolución de los artículos

Debido a que algunas historias se revelarán de forma incremental durante el transcurso de la semana, estaremos cubriendo algunas de ellas como historias románticas de cámara lenta: con un blog en vivo que se actualiza continuamente y una historia central que se está reescribiendo continuamente a lo largo de la semana. Si desea seguir las historias a medida que se actualizan, podrá recibir actualizaciones de correo electrónico cada vez que se realicen actualizaciones sustanciales. 

Aviación

Toda esta semana y probablemente la próxima, estaremos siguiendo la evolución de "CORSIA", que es el nuevo mecanismo basado en el mercado de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

El Verified Carbon Standard (VCS) ofrecerá detalles sobre sus propuestas mañana, y crearemos un trozo de una historia que crecerá y evolucionará - como lo hace una entrada de Wikipedia - en el transcurso de las próximas dos semanas. 

Transparencia para economías sostenibles

Otra historia que se ajusta a ese molde es el lanzamiento de TRACE, que significa "Transparencia para economías sostenibles". Es una herramienta en línea que está siendo desarrollada por el Global Canopy Program y el Stockholm Environment Institute. Está diseñado para iluminar las cadenas de suministro global de una manera que ayudará tanto a las empresas como a las ONGs a identificar el impacto ambiental de los productos básicos provenientes de diferentes áreas. 

Publicaremos un fragmento el miércoles y lo actualizaremos durante el transcurso de la semana.

El abastecimiento de Unilever y Marks & Spencer sobre materias primas

Uno de los puntos culminantes de las conversaciones del año pasado fue el compromiso de Marks & Spencer y Unilever de obtener materias primas de jurisdicciones que reduzcan sus tasas de deforestación. Estarán ofreciendo un resumen de un año el miércoles, y esto promete ser una historia fascinante e importante.

Fondo de Aceleración REDD

Y una historia más que definitivamente vamos a seguir esta semana son las propuestas para crear un "Fondo de Aceleración REDD", que es un mecanismo de financiamiento propuesto que tiene como objetivo proporcionar el riesgo compartido del sector público para los proyectos REDD existentes.

Compruebe el próximo lunes para obtener una recapitulación de esta semana y una vista previa de la semana que viene, o regístrese para recibir actualizaciones de correo electrónico siempre que lo desee.

 

Steve Zwick es Editor-en-jefe del Ecosystem Marketplace. Lo puedes encontrar en szwick@ecosystemmarketplace.com.

Artículo traducido por Valorando Naturaleza.org.

Para reproducir por favor consulta nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si deseas volver a publicar este artículo en otra fuente

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.