Costa Rica y Chile emplean estándares independientes de carbono para alistarse para REDD

30 de enero de 2013 Selene Castillo

Las Naciones Unidas y el Banco Mundial están encabezando esfuerzos para ayudar a países en vías de desarrollo a prepararse para REDD, pero varios países de América Latina están experimentando con una combinación de donantes del Banco Mundial y de estándares independientes para asegurar que están listos para REDD cuando llegue. Costa Rica y Chile son los países más avanzados. A continuación un resúmen del reportaje publicado en el Ecosystem Marketplace (en inglés), dando un vistazo de la situación.

Costa Rica y Chile sufren de altas tasas de deforestación, lo que significa que podrían ganar créditos de carbono al proteger su selva y reducir sus emisiones por deforestación y degradación de bosques (REDD). Para que esto pueda suceder de manera que sea reconocido bajo la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC, por sus siglas en inglés), los países primero deben desarrollar procedimientos contables para tener un historial de sus bosques y monitorear las actividades diseñadas para protegerlos.
 
Inclusive si lo hacen, un acuerdo global bajo los lineamientos de la UNFCCC se ve lejano y no es un aporte para combatir la deforestacion ahora, por lo cual los países han empezado a desarrollar programas REDD en la actualidad que pueden ser absorbidos en los sistemas de contabilidad nacional que eventualmente surgirán. Es un procedimiento llamado anidación REDD+, y está siendo practicado alrededor del mundo – desde Perú hasta Vietnam.

Costa Rica y Chile, a pesar de todo, han firmado acuerdos formales con el Verified Carbon Standar (VCS) para desarrollar su estrategia REDD+ de anidación - convirtiéndose en los primeros países en involucrar formalmente un estándar de carbono como parte del desarrollo de sus estrategia REDD. Adicionalmente, los dos países están usando esquemas establecidos de conservación de bosques como su punto de partida, dándoles así la credibilidad que necesitan para atraer a inversionistas externos y participantes locales. De esta forma, están ampliando en América Latina los esfuerzos para suministrar créditos de carbono forestal y procedimientos de prueba de anidación REDD+ que otros puedan aprender y replicar.

La Coorporación Forestal Nacional de Chile (CONAF) del Ministerio de Agricultura firmó un acuerdo con VCS en noviembre de 2012, convirtiendose en el primer gobierno nacional en asociarse formalmente con estándares de carbono internacionales para abordar las emisiones de bosques a nivel nacional. Meses después, el Fondo Nacional de Financiamiento Forestal (FONAFIFO) de Costa Rica realiza la firma de una estrategia anidada de REDD+ para ayudar al país a alcanzar el objetivo de neutralidad de carbono para el año 2021. Cada país también tiene acuerdos con el Partnershio for Market Readiness (PMR) del Banco Mundial y el Forest Carbon Partnershio Facility (FCPF).

Resulta crucial que los países de Latinoamérica empiecen a posicionarse en estos temas. La demanda interna aún no es significativa pero hay países que deben reducir sus emisiones y están interesados en acceder a actividades como las que se espera de Costa Rica y Chile. Añadir el plus de estándares de calidad técnica y social ayuda a las propuestas de los dos países.

Actualmente los dos países tienen como objetivo fortalecer las estrategias REDD+ de diferentes maneras. Costa Rica quiere incluir en su estrategia productos madereros ya que su producción interna excede el consume interno. Por su lado, Chile trabajó en la creación de un esquema de comercio de emisiones nacional como parte de su estrategia.

Selene Castillo es Asistente de Investigación del Programa de Mercado de Carbono del Ecosystem Marketplace. La puede encontrar en scastillo@ecosystemmarketplace.com.

Fernanda Loayza de Valorando Naturaleza tradujo y adaptó el artículo original en inglés- accesible haciendo click aqui.

Favor de consultar nuestro Lineamiento de Reimpresión de Artículos si desea volver a publicar este artículo en otra fuente.

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.