Compromisos de las naciones en la Cumbre sobre el Clima 2014

29 de septiembre de 2014 Mercados de Medio Ambiente

Durante la celebración hace unos días en Nueva York de la Cumbre sobre el Cambio Climático, fueron numerosos los anuncios realizados por parte de gobiernos, entidades del sector privado y de la sociedad civil para progresar en la puesta en marcha de medidas que contribuyan notablemente a reducir las emisiones y fomenten la resiliencia a los efectos del cambio climático.

 

 

Este artículo fue originalmente publicado en Mercados de Medio Ambiente

Al encuentro, convocado por el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, acudieron más de 120 jefes de Estado y de Gobierno y en él se hicieron públicos numerosos compromisos de disminución de emisiones de efecto invernadero, así como de apoyo financiero a proyectos que fomenten una economía baja en carbono y mensajes acerca de la voluntad de actuar ya para frenar el calentamiento global.

Los anuncios afectan a la agricultura, los bosques, las ciudades, la movilidad, las empresas y los ciudadanos en general y persiguen lograr un esfuerzo conjunto que se traduzca en una rebaja considerable de las emisiones de GEI y en una mayor capacidad para resistir los impactos del cambio climático y el calentamiento global.

Por su parte, Ban Ki-moon arrancó su discurso inaugural con una llamada a «buscar una visión clara y compartida» en contra del calentamiento global. «El coste humano y medioambiental del cambio climático se está convirtiendo hoy en algo insoportable». «Pido a todos los gobiernos que se comprometan con un acuerdo significativo universal en materia de clima en 2015».

El diplomático coreano recordó al mundo que no se puede negociar con la naturaleza y aseguró que el tiempo para responder al calentamiento de la Tierra se está agotando y no caben excusas. «No puede haber un plan B, porque no tenemos un planeta B», hizo hincapié el mandatario en alusión a una de las consignas más coreadas este pasado domingo por los participantes en la Marcha Climática de los Pueblos.

Esta es la película que se proyectó al comienzo de la Cumbre: «Mira lo que es posible», narrada por el actor Morgan Freeman, que junto con Leonardo Di Caprio, colabora en numerosas acciones para sensibilizar a la población sobre la necesidad de pasar a la acción frente a la tendencia creciente del calentamiento de la Tierra.

 Fondo Verde del Clima

Entre los compromisos hechos públicos ayer, fue anunciada una iniciativa para movilizar antes de finales de 2015 más de 200 000 millones de dólares (del orden de 155 600 millones de euros) en recursos financieros públicos y privados. En esta cantidad están incluidas las nuevas promesas de aportaciones al Green Climate Fund (GCF), la descarbonización de las carteras de energías fósiles, la continuación de los esfuerzos de los bancos nacionales para invertir en nuevas acciones climáticas y la aportación de un mayor apoyo al establecimiento de un precio a las emisiones de carbono.

En este sentido, más de 70 países y 1000 compañías han subrayado la necesidad de desarrollar mecanismos que reflejen de forma adecuada el coste real de la contaminación y las emisiones. Unas 30 grandes empresas han mostrado su apoyo a los Criterios de Liderazgo Empresarial sobre el Precio del Carbono, que incluyen poner un precio interno al carbono lo suficientemente alto como para afectar a la toma de decisiones a la hora de invertir, con la finalidad de reducir las emisiones de GEI.

Algunos de los países que ayer anunciaron sus respectivas aportaciones al GCF fueron Francia, cuyo presidente, Françoise Hollande, avanzó que su nación contribuirá con 1000 millones de $ (unos 780 millones de €), Suiza y Corea del Sur (100 millones de $, en torno a 7,7 millones de €, cada uno), Dinamarca (70 millones de $, 54,4 millones de €), Noruega (33 millones de $, 25,8 millones de €), México, con una contribución de 10 millones de $ (en torno a 7,7 millones de €) y Luxemburgo (5 millones de $, unos 3,8 millones de €).

Compromisos financieros

En detalle, una coalición de inversores institucionales se han comprometido a conseguir una descarbonización por valor de 100 000 millones de $ (cerca de 78 000 millones de €) antes de la COP21 mediante inversiones equitativas. Asimismo, informarán acerca de la huella de carbono de inversiones por valor de 500 000 millones de $ (aproximadamente 390 000 millones de €).

Por parte del sector bancario comercial, se anunció el destino de 30 000 millones de $ (unos 23 390 millones de €) hasta finales de 2015 a iniciativas climáticas a través de la emisión de bonos verdes y otros instrumentos financieros innovadores. A esta iniciativa hay que sumar la realizada por los bancos de desarrollo nacionales, bilaterales y regionales del Club Internacional para el Desarrollo de las Finanzas, que incrementarán la financiación dirigida a medidas relacionadas con el clima hasta los 100 000 millones de dólares al año hasta finales de 2015.Representantes del sector de los seguros adoptaron el compromiso de doblar sus inversiones verdes hasta alcanzar los 84 000 millones de $ (del orden de 65 350 millones de €) para la conclusión de 2015 y multiplicarlas por diez de cara a 2020.

Un grupo de países desarrollados ha prometido 2000 millones de $ (alrededor de 1555 millones de €) para programas de adaptación en países en desarrollo. Asimismo, tres grandes fondos de pensiones de Norteamérica y Europa pretenden impulsar sus inversiones bajas en carbono hasta los 31 000 millones de $ (aproximadamente 24 100 millones de €) para 2020.

Impulso de las energías renovables

Varias fueron las naciones que también adoptaron el compromiso de impulsar en su mix energético la generación con fuentes renovables. Estos fueron los casos de México, que para 2018 avanzó que más de un tercio de su producción provendrá de las energías limpias, y Costa Rica, que asumió el reto de lograr ser 100 % renovable en 2016. Por su parte, la presidenta de Chile, Michelle Bachellet, adelantó que «lograr de aquí a 2025 que un 45 % de la capacidad instalada del país sea de origen renovable», mientras que Nicaragua aspira a que la generación de electricidad sea de origen limpio en 2020.

Asimismo, también se anunciaron dos iniciativas para ampliar el acceso a la energía limpia y renovable en el este y sur de África y de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo.

Reducción de emisiones

Uno de los compromisos más ambiciosos en este apartado de los conocidos ayer fue el realizado por el presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, que puso sobre la mesa su intención de reducir las emisiones de GEI de su país un 80 % para 2020. Con las vistas puestas en ese mismo año, Indonesia hizo público su objetivo de minimizar sus emisiones un 26 % y, en caso de que reciba ayuda internacional, el porcentaje es más ambicioso: del 40 %. También Chile se comprometió a adoptar las medidas necesarias para rebajar sus GEI un 20 % en 2020, y el Gobierno deChina, el principal emisor de GEI del mundo, explicó que pondrán en marcha un plan a principios de 2015 para llegar a un pico en sus gases de efecto invernadero «lo antes posible» y poder disminuir sus emisiones a partir de entonces.

Felipe VI, rey de España, defendió en su discurso en la sede neoyorquina de la ONU: «seamos ambiciosos, seamos inteligentes, y seamos también sensibles y solidarios». «Estoy aquí para asegurarles que el compromiso de España es firme en el gran reto del cambio climático». Asimismo, el monarca explicó a los presentes que nuestro país ha sido pionero en la puesta en marcha de medidas para reducir las emisiones y la siguiente meta es rebajarlas en un 40 % para 2030 respecto de 1990».

Fin de la deforestación en 2030

Acabar con la pérdida de masa forestal en el planeta también fue uno de los asuntos protagonistas de los compromisos realizados ayer por los países participantes en la Cumbre sobre el Clima en Nueva York. En este sentido, decenas de países y de empresas se comprometieron a reducir a la mitad la pérdida de bosques para 2020 y a detenerla totalmente en 2030.

En cuanto a otros compromisos por países, Chile avanzó que aspira a recuperar 100 000 hectáreas de suelo degradado en 2020, y el presidente de Perú, Ollanta Humala, anunció la adhesión de su país a la declaración de Nueva York sobre los bosques y explicó que están preparando su respuesta al cambio climático con un enfoque de crecimiento económico verde y con medidas destinadas a controlar la deforestación y a un aprovechamiento más sostenible de los recursos naturales.

El cambio climático es la amenaza que más define al siglo

Los mensajes compartidos por los distintos mandatarios, expertos y responsables de la sociedad civil en clave de voluntad de avanzar hacia la consecución de un planeta sostenible fueron muy numerosos. Por su parte, Barack Obama, presidente de Estados Unidos, aseguró que «de todos los retos inmediatos que enfrenta el planeta, como el terrorismo, la inestabilidad, la desigualdad y las enfermedades, no hay ninguno que defina más a este siglo que la urgente y creciente amenaza del cambio climático». «La generación actual es la primera en sentir los cambios reales provocados por el fenómeno y la última que puede hacer algo al respecto», afirmó, por lo que pidió no condenar a nuestra descendencia «a un futuro que no puedan reparar». «Reconocemos nuestro papel en crear el problema y aceptamos nuestra responsabilidad para combatirlo. Pero con la implicación de todos», concluyó.

El exvicepresidente de EE. UU. Al Gore, apuntó en su discurso que, «después de los votos del no, llegan los votos del sí. La voluntad política también es energía renovable».

Yoweri Museveni, presidente de Uganda, provocó cierta conmoción entre los asistentes durante su discurso al asegurar que el «cambio climático es una nueva forma de agresión contra África», una cita que, sin duda, llama a la reflexión. Y otro de los momentos que provocaron que los participantes en la Cumbre se conmovieran fue el protagonizado por la poetisa de las Islas Marshall Kathy Jetnil-Kijinerde, quien leyó un poema en nombre de la sociedad civil de su país cuyo vídeo te dejamos a continuación para que también puedas disfrutarlo.

 

_

Un mundo sostenible, seguro y próspero para las generaciones futuras

Para concluir, Ban Ki-moon explicó en su declaración final que «hoy es un gran día» porque las declaraciones y anuncios hechos durante la jornada han puesto de manifiesto «una visión global y completa del cambio climático». Y animó a los asistentes a continuar expandiendo sus compromisos e iniciativas anunciadas. Para concluir, subrayó que «en el camino hacia Lima y París, el día de hoy quedará como el día en que la familia humana decidió ordenar su casa para hacerla sostenible, segura y próspera para las generaciones futuras. La Cumbre de hoy ha mostrado lo que podemos hacer frente al cambio climático».

«El cambio está en el aire. La Cumbre sobre el Clima ha mostrado un enfoque completamente nuevo sobre el cambio climático, un enfoque basado en la cooperación global», continuó el responsable de la ONU. «Las acciones que han anunciado hoy gobiernos, empresas del sector financiero y sociedad civil muestran que muchas de las partes están deseosas de hacer frente conjuntamente a los retos del cambio climático».

«Este día es la prueba de que el mundo finalmente se ha dado cuenta de las oportunidades económicas y sociales que ofrece la acción frente al cambio climático», subrayó Ban Ki-moon, «la Cumbre sobre el Clima está mostrando un grado de ambición nunca visto y está dando de sí nuevas acciones e iniciativas que van a marcar una diferencia significativa», concluyó el secretario general de la ONU.

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.