El acuerdo Lima: Termina la diferenciación, comienzan las negociaciones para Compartir el balance global de carbono

17 de diciembre de 2014 Mukal Sanwal

El acuerdo climático hecho en Lima la semana pasada se abre la puerta para un pacto global sobre el papel y las responsabilidades de las diversas naciones, dice el ex asesor de política de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) Mukal Sanwal. Aquí, se describe lo que esta responsabilidad compartida debe ser similar.

Lima presenciaron el juego final de una negociación de 20 años en torno a la supresión de la diferenciación entre países con distintos niveles de desarrollo y el comienzo de las negociaciones sobre un pacto mundial para compartir el presupuesto de carbono. Es todo acerca de la geopolítica, no sobre el medio ambiente mundial.

El Llamado de Lima para la Acción Climática reconoce que las acciones nacionales en el marco del nuevo régimen seguirán centrándose en la consecución del objetivo de la Convención y se abordarán en una forma de mitigación, adaptación, financiamiento y transferencia de tecnología y desarrollo equilibrado, según se dispone en la actualidad en la Convención. Sin embargo, el nuevo régimen se "refleja", en lugar de basarse en el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas y sus respectivas capacidades y la equidad se refiere en términos de las circunstancias nacionales en lugar de la responsabilidad histórica. En consecuencia, los países desarrollados "proporcionan y movilizar recursos financieros" y no hay referencia a la transferencia de tecnología. "Pérdida y daños" es relegado al preámbulo. En efecto, los principios de la Convención no se aplicarán al nuevo régimen y, en este sentido, se hace eco del Acuerdo entre China y Estados Unidos Climático.

LA CUESTIÓN

La cuestión no era sobre lo que los países están dispuestos a hacer para cumplir con el reto, porque que no requiere un tratado multilateral. Esto se ha puesto de manifiesto por el Acuerdo bilateral pre-Cumbre  entre China y Estados Unidos y las reducciones de emisiones unilaterales anunciadas por la Unión Europea, que abarca más de dos tercios de las emisiones globales.

El tema en Lima era la forma de garantizar la equidad, la imparcialidad y la justicia en el nuevo pacto global. El tratado climático acomoda las preocupaciones de los países desarrollados en 1992 por sólo prescribir un "objetivo" para ellos para reducir sus emisiones. Sólo dos países desarrollados, Mónaco y Noruega, han ratificado el segundo período de compromiso del Protocolo de Kyoto, negociado en 1997, y el acuerdo jurídicamente vinculante está EN extinción. Después de Copenhague, en 2009, los "Aportes Destinados con  Determinación Nacional-'(INDC) que ahora se requieren de todos los países, fue la tercera respuesta de los países en desarrollo a adaptarse a los ellos mismos. En Lima, los principios que guiaron las relaciones entre los países se han negado a sí mismos.

Los países desarrollados han insistido en la supresión de la diferenciación, ya que, después de haber ocupado más que su parte justa del presupuesto de carbono, se verían obligados a hacer recortes de emisiones significativamente más profundos y proporcionar recursos para la adaptación como el efecto adverso de frenar el cambio climático.

La eliminación de la diferenciación legal entre países con distintos niveles de desarrollo traerá al centro del escenario el problema político de equilibrio entre las contribuciones de los países que se requieren para coronar sus emisiones (países desarrollados) y los países que lo harán más tarde (países en desarrollo), de manera que se asegurará de que a los últimos desarrolladores pueden seguir utilizando la energía de la infraestructura, la urbanización y moviendo la población rural pobre a la clase media urbana. 

EL ACUERDO ENTRE CHINA Y EEUU

La cuestión de los límites planetarios ahora se ha convertido en el centro de las negociaciones debido al acuerdo global en 2010 en mantener el aumento de la temperatura global por debajo de 2 grados centígrados; es decir, mantener un presupuesto global de carbono. El Acuerdo entre China y Estados Unidos con el espinoso problema de la 'responsabilidad a través de diferentes años en horas pico para países con distintos niveles de desarrollo: un año en horas pico es realmente acerca de compartir el ' presupuesto mundial de carbono '.

Concretamente los EE.UU. han acordado reducir las emisiones netas por 12 a 14 por ciento de los niveles de 1990. China puede aumentar sus emisiones en un 30 por ciento hasta 2030, momento en que China habrá completado su proceso de desarrollo de la infraestructura y la urbanización, y tendrá un PIB per cápita de $ 20,000, la brecha entre su uso y las emisiones per cápita de energía se reducirá y China sería un país desarrollado.

Fundamentalmente, el acuerdo reconoce la evolución en nuestra comprensión del problema. La urbanización es una mega-tendencia que las zonas urbanas son responsables de tres cuartas partes de todas las emisiones y el consumo de energía; edificios y el transporte son responsables de alrededor de un tercio del consumo de energía final; los hábitos alimentarios urbanos han cambiado, con la producción de carne representa una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo. Este proceso se completó en los países industrializados de la década de 1970, y tres cuartas partes de la población de China se trasladará a las ciudades en 2030. Replicando el acuerdo, es muy posible que la definición de puntos en horas pico hasta que el proceso de urbanización se completan en la India y otros naciones de desarrollo tardío, alrededor de 12 toneladas de emisiones de dióxido de carbono per cápita, forma parte del nuevo consenso global.

REDUCIR LA BRECHA

Los países aún deben ponerse de acuerdo en el objetivo global al que se revisarán las acciones nacionales, y esto incluye transformaciones a más largo plazo, la disponibilidad de espacio de carbono y desplazando poblaciones rurales pobres a la clase media urbana. Alejándose de la revisión de las reducciones de emisiones se refiere principalmente a los países en desarrollo, y la India y China deben seguir desempeñando un papel de liderazgo, centrándose en la recomendación del organismo científico de la ONU, el IPCC, que las emisiones globales deben caer por 40-70 por ciento a partir de 2010 niveles de 2050 ", con múltiples vías para lograr este objetivo". ¿Cómo las diferentes vías enlazan en la consecución del objetivo de la Convención tienen que estar de acuerdo en la próxima reunión en Ginebra, en febrero de 2015.

Para tomar en cuenta las diferentes circunstancias nacionales '' de países con distintos niveles de desarrollo, o principios y finales de los desarrolladores, la comunidad mundial necesita tres conjuntos de reglas para medir la modificación de los patrones de consumo en los países desarrollados (reducción de emisiones), los países en desarrollo persiguen caminos más sostenibles ( tienen como objetivo energía renovable, eficiencia energética y adaptación) y encargados de la distribución equitativa de los riesgos y beneficios de la transformación (compartiendo las energías renovables, tecnología agrícola y costos de seguros), mientras se mantiene dentro de los límites planetarios. También se necesita una metodología para evaluar la adecuación de estos "caminos separados" en los períodos 2020-2050, y que debe ser acordado a Bonn, en junio de 2015.

Acordar incluso parámetros generales para el reparto del presupuesto global de carbono dentro del régimen climático no va a ser fácil, y se necesitan intervenciones estratégicas fuera de estas negociaciones para centrarse en las cuestiones fundamentales de la seguridad energética y alimentaria. Con las sanciones contra Irán probablemente terminen pronto, una red de tuberías de gas va a acabar con la necesidad de establecer nuevas plantas de carbón después de 2030. Esta cooperación podría ampliarse para el desarrollo conjunto y el intercambio de las energías renovables y las nuevas tecnologías de la agricultura de semillas para garantizar la energía y la seguridad alimentaria. Como dos tercios de futuro crecimiento mundial va a tener lugar en Asia, los gigantes asiáticos ahora deben tomar la iniciativa para compartir la responsabilidad y la prosperidad.

 

 

Mukal Sanwal trabajó para el Ministerio de Medio Ambiente y Bosques de la India y como Asesor Principal de Políticas de la CMNUCC. En la actualidad trabaja como consultor independiente. Él puede ser alcanzado en sanwals@gmail.com.

Artículo traducido por Valorando Naturaleza.org.

Para reproducir por favor consulta nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si deseas volver a publicar este artículo en otra fuente

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.