El Banco Mundial aprueba reglas que abren paso a US$390 millones para la conservación de bosques

Photo credits: shutterstock
11 de diciembre de 2013 Steve Zwick

La Facilidad de la Alianza de Carbono Forestal (Forest Carbon Partnership Facility ó FCPF, por sus siglas en inglés), ayer aprobó el marco metodológico para su Fondo de Carbono, sentando las bases para el flujo de casi US$390 millones para pilotear programas de conservación con base en desempeño en el mundo en desarrollo.

Menos de un mes después de que la Convención del Marco de Trabajo de la ONU sobre el Cambio Climático (UNFCCC por sus siglas en inglés) aprobara las siete decisiones que comprenden el “Reglamento REDD”, la Facilidad para la Alianza de Carbono Forestal (Forest Carbon Partnership Facility ó FCPF) del Banco Mundial, firmó un Marco Metodológico para su Fondo de Carbono.

Finalizado durante una reunión de los Participantes de Fondo de Carbono en París, el nuevo marco de trabajo libera cerca de $390 millones ya comprometidos a programas pilotos REDD+ en países en desarrollo, y podría abrir el camino para más millones provenientes de donantes en financiamientos pilotos.
REDD+ es un acrónimo de una variedad de programas que usan financiamiento de carbono para salvar bosques amenazados y reducir las emisiones de gases invernadero provenientes de la deforestación y degradación forestal, así como para el manejo forestal mejorado y agricultura en pro del clima.

El Fondo de Carbono fue diseñado para pilotear programas que usen pagos basados en desempeño para salvar bosques amenazados, y el marco de trabajo metodológico establece los criterios que los países deben cumplir para que éstos puedan participar. Sin embargo, el financiamiento basado en desempeño, puede fluir exclusivamente a países que han hecho la transición de la fase de “alistamiento”, la cual está siendo financiada por otro mecanismo de FCPF, el Fondo de Alistamiento.

Muchos países han empezado el proceso de alistamiento, pero el incentivo para terminarlo ha sido muy limitado. Lloyd Gamble, Oficial Superior del Programa de Carbono Forestal de la WWF de Estados Unidos, dice que el nuevo marco de trabajo ofrece tanto un incentivo para avanzar así como claridad en cómo proceder.

“Las naciones con bosques tropicales ahora pueden avanzar y comprometerse con REDD+ con base en un entendimiento claro de qué necesitan entregar para poder recibir valiosos pagos basados en desempeño por la conservación de sus bosques tropicales” declaró.

 

¿QUÉ SIGUE AHORA?

Los países que quieren recibir financiamiento REDD+ deben de usar la fase de alistamiento para desarrollar una Nota del Proyecto sobre el Programa de Reducción de Emisiones (ER-PIN por sus siglas en inglés). Una vez que es aceptada por el FCPF, el país puede aplicar para financiamiento del Fondo de Carbono – y deben de hacerlo antes de que acabe 2015.

“El Marco Metodológico permite que los ER-PIN’s sean evaluados con estas reglas y avancen al siguiente paso: el Desarrollo del Programa de Reducción de Emisiones, el cual también será abordado bajo este marco de trabajo,” dice Josefina Braña-Varela, Directora de Política del Programa Internacional de Bosques y Clima de la WWF. “Una vez que los países han completado esa fase, la cual incluye la presentación de un Nivel de Referencia y un Plan de Repartición de Beneficios entre otros requisitos, los Programas aprobados pueden avanzar a la firma del Acuerdo de Compra de Reducción de Emisiones o ERPA (por sus siglas en inglés).”

 

LA METODOLOGÍA FLEXIBLE

El Comité de Participantes (PC) del Fondo de Carbono diseñó el fondo explícitamente para que trabaje tanto para países con alta deforestación como aquellos con baja deforestación, y sus principios piden claramente un alto nivel de adaptabilidad.

“No se espera que el Marco Metodológico del Fondo de Carbono consista de métodos o protocolos de cálculos detallados,” establecen los principios. “Más bien el Marco debe de proveer un directriz global y funcionar como un estándar que esté diseñado para alcanzar un enfoque consistente para contabilizar el carbono y las características programáticas.”

 

¿QUÉ HAY EN EL MARCO DE TRABAJO?

El marco no ha sido publicado, pero un borrador publicado en septiembre mostró una serie detallada de criterios consistentes con las mejores prácticas expuestas por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC por siglas en inglés) y basada en un periodo de referencia de casi diez años.

Para los países con altas tasas de deforestación, el marco de trabajo usa niveles de referencia basadas en tasas históricas de deforestación, pero se ofreció un complejo conjunto de opciones para países con bajas tasas históricas de deforestación. Sin embargo, su nivel de emisión será limitada a 0.1% arriba de los promedios históricos.

“La WWF está satisfecha con que se pretenda que estos nuevos reglamentos del Fondo de Carbono sean consistentes con el reglamento UNFCCC,“ dice Braña-Varela de la WWF. “Específicamente, se vinculan con importantes salvaguardas sociales y ambientales de REDD bajo el UNFCCC, de los cuales la WWF ha sido un proponente.”

Ella también le dio visto bueno por el hecho que el marco de trabajo apoye un enfoque jurisdiccional/subnacional que puede escalar a nivel nacional, cosa que la decisión de UNFCCC no puedo hacer. Ese enfoque ha sido popular entre fundaciones y países donantes como Noruega, los Estados Unidos, el Reino Unido y Alemania, quienes lo ven como una manera de abordar áreas con altas tasas de deforestación.

 

Steve Zwick, editor del Ecosystem Marketplace, es autor de este articulo. Lo puedes encontrar en szwick@ecosystemmarketplace.com.

Artículo traducido por Valorando Naturaleza.org.

Para reproducir por favor consulta nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si deseas volver a publicar este artículo en otra fuente

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.