El bosque, las granjas y el financiamiento: Porqué la gente del rio Tolo volteó hacia el Financiamiento de Carbono

28 de agosto de 2014 Tanya Dimitrova

La gente del rio Tolo en Colombia estaba en un aprieto: dependiente de los ranchos ganaderos cercanos para sobrevivir, los cuales colaboraban a la destrucción el bosque que los sostiene a ello y su estilo de vida. Aquí un vistazo a la economía que los conduce a aceptar el financiamiento de carbono.

 

Cada mañana, Jorge Vergara conduce su motocicleta de la localidad de Acandí al Rancho Builes, donde el atiende a los cerca de 400 vacas y ganado. El rancho está a sólo diez minutos a pie del pueblo de Río Tolo de Peñaloza y uno de los muchos que bordea su bosque. En este día, dos niños de la comunidad de Río Tolo lo acompañan para ayudarlo con las tareas. Su pago vendrá en la forma de una botella de leche fresca.

La noche anterior, Vergara había separado las dos docenas de vacas de leche de sus terneros por lo que sus ubres estarían llenas de leche por la mañana. Los terneros hambrientos están mugiendo por la cerca, empujando para acercarse a sus madres. 

Vergara deja entrar un ternero, y se corre con ansiedad a su madre y comienza a mamar, sólo para ser arrancada por jóvenes asistentes de Vergara una vez que el flujo de leche tiene un "pico". Luego se hace cargo de exprimir la leche caliente en un cubo. "Chico!", Grita. "Deja entrar a otro!"

Vergara está a la vanguardia de la deforestación en esta región, en parte porque la tierra es tan barata ahí, y la cría de ganado es tan lucrativo. Esa disparidad dejó al bosque en desventaja: los árboles vivos no dejan ingresos, mientras que la tierra despejada si, y la intención de que el pueblo Río Tolo tuviera que salvar el bosque se ve compensado por la necesidad de alimentar a sus familias.

Para equilibrar esta disparidad, se dirigieron a REDD (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques), lo que haría posible que ellos ganaran dinero conservando árboles. La cantidad de dinero dependerá en parte de la cantidad de carbono almacenado en los árboles se salvaron y en parte de la demanda de compensaciones de carbono.

Las ventajas de REDD son claras: conserva los bosques tropicales y la biodiversidad natural única; reduce nuestro impacto global sobre el clima; y fomenta el desarrollo comunitario rural sostenible. Sin embargo, para realizar y mantener el éxito de la iniciativa, muchos peligros potenciales deben ser evitados ya que tales proyectos a escalan alrededor del mundo.

 

LA ECONOMÍA DE LA DEFORESTACIÓN 

En los países donde la tierra es cara, los ganaderos mantienen vacas en espacios relativamente pequeños y los alimentan de ensilaje - forraje fermentado producido a partir de plantas de la hierba y de maíz. Es una manera eficiente, aunque tal vez no humano, forma de administrar la tierra, y un agricultor puede aumentar hasta tres animales por hectárea, lo que reduce en gran medida el tamaño de la explotación, de acuerdo con la Organización para la Agricultura y la Alimentación.

En muchos países tropicales, sin embargo, la tierra es barata, o incluso gratis si ningún agricultor la ha reclamado todavía. Los ganaderos aquí exhiben una clásica mentalidad de frontera abierta: cuando ven un bosque, que sienten la tierra se desperdicia, ya que haría un gran pastizal. "La granja necesita para crecer", dice Vergara. "El ensilaje es demasiado complicada." Optan por actividades operativas de ganado menos eficiente de tierra, ya que es fácil y barato expandir el rancho con limpieza de algunos de la selva tropical que bordea. En promedio, colocan sólo una vaca por hectárea de tierra. Esto asegura que la manada siempre tiene pastos frescos con hierba alta para pastar.

Es fácil para los ranchos de ganado en Chocó tomar ilegalmente el bosque: simplemente despejan la vegetación en un terreno de 60 por 80 pies cerca del borde del bosque, poner una cerca alrededor de ella, una pizca de sal en el medio y dejar que el ganado entre. La mayor parte de las tierras planas de la región ya han sido convertidas en pastizales, por lo que los ganaderos invaden las colinas del bosque. Algunas de estas parcelas despejadas tienen una pendiente casi 45 grados - las vacas parecen cabras montesas encaramadas en la ladera.

Con la tierra tan fácil de agarrar, hay poco incentivo para cultivar de manera más eficiente. REDD, sin embargo, puede cambiar esa ecuación al proporcionar al pueblo Río Tolo una manera de ganarse la vida mediante la protección y la gestión de sus bosques.

"La ganadería y las minas de oro ilegales son las dos principales razones de la deforestación aquí", dice Rubén Guerrero del Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo de Colombia. Él explica que si la actual tasa de pérdida de bosques era continuar, la mitad de los bosques tropicales de Colombia habría desaparecido a finales del siglo.

 

MEDICIÓN DEL CARBONO 

El doctor Álvaro Cogollo es un científico de la legendaria conservación en Colombia. Él comenzó a trabajar para la protección de los bosques hace más de 30 años, cuando la mayoría de personas en el país aún no se habían dado cuenta de la importancia de este sistema natural. "Las personas tienen la idea de que la Amazonia tiene el más espectacular bosque en el mundo", dice. "Pero los árboles más grandes son en realidad aquí, en el Chocó."

Cogollo y sus 20 asistentes pasaron tres meses en el bosque de la comunidad Río Tolo estudio de la biodiversidad y el carbono contenido en el mismo. Calculó que un acre de la selva comunitaria podría contener hasta 300 toneladas de carbono - siete veces más que el contenido medio de carbono en un acre de un bosque amazónico.

Pero la gente de Río Tolo tienen un arma que la gente en otras partes del mundo no lo hacen, dice Natalia Arango, coordinadora de cambio climático de la organización no gubernamental colombiana Fondo Acción. Específicamente, dice, tienen la voluntad de Colombia de reconocer los derechos de las comunidades forestales indígenas y afrocolombianas, que ofrece un terreno fértil para la iniciativa REDD. la progresista Constitución de 1991 les permitió reclamar sus tierras ancestrales y les proporcionó la propiedad privada comunal a las tierras que gestionan.

 

REDD COLOMBIANO 

En el último par de años, el país ha recibido USD$ 7,7 millones del Banco Mundial y el programa REDD de las Naciones Unidas para prepararlo para la conservación financiado-REDD a gran escala. La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) también invirtió USD$17 millones en la creación de proyectos de conservación de bosques locales en Colombia. Este dinero se utiliza para estimar la cantidad de carbono almacenado en los bosques de la nación, documentar los principales impulsores de la deforestación en cada región, e identificar la tasa de deforestación en los bosques no protegidos, que tiende a flotar entre el 1,5% y el 2% en toda Colombia. Además, organizaciones como el Fondo Acción trabajan con los propietarios de las tierras indígenas para diseñar planes de desarrollo comunitario y alternativas económicas a la deforestación.

Arango dice que Colombia, a pesar de su legislación progresista, tiende a ser muy lento en los asuntos prácticos. Implementar el cambio tarda mucho tiempo, ya que tiene una sociedad compleja con una gran cantidad de pueblos indígenas y afrocolombianos. Por una buena razón, el gobierno tiende a ser muy cautelosos en hacer grandes cambios institucionales. "Pero está siendo demasiado cautelosos", dice Arango. "Ahora ha pasado años en la fase de pre-pre-preparación de la estrategia. Y ahora tenemos una especie de aceptación pública y el acuerdo. Nosotros, en la sociedad civil pensamos que tenemos que ir un poco más rápido porque el bosque se va muy rápido ".

UNA SOLUCIÓN IMPERFECTA

Brodie Ferguson, un antropólogo de la Universidad de Stanford, recuerda visitar por primera vez Colombia hace casi una década. Estaba estudiando cómo los años de la Violencia (conflicto entre el Ejército colombiano y los grupos paramilitares y rebeldes) han afectado a las comunidades indígenas y afrocolombianas. Después de trabajar en el Chocó durante muchos meses, con el tiempo desarrolló una relación cercana y de confianza con la comunidad de Río Tolo y ayudó a diseñar su proyecto de conservación forestal. Al pensar en el principio detrás de REDD, sin embargo, su recuerdo más vivo proviene de una interacción con otro grupo indígena: los Arhuacos de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Ferguson recuerda hablar con Danilo, uno de los jefes de los Arhuacos. El líder indígena, vestido con sus ropas blancas tradicionales, se mostró escéptico sobre REDD. "¿Quiero estar pagando a la juventud de nuestra comunidad para conservar el bosque?", Preguntó. "¿No deberían estar haciendo esto de todos modos debido al reconocimiento por el bosque y las tradiciones de la comunidad ... sólo porque es lo correcto a hacer?"

Ferguson reconoce el punto, pero dice que la REDD no se trata de que me paguen para conservar. Por el contrario, cuando se hace bien, se trata de arrancar con nuevas actividades que pueden quitar la presión sobre el bosque a largo plazo. Eso, dice, significa que debemos mirar cómo los ingresos de REDD se está gastando.

"Debe de gastarse en cosas como la educación, la creación de la conciencia ambiental, la mejora de la salud, el empoderamiento de las mujeres", dice. Estos programas tienen efectos positivos a largo plazo. "Incluso si el 100% de los beneficios van a la comunidad – en el mejor de los casos- - si no se gastan de la manera correcta, no estamos logrando lo que debemos ser."

Aunque la nueva investigación del Instituto de Recursos Mundiales y la Iniciativa de Derechos y Recursos indica que los programas de REDD tienden a reforzar los derechos de los pueblos de los bosques, que no es una conclusión inevitable, y muchos pueblos de los bosques carecen de la protección legal que la comunidad Río Tolo disfruta. En muchos otros países, los habitantes del bosque no son dueños de la tierra o el bosque en el que han vivido durante siglos.

Ganaderia 

CUANDO LA DEFORESTACIÓN TRANSITA POR LA CALLE

Otro desafío de implementar un proyecto REDD es lo que sucede cuando las malas prácticas simplemente se mueven a otro lugar. Lo ideal sería, por ejemplo, el Rancho Builes y sus competidores  simplemente adoptaran prácticas más sostenibles de uso de la tierra que les permitan aumentar la producción sin engullendo más bosque. Pero ¿y si los propietarios simplemente dejan de expansión en sus ubicaciones actuales y empezar a cortar en otro lugar? ¿O qué si algún otro rancho una hora al norte toma el relevo en la producción por engullir otro parche de bosque sin protección?

Esto se conoce como "fuga", y los proyectos de REDD individuales no pretenden detenerlo. En lugar de ello, tratan de dar cuenta de ello y reducir el daño que emigró de su total. 

La única manera de resolver el problema con las fugas regional de un país es monitorear sus emisiones de dióxido de carbono evitadas a nivel nacional. Eso es exactamente lo que Colombia está tratando de lograr con la concesión USD$ 7,7 millones del Banco Mundial y las Naciones Unidas: para inventariar todo el carbono en el país y estableció una agencia nacional de reglamentación para controlar la deforestación evitada. Aún este enfoque, sin embargo, no resuelve el problema con la exportación de la deforestación nacional a los países vecinos, es decir, a través de las fronteras de fuga, debido a la demanda internacional de los productos de la deforestación de conducción. La única esperanza para realmente hacer frente a este problema sería un sistema internacional bien coordinado para monitorear la deforestación análoga a la cooperación entre los controladores aéreos o los funcionarios de salud pública en todo el mundo. 

Otra preocupación que los críticos plantean respecto a los proyectos de REDD es que podrían ofrecer una oportunidad para que los grandes contaminadores 'laven ecologicamente' sus emisiones mediante la donación de un poco de dinero a alguna comunidad remota sin dejar el negocio como de costumbre en casa. La intención original de los créditos de carbono, sin embargo, es usarlos como paso final en el proceso de reducir su huella de carbono de una empresa - para compensar las emisiones sólo lo que no se podía cortar de cualquier otra manera. 

"No creo que a nadie le gusta la idea de una empresa de carbón diciendo 'OK, vamos a seguir produciendo carbono y vamos a comprar unos bonos de carbono por medio mundo sólo para compensar eso.' Nadie se imagina un sistema de así ", dice Ferguson.

De hecho, el estado de California ya ha considerado formas de evitar el abuso de su sistema de cap-and-trade. De acuerdo con el cambio climático la legislación de California (AB32), los contaminadores de carbono no están autorizados a compensar más de un 8% de sus emisiones. En su lugar, tienen que encontrar la manera de reducir el 92% restante de su contaminación a un límite fijado por la ley - una tapa que es más bajo en el tiempo, a pesar de que se levantará el próximo año como combustibles para el transporte se eliminarán en el programa.

Compensaciones de REDD, si se permite, finalmente, en el programa de California, sólo podían ser utilizados para una pequeña porción de esta y en circunstancias muy específicas.

Además de todo esto, está el costo de la cuantificación del carbono en los 6 millones de kilómetros cuadrados de selva tropical en todo el mundo. No hay dos bosques que contengan las mismas especies de árboles y suelos lo que el contenido de carbono puede variar de 10 a 300 toneladas por acre. Las amenazas a los bosques en pie también difieren entre regiones al igual que la velocidad con la que el bosque se perdería si no hubiera existido proyectos REDD.

"No queremos el dinero para hacernos ricos", dice el líder de la comunidad de Córdoba. "Queremos desarrollar organizativamente. De esa manera podemos proteger nuestro territorio, mantener la paz, mejorar nuestras vidas ".

Aunque quisieran, sin embargo, nunca podrían enriquecerse con un proyecto REDD. Los ingresos por la venta de bonos de carbono en la actualidad no se puede comparar a ninguna de las maneras alternativas de utilizar su tierra: la cría de ganado, plantaciones de cacao, minas de oro, sin mencionar el cultivo de coca. Un estudio reciente estima que sólo un precio por encima de los USD$ 30 por tonelada de dióxido de carbono podría hacer un bosque de más valor en pie que compensado.

Hay, sin embargo, más que un bosque que sólo carbono. Muchos ecosistemas biodiversos son ricos en vida natural, pero no contienen mucho carbono. Por lo tanto, si la gente eligió cuales bosques conservar sólo en función de su contenido de carbono, muchos lugares valiosos podrían pasar inadvertidos o incluso perder su protección.

Aunque las plantaciones, si son bien diseñadas y gestionadas, podrían albergar gran cantidad de animales y plantas, los proponentes de REDD no prevén este tipo de reducciones de emisiones de carbono. De hecho, para emitir las compensaciones forestales para la plantación de árboles, el Estándar de Carbono Verificado - una organización que certifica y mantiene un inventario de bonos de carbono en todo el mundo - requiere una prueba de que la tala de bosques nativos tuvo lugar hace más de dos décadas.

Lo que es más, la rica vida natural y alto contenido de carbono no necesitan estar en conflicto entre sí. Un estudio reciente encontró que la estrategia de conservación de la diversidad biológica forestal de carbono combinado podría proteger al mismo tiempo el 90% de las reservas de carbono y la vida silvestre (en relación con una estrategia centrada en solos).

 

ASÍ QUE EN ÚLTIMA INSTASNCIA, ¿QUÉ ES UN PROYECTO REDD FALLIDO, MAL DISEÑADO?

"Es uno de los que tiene un financiero de Londres descienden a Zambia, comprar un montón de tierra, contratar algunos locales para proteger el bosque y luego vender los créditos en el mercado", dice Ferguson. Esa no es la conservación basada en la comunidad, sin embargo, hay una gran cantidad de este tipo de proyectos REDD por ahí - no sólo en las tierras de la comunidad Río Tolo.

 

 

Tany Dimitrova se acaba de graduar de la Universidad de California, Berkeley, con una maestría en energía y recursos. Ella vive en Texas y trabaja como periodista independiente de ciencia y ambiente.

 

Artículo traducido por Valorando Naturaleza.org.

Para reproducir por favor consulta nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si deseas volver a publicar este artículo en otra fuente

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.