El Instituto Nectandra: “Haciendo que llueva”.

21 de abril de 2014 Kate Hamilton

 De pie en uno de los muchos pastizales en el municipio de Zarcero, un árbol cubierto por bromelias, sostiene un letrero que dice “El mayor tesoro que podemos heredar es agua.” Este sentimiento hace eco por los propietarios de terrenos locales en la parte alta de la cuenca del rio Balsa, donde pasé casi todo un día paseando por las colinas, granjas, bosques y comunidades del área. Mi visita fue guiada por Luis Villa, jefe de operaciones del Instituto Nectandra. 

 

El Instituto Nectandra es una organización sin fines de lucro basado en las afueras de San José, Costa Rica. Fue creado para proteger al bosque de niebla en la cuenca del río Balsa y sus alrededores, a dos horas en vehículo al noroeste de la capital del país, un área donde la ganadería y el desarrollo han provocado la destrucción del bosque de niebla.  Con el apoyo de una beca del Centro para la Conservación Colaborativa de la universidad estatal de Colorado, Estados Unidos, Luis, Andrea Johnson y yo conocimos varias comunidades y proyectos que se benefician de los préstamos de Nectandra. Disfruta mediante este enlace la cobertura de noticias locales sobre nuestra visita.

KH: Soy Kate Hamilton, aquí en San Ramón, Costa Rica con Luis Villa del Instituto Nectandra. Luis es el jefe de operaciones del Instituto Nectandra, una organización civil basada en San Ramón, trabajando en la preservación del bosque de niebla local. 

KH: Luis para empezar, ¿podrías explicar la misión general de Nectandra?

LV: Gracias Kate. Creo que tú lo dijiste mejor – el Instituto Nectandra fue creado específicamente para promover la conservación y restauración de bosques de niebla tropicales, y otros ecosistemas forestales que hay en las montañas aquí en Costa Rica. 

KH: ¿Y por cuántos años han trabajado en Costa Rica?

LV: De hecho el Instituto fue creado como una corporación sin fines de lucro californiana en 1999, pero nosotros no salimos al campo a trabajar en nuestra misión en el área hasta 2006. Hubo un lapso ahí. Los fundadores, en 1999 también crearon una reserva privada llamada el Bosque Nuboso y Jardín Nectandra, por lo que primero se enfocaron en aquellos esfuerzos, y el Instituto estuvo en gestación durante ese tiempo.

KH: Nectandra trabaja hacia su meta en la preservación de bosques de niebla desde un ángulo muy interesante, que es hacer préstamos con cero intereses a diferentes socios que están trabajando para preservar o restaurar bosques de niebla en esta área. Cuéntame un poco acerca de estos préstamos.

LV: Es cierto. Lo que hemos hecho es crear vínculos con asociaciones de manejo de agua, “ASADAS”. Éstos son grupos manejados por residentes  en comunidades rurales de Costa Rica y hay cerca de 2000 de estos grupos a lo largo del país. Estamos trabajando en una parte específica del país, en la cuenca alta del rio Balsa, con alrededor de 12 comunidades. Por medio de financiamiento filantrópico, hemos establecido un fondo rotatorio del cual hacemos préstamos a asociaciones de manejo de agua para ayudarlos a comprar tierra en o alrededor de las fuentes de agua, o en terrenos más altos en la cuenca de agua en zonas de recarga de agua subterránea. Sí esperamos que ellos paguen el principal en un periodo definido, usualmente alrededor de 12 años, perono cobramos ningún tipo de interés monetario. Ellos pagan lo que nosotros llamamos un “interés ecológico”, que es el tiempo y recursos que ellos dedican en restauración de bosques y monitoreo de la restauración en el tiempo sobre esas propiedades, las cuales usualmente son antiguos sitios de pastoreo de ganado, granjas o tierras de cultivo. 

KH: Entonces ¿qué son exactamente las asociaciones de manejo de agua?

LV: Esa es una muy buena pregunta. Aquí en Costa Rica, el sistema de entrega de agua potable existe en la mayoría de las áreas tales como San José, u otras áreas metropolitanas, y es manejado por la compañía o agencia de agua del estado. Pero en muchas comunidades rurales en Costa Rica, la compañía de agua estatal no tiene presencia – no es factible para ellos estar ahí, por lo que delegan estas tareas a las propias comunidades rurales. Con el paso del tiempo, muchas comunidades rurales han establecido sus propias asociaciones de manejo de agua, ASADAS, las cuales manejan la infraestructura de servicio de agua. Algunas veces ellos reciben asistencia técnica de la compañía estatal y a menudo, ellos los hacen por su propia cuenta y manejan su propio sistema de agua potable. Eso es lo que es una asociación de manejo de agua aquí en Costa Rica.  

KH: Entonces la principal meta de las ASADAS es proveer agua limpia a sus clientes, miembros de la comunidad pagando por agua potable. ¿Por qué les interesa el bosque?

LV: Hay una muy fuerte relación entre un ecosistema boscoso sano y agua limpia disponible. La mejor manera de explicarlo, la mejor analogía que tengo, es que aquí en los trópicos, especialmente en las áreas montañosas cubiertas por bosques, éstos funcionan como esponjas. Los bosques captan la precipitación, ya sea por lluvia, niebla o roció, lo que permite que ésta se infiltre al suelo y recargue los niveles subterráneos. En toda nuestra región, el agua subterránea brota como manantiales de agua dulce, de los cuales las comunidades entuban el agua potable.

KH: Una pregunta común alrededor de este tipo de inversiones en proyectos de servicios de cuencas de agua es ¿cómo uno realmente sabe que preservar o restaurar un bosque está realmente mejorando la calidad o cantidad de agua?

LV: Bueno, no es una ciencia exacta y aquí en el Instituto, no somos científicos o expertos en geología. Estas comunidades están viendo la topografía del terreno y, como yo lo entiendo, los mantos acuíferos son someros, por lo que no hay un lapso largo entre la estación de lluvia y cuando los manantiales tienen flujo completo. Entonces uno se puede guiar por la topografía del terreno y contorno de la tierra,  enfocándose en en tierras altas y se asegura que estén cubiertas por vegetación y bosques, por lo tanto se está protegiendo los arroyos que están cuesta abajo. Recientemente una coalición de comunidades decidió que van a contratar un estudio hidro-geológico para tratar de entender la hidrología del área de una manera más técnica. Se espera que con los resultados de ese estudio, se pueda ser capaz de usar los recursos y aprovechar eco-préstamos del Instituto Nectandra con un enfoque en las áreas más críticas, de la mejor manera posible.

KH: ¿Sabes cuándo el estudio estará terminado?

LV: Recién empieza y probablemente será un proceso que dure un año, si no es que más. Estos son estudios extensos. La primera fase del estudio se está llevando a cabo y una vez que el financiamiento se realice por completo, el resto del estudio puede realizarse.

KH: Hablando de financiamientos, ¿cuánto dinero ha prestado Nectandra a los socios?

LV: Hemos hecho préstamos por un total de USD$830.000 y con esos fondos, las asociaciones locales de manejo de agua han sido capaces de adquirir y proteger 220 hectáreas. Esto representa alrededor de 12 comunidades que han sido beneficiarias directas de estos eco-préstamos y compras de terrenos asociados a éstos. 

KH: ¿Hasta qué punto Nectandra está recibiendo los pagos por estos préstamos?

LV: Teníamos nuestras dudas al principio, pero hemos tenido cero porcentaje en la tasa de morosidad. Todos están pagando a tiempo; nadie se ha atrasado en sus pagos. Creo que una de las principales razones es que nuestras comunidades socias entienden que estamos operando un fondo rotatorio de préstamos , lo que significa que dinero que sea repagado se usará de nuevo en préstamos para comunidades vecinas. Entonces ellos realmente quieren mantener ese fondo financiado, a lo que yo llamo como mantener un activo comunitario intacto.

KH: Varias asociaciones de manejo de agua cobran impuestos a los usuarios del agua los cuales luego son usados para manejo de las cuencas de agua y para pagar esos préstamos. ¿Cómo funcionan estos impuestos?

LV: Las asociaciones de manejo de agua son los prestatarios ideales ya que tienen un flujo de dinero constante proveniente de las tarifas de agua que ellos cobran y los servicios que ellos proveen a la comunidad. Cuando hemos hecho algunos préstamos, el ingreso recibido de las tarifas de agua es a menudo suficiente para pagar el préstamo, dependiendo del tiempo que negociemos – algunas veces son 10 años, algunas veces un poco más. Pero en otros casos, están extremadamente apretados con sus finanzas, pero aun así realmente quieren comprar el terreno, protegerlo y restaurar el bosque. Entonces, lo que varias comunidades han hecho es aprobar imponerse impuestos a ellos mismos, a los hogares de la comunidad, un cobro adicional en sus recibos de agua para que puedan manejar la deuda, el préstamo del Instituto Nectandra, apropiarse del terreno y pagar a tiempo. 

KH: En el ejemplo que vimos hoy ¿qué porcentaje de éste está recargado y generalmente cuánto es el recibo de agua de a gente?

LV: Hoy visitamos una comunidad llamada Laguna. La asociación de agua de esa comunidad adoptó un cobro adicional de USD$4 al mes. Tal como nos informó el administrador de la asociación, el recibo de agua promedio es de alrededor de USD$12. Este es un porcentaje significativo encima del recibo de agua, y aun así, todos estaban de acuerdo. Obtuvieron 100% de aprobación para el recargo.

KH: Es una parte significativa del recibo de agua. ¿Cómo es que la gente estuvo de acuerdo en pagar tanto por la conservación del bosque?

LV: Tienes razón. Es un incremento del 33%, por lo que es significativo. Pero lo que la gente aquí entiende es que si la gente es dueña de la tierra alrededor de la fuente de agua, su fuente de agua estará mucho más protegida que un manos privadas y con fuentes de contaminación potenciales. Ese es el gancho. Ellos controlan su agua.

KH: Entonces han varios casos donde un impuesto al agua está financiando estos proyectos de conservación. Hoy visitamos otro caso donde la cooperativa de electricidad tiene un impuesto para la protección de la cuenca de agua. ¿Cómo funciona esto?

LV: Nuestros socios naturales son las asociaciones de manejo de agua pero recientemente hemos iniciado a asociarnos con la cooperativa hidroeléctrica de la zona. Esta provee electricidad a todos los hogares en nuestra área de servicio. Ellos vieron lo que las asociaciones de manejo de agua estaban haciendo y se interesaron en unirse a este esfuerzo para proteger los bosques y las cuencas de agua del área. Se convencieron, en parte,  por algunas de estas asociaciones de cuencas de agua que los convencieron a adoptar un recargo en el recibo de luz. Ya que es una cooperativa, los miembros tuvieron que aprobar esto mediante un voto. Ellos aprovecharon este ingreso adicional para solicitar un eco-préstamo del Instituto Nectandra y compraron el pedazo de tierra que está contiguo a las propiedades protegidas por la asociación de manejo de agua. Entonces tenemos la compañía hidroeléctrica cobrando un recargo para la protección de la cuenca y la asociación de manejo de agua haciendo algo muy similar en la misma área.

KH: Actualmente Nectandra está completamente enfocada en la cuenca superior del rio Balsa, un área a una hora fuera de la capital costarricense. En este punto ¿están planeando en crecer, o expandirse más allá de esta cuenca?, ¿cuáles son los siguientes pasos?

LV: Quisiéramos mantener nuestro enfoque localmente. Creemos que lo que estamos haciendo está funcionando bien, pero siempre hemos sido una “fuente abierta” con lo que estamos haciendo y estamos muy complacidos en compartir nuestro conocimiento con cualquier organización que esté interesada en replicarlo en otro lugar en Costa Rica o cualquier otro lado. Hay alrededor de 2.000 asociaciones de manejo de agua aquí en Costa Rica y yo creo que hay más de 10.000 en todo Centro América, por lo que hay potencial para trabajar con estos grupos de manejo de agua y armar este tipo de modelo. Estamos contentos de compartir nuestra experiencia y crecer el modelo en ese sentido, pero no la organización en sí. 

 

Kate Hamilton es consultora independiente enfocada en inversiones en conservación. Su trabajo incluye ser Consejera Estratégica de Valorando Naturaleza y el Grupo de Trabajo de Gobernadores sobre Clima y Bosques. Actualmente es miembro del Centro para la Conservación Colaborativa del estado de Colorado.

Por favor consulta nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si deseas volver a publicar este artículo en otra fuente.

Artículo traducido por Valorando Naturaleza

 

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.