Entre Montañas, Cacao y Café...San Vicente de Chucurí, un pueblo que siembra Agua

20 de noviembre de 2013 Claudia Cecilia Céspedes Prada y Laura Melisa Ayala

En una cuenca ubicada dentro la extensa cadena montañosa de la cordillera oriental de Colombia, la Fundación Natura, una ONG de carácter nacional que lleva tres décadas dedicada a la conservación, uso y manejo de la biodiversidad, lidera desde hace cuatro años la implementación de Acuerdos Recíprocos por el Agua –ARA- para la recuperación y protección de la Microcuenca Las Cruces, cuyas aguas abastecen a más de 12.000 pobladores del casco urbano de San Vicente de Chucurí.

-Queremos que las nuevas generaciones disfruten lo que nosotros pudimos disfrutar-, así termina la entrevista que Martha Adarme dio en una oportunidad a la Fundación Natura.
Doña Martha, como es conocida por toda la comunidad, lleva casi cuatro décadas viviendo en la microcuenca Las Cruces, y ha sido testigo de las innumerables transformaciones de esta hermosa región cafetera y cacaotera, ubicada en el área rural del Municipio de San Vicente de Chucurí, al nororiente de Colombia.

“Las cosas han cambiado mucho. Antes, para llegar hasta aquí – a la escuela de Cantagallos- solo había una carretera que venía de la Germania, de resto todo eran caminos de herradura. En la parte baja había cultivos de cacao, café, caña y muchos pastos, pero en la parte alta era muy boscoso. El clima ha cambiado bastante, por acá era bien nublado casi todo el tiempo, y en la parte alta, cuando llegaba el medio día, el cabello se le ponía a uno blanquito de puras gotas de agua, es lo que nosotros acá llamamos serenillo, y eso era porque antes era más frío. Ahora hace muchísimo calor, pero uno acá ya se ha acostumbrado a los calores”, cuenta doña Martha, luego de una actividad en donde a través de herramientas participativas, la Fundación Natura buscaba reconstruir el pasado de la microcuenca Las Cruces.

 

 

 

Chicurí Colombia
ANTECEDENTES BIOFISICOS QUE IMPULSAN LAS ACCIONES TOMADAS EN LA REGION

La microcuenca Las Cruces, ubicada en el departamento de Santander, municipio de San Vicente de Chucurí, aflora al interior del Parque Nacional Natural Serranía de los Yariguíes. Suministra el caudal efectivo del acueducto abastecedor de más de 12.000 personas ubicadas en la cabecera municipal. Hasta hace tan solo 8 años, con la declaración del Parque Nacional y la llegada de recursos internacionales para disminuir las presiones ambientales y socio-económicas de las comunidades sobre el área protegida, esta microcuenca era un ejemplo típico de las zonas intervenidas y con un futuro incierto en los Andes Orientales.

La ganadería empezó aquí hace medio siglo, y de la mano con la actividad agrícola de ese entonces, se fueron llevando por delante los majestuosos bosques de la Serranía de los Yariguíes. Las lluvias que se elevaban desde el imponente Río Magdalena bañaban de forma permanente los bosques de esta Serranía, y en su trayecto hacia los páramos escondidos en los picos más altos de este brazo occidental de la cordillera oriental, se formó un complejo y asombroso refugio de biodiversidad.

Más del 50% del área total de la microcuenca Las Cruces se ubica dentro de ésta biodiversa formación montañosa llamada Parque Nacional Natural Serranía de los Yariguíes. El porcentaje restante se encuentra dentro de la zona amortiguadora del mismo.

En la parte mas alta de la microcuenca, se venía presentando deterioro de los recursos naturales, debido principalmente a prácticas no sostenibles en los sistemas de producción, incluyendo el uso intensivo de agroquímicos, la degradación de suelos, contaminación de aguas y en gran medida por la pérdida de cobertura boscosa en zonas de recarga hídrica.

Como consecuencia, la probabilidad de ocurrencia de desastres naturales como deslizamientos, avalanchas e inundaciones en épocas de invierno estaba aumentando a lo largo de la microcuenca, con especial incidencia en la parte baja. Entre tanto, la capacidad productiva del suelo así como la disponibilidad de agua para consumo humano en periodo de verano venía disminuyendo, lo cual afectaba a los beneficiarios de la cuenca baja, sobre todo a los usuarios del servicio de acueducto del Municipio de San Vicente de Chucurí.

Claudia Rincón, tecnóloga ambiental y habitante de la microcuenca Las Cruces ratifica la situación que ubicó los ojos de la ONG Colombiana Fundación Natura en la zona. “La gente ha talado mucho para establecer nuevos cultivos y en la parte alta para poner potreros. Actualmente las personas que quieren mantener un árbol en su finca son escasas. Antes había más bosques, y montaña poco intervenida. Entonces había muchos animales característicos de la región. Ahora los animales son muy escasos, principalmente por perdida del ecosistema y también porque hay mucha cacería. La gente caza para consumo humano, pero también pone tramperos porque los animales dañan los cultivos, en especial el plátano, la yuca y el cacao. Los animales bajan a comer cultivos porque nosotros destruimos el hábitat de ellos, y ellos por naturaleza tienen que alimentarse”.

 

ALIANZAS Y TRABAJO ENTRE INSTITUCIONES EN LAS ACCIONES DEL ARA

Frente a esta situación, desde hace cuatro años la Fundación Natura Colombia inició el diseño de una estrategia para contrarrestar el deterioro de la microcuenca a través de un arreglo que involucra a diferentes actores.
El esquema promueve que los beneficiarios del agua (habitantes del Municipio de San Vicente de Chucurí que se benefician del sistema de acueducto, el prestador del servicio la Administradora Pública Cooperativa Manantiales de Chucurí (A.P.C.), y los entes gubernamentales) ofrezcan un reconocimiento económico a los productores ubicados en la parte alta de la cuenca, quienes se acogen de manera voluntaria a este arreglo, y se comprometen a conservar los bosques ubicados en las zonas de recarga hídrica de sus predios y aquellos localizados en proximidad a los cursos de agua. A cambio, los productores utilizan este incentivo en el mejoramiento y adecuación de sus actividades productiva en la vía de incorporar buenas prácticas agropecuarias.

Desde febrero de 2012 se ha venido trabajando con los actores locales para definir de manera conjunta y participativa el funcionamiento estratégico, operativo, administrativo y de seguimiento del esquema de pago por servicio ambiental, o PSA, y se ha trabajado con las instituciones del Consejo Ambiental Municipal –CAM, con la alcaldía Municipal y en especial con la A.P.C. Manantiales de Chucurí. A la fecha se cuenta con un reglamento del programa ARA que proporciona las directrices generales y que ha permitido crear y avanzar en la implementación del esquema (para leer el reglamento completo favor de revisar la Información Adicional en esta página).

En segundo momento, se trabajó en el diseño y montaje del departamento ambiental en la APC Manantiales de Chucurí desde donde se crea el programa ARA en su estructura administrativa y técnica. Conforme avanzó el diseño del proyecto se ha logrado también la validación y ajustes de los módulos en su implementación. Esto se ha podido dar en la medida que se ha logrado el compromiso, apropiación y empoderamiento de los directivos y personal operativo de la Empresa APC Manantiales de Chucurí, sobrepasando profundos inconvenientes como cambios de administración.

La iniciativa ha estado articulada a una estrategia internacional apoyada por la Organización RARE Conservation, que ya tenía presencia en tres regiones de Colombia y en diferentes sectores de tres países más de la región Andina (Perú, Ecuador y Bolivia). Adicionalmente ha contado con el apoyo de entes locales como la Alcaldía Municipal de San Vicente de Chucurí y entes nacionales como el Fondo Patrimonio Natural y el Fondo para la Acción Ambiental y la Niñez.

 

AVANCES EN EL PROYECTO HASTA HOY

A la fecha, el programa ha logrado avances significativos: la vinculación del estado y actores locales a través de un fondo local constituido y en operación dentro de la empresa de servicios públicos, la APC Manantiales de Chucurí. Ha habido 1450 aportes voluntarios de los habitantes del casco urbano del Municipio y 38 acuerdos firmados que comprenden un área total de 468.71 ha. distribuidas en 144.37 ha de relictos boscosos y zonas de galerías bajo estrategia de conservación y restauración. Además forman parte del programa 318.81 ha de sistemas productivos de cacao, café y pastizales bajo Buenas Prácticas Agropecuarias (BPA).

Las BPAs se constituyen como un eje central en la propuesta, debido a que en su implementación promueve entre otras, la reducción del uso de agroquímicos a cambio de productos orgánicos, con lo que se busca tener un impacto tanto ambiental como social. Este principio es bien entendido por la comunidad de la microcuenca Las Cruces, que ha estado muy receptiva al cambio y que solo hacía falta un estímulo, ya que entienden que los suelos se agotan, al igual que la salud debido a una relación estrecha entre los agroquímicos y la producción. Así lo comparte doña Martha Adame con la Fundación Natura: “Aquí en la microcuenca los terrenos los tienen acostumbrados a los químicos, si queremos volver a lo natural, se puede… va a ser más difícil, pero aunque nos costara un poquito de trabajo volver de nuevo a trabajar naturalmente, así como nos lo enseñaron nuestros ancestros, creo que vale el esfuerzo”.

El ejemplo de San Vicente Chucurí se ha convertido en pocos años en un esquema de Pago por Servicios Ambientales con elevadas posibilidades de ser replicado en municipios aledaños, que además ha proporcionado múltiples herramientas para la orientación de políticas ambientales a escala local, regional y nacional. El programa ARA se ha consolidado como un modelo de conservación-producción que ha promovido una lectura distinta de la protección de los recursos naturales, a través del entendimiento de la función que cumplen estos en mantener la capa¬cidad de los ecosistemas para brindar sus servicios ambientales a través del tiempo.

 

Claudia Cecilia Céspedes Prada es Coordinadora Proyecto Acuerdos Recíprocos por el Agua - ARA Fundación Natura. La puedes encontrar en ccespedes@natura.org.co 

Laura Melisa Ayala es Coordinadora Monitoreo Proyecto ARA. La puedes encontrar en layala@natura.org.co

Por favor consulta nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si deseas volver a publicar este artículo en otra fuente.

 

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.