Estudio indica que el Financiamiento de Carbono salva a los bosques gracias al fomento de Derechos Indígenas

11 de agosto de 2014 Steve Zwick

Las críticas del carbono forestal a menudo argumentan que el financiamiento REDD marginalizará a las comunidades indígenas, pero ahora el Instituto de Recursos Mundiales y Derechos y Recursos Internacionales han publicado un nuevo estudio donde indican lo opuesto puede ser cierto. En lugar de amenazar a comunidades forestales, parece ser que REDD las apoya. 

José Maria Arara, Almir Surui y Aureliano Córdoba tienen tres cosas en común: cada uno es líder de una comunidad forestal tradicional en la Amazonía; cada uno vive en un país que nominalmente reconoce sus derechos hacia sus bosques; y cada uno ha usado financiamiento de carbono para ejercer y reforzar sus derechos. Y no están solos, de acuerdo con un nuevo estudio llamado “Asegurando derechos, combatiendo el cambio climático”, el cual fue publicado por el Instituto de Recursos Mundiales (WRI por sus siglas en inglés) en conjunto con Recursos y Derechos internacionales (RRI por sus siglas en inglés) está semana.

 

GRANDES ELOGIOS PARA FINANCIAMIENTO REDD+

Más de un año en concretarse, el estudio provee profunda, clara, y contundente evidencias de que los indígenas y los habitantes tradicionales del bosque actúan como guardianes del bosque - pero sólo si poseen derechos de tierra claros. Un estudio anterior, “Deteniendo la deforestación: qué funciona y que no”, también encontró alta correlación entre la presencia de indígenas y buena administración de la tierra, pero encontró poca correlación entre la tasa de deforestación y la tenencia de la tierra. Este fue publicado en mayo por el Centro para el Desarrollo Global.

Ambos estudios refuerzan anteriores analisis que muestran que los derechos de las comunidades pueden ser fortalecidos por medio de mecanismos que usan financiamiento de carbono para reducir emisiones de gases invernadero provenientes de deforestación y degradación forestal (REDD+).

“Muchos países con estrategias REDD+ identificaron fortalecimiento de los derechos forestales como parte de su propia estrategia”, declara el reporte de WRI/RRI. “Además, el respeto por los derechos de las comunidades locales y los indígenas es una salvaguarda acordada internacionalmente para asegurar que REDD+ no daña a la gente ni al ambiente.”

El reporte de RRI/WRI indica que una implementación de REDD+ exitosa depende de los derechos comunitarios.

“Si los derechos de una comunidad forestal son débiles o inexistentes, entonces es muy probable que la comunidad pierda sus derechos al carbon en el bosque,” dice el reporte. “Esto socavaría su habilidad para involucrarse en iniciativas REDD+ de manera equitativa, efectiva e independiente.”

También destaca a REDD+ como algo sobresaliente entre los esfuerzos de desarrollo.

“A excepción de algunas iniciativas internacionales para reducir las emisiones de la deforestación y degradación (REDD+), las agencias de desarrollo, gobiernos y otros han fallado para dar suficiente peso a la conexión entre el fortalecimiento de los derechos de comunidades forestales y la mitigación del cambio climático.”

 

NO ES UNA PANACEA

Aún así, comenta el reporte, REDD sin los derechos no dará resultados - ambiental, económica o socialmente. 

Los gobiernos y compañías a menudo tienen el derecho legal de los bosques, pero las comunidades no,” declara el reporte. “Si los pagos para carbono de REDD+ comienzan a fluir en tal ambiente legal, los gobiernos y compañías más que comunidades concentraran los beneficios.”

 

RECOMENDACIONES

El reporte ofrece “cinco recomendaciones prácticas basadas en evidencias para los donantes, gobiernos, sociedad civil y otros actores que trabajan en cambio climático, derechos territoriales y silvicultura”, los cuales aparecen textualmente a continuación:

 

1. Proveer a las comunidades locales e indígenas con reconocimiento legal de derechos sobre sus bosques.

Se le debe dar atención a los millones de comunidades sin derechos legales a sus bosques. En Indonesia, donde las comunidades normalmente carecen o tienen un muy débiles derechos legales, una nueva legislación  hace falta para reconocer la propiedad de las comunidades sobre sus bosques. Donde las comunidades tienen algunos derechos forestales legales, los gobiernos y sus socios deben fortalecer esos derechos. Mientras esta recomendación aplica para todos los países relevantes, aquellos que están más densamente forestados y tienen derechos forestales comunitarios más débiles, son de importancia critica. Además, los participantes deben de apoyar el fortalecimiento de los derechos comunitarios forestales como parte de un futuro acuerdo sobre REDD+.`

 

2. Proteger los derechos forestales legales de indígenas y comunidades locales.

Los gobiernos y sus socios deben ayudar a proteger los derechos comunitarios forestales, por ejemplo, haciendo mapas comunitarios sobre límites forestales, ayudando a sacar a taladores ilegales, y no extendiendo concesiones comerciales sobre bosques comunitarios. En Brasil, el gobierno mapea y registra los bosques indígenas comunitarios, ayuda a las comunidades a deshacerse de pobladores ilegales, y generalmente tienen prohibido otorgar usos comerciales a compañías de los bosques comunitarios. Los gobiernos y sus socios deberán comprometer fondos e invertir en apoyo de comunidades y sus socios de la sociedad civil. Además, los gobiernos y donantes deberán incluir programas de apoyo de derechos forestales comunitarios en sus estrategias de cambio climático.

 

3. Apoyo a comunidades con asistencia técnica y capacitación.

Los gobiernos, donantes y sociedad civil deben de proveer capacitación y asistencia técnica a comunidades y deberán asumir las actividades de entrenamiento. Por ejemplo, en México algunas comunidades reciben entrenamiento y apoyo del gobierno para mejorar el uso sustentable del bosque y para acceso a mercados. Además, los gobiernos, donantes y sociedad civil deben de ayudar a asegurar que la gente y las comunidades locales sean capaces de participar genuinamente en el desarrollo de marcos legales y políticos relacionados a REDD+.

 

4. Comprometer a las comunidades forestales en tomas de decisiones o inversiones que afectan sus bosques. 

Los gobiernos y negocios deben de trabajar juntos para asegurar que la planeación del gobierno es consistente con los estándares internacionales y que las inversiones no violan los derechos forestales comunitarios. En Perú, los gobiernos fallaron al no cumplir completamente con los estándares internacionales, lo que contribuye a la alta deforestación de bosques indígenas comunitarios. Por ejemplo, las leyes nacionales deberían solicitar que el estatus de los bosques indígenas y comunidades locales sea determinado antes de cualquier decisión que afecte la comunidad. También, si la extracción comercial legal de minerales se lleva a cabo en tierras forestales indígenas o comunitarias, asegurarse que la extracción sea realizada de la manera menos invasiva posible y solamente antes del previo consentimiento libre e informado de las comunidades afectadas.

 

5. Compensar a las comunidades por los beneficios entre ellos climáticos,  proveídos por los bosques.

Los gobiernos y sus socios deberán comprometer fondos e invertir para apoyar comunidades y sus socios de la sociedad civil para aumentar los incentivos económicos para que las comunidades puedan manejar sus bosques sustentablemente. Además, los participantes deben de apoyar el fortalecimiento de los derechos forestales comunitarios como parte de un acuerdo futuro en REDD+. Asegurar que las comunidades reciben pagos por proteger sus bosques como parte del diseño e implementación de REDD+.

 

 

Steve Zwick es Editor-en-jefe del Ecosystem Marketplace. Lo puedes encontrar en szwick@ecosystemmarketplace.com.

Artículo traducido por Valorando Naturaleza.org.

Para reproducir por favor consulta nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si deseas volver a publicar este artículo en otra fuente

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.