Finanzas REDD+: ¿Qué sabemos de las contribuciones del sector privado?

Photo credits: shutterstock
22 de septiembre de 2013 Iain Henderson y Jacinto Coello

Existe un déficit significativo en el financiamiento del sector privado necesario para verdaderamente impulsar a REDD+. Pero un mejor compromiso con los actores del sector privado, definiciones más claras de lo que constituye el financiamiento de sector privado en REDD+ y una asignación estratégica de los dólares del sector público pudieran ayudar a que estos proyectos se volvieran más atractivos para inversionistas privados.

Hay un amplio consenso en cuanto a la necesidad de que financiamiento e inversión privados son necesarios para que REDD+ alcance su potencial en cuanto a la mitigación del cambio climático en el medio y largo plazo. Para aquellos que están familiarizados con REDD+, habrán escuchado innumerables variaciones de una ecuación que actualmente no está balanceada. Anualmente REDD+ necesita inversiones adicionales calculadas en alrededor de decenas de miles de millones de dólares, aunque lo que actualmente está disponible - en su mayoría fondos públicos - son una fracción de ese número. La esperanza y la expectativa es que el capital privado llenará convenientemente ese vacío, y voilá! La carga sobre el capital privado para balancear las finanzas también ha aumentado en los últimos años. REDD+ no es sólo más complejo y caro de lo que se pensó hace 5 años, sino que las finanzas públicas han sido diezmadas por crisis financieras sucesivas alrededor del mundo.

Los flujos anticipados del financiamiento del sector privado aún no se han materializado. Las finanzas de REDD+ permanecen dominadas por flujos del sector público enfocados en la capacitación y creación de condiciones habilitadoras que son fundamentales para REDD+ y que son vitales para catalizar el capital del sector privado. Para que el capital del sector privado fluya a la escala necesaria, los fondos del sector público deben de usarse estratégicamente para aumentar el potencial de ganancia económica para el sector privado de actividades REDD+. Inversiones del sector privado derivan de expectativas de beneficios futuros y éstos son actualmente muy bajos y apaños, dados los riesgos y la incertidumbre comparado con otras oportunidades de inversión.

A pesar de este amplio consenso en la necesidad de financiamiento e inversión privada en REDD+, muy poco se conoce sobre el financiamiento del sector privado en REDD+, y lo poco que se sabe muestra que la cantidad actual canalizada es casi insignificante. Hay dificultades en estimar y monitorear volúmenes de flujos de capital del sector privado hacia REDD+ por varias razones.

No hay una definición estandarizada que defina lo que constituye el financiamiento o inversión en REDD+. ¿Deberían contar las inversiones en actividades que contribuyen a REDD+, pero que no son directamente vinculadas a las reducciones de emisiones verificadas (VER, por sus siglas en inglés) de REDD+? Los ejemplos podrían incluir actividades de agricultura ‘climáticamente amigable’ relacionadas con impulsores de deforestación, bonos verdes en el cual las ganancias se usan para actividades amigables al bosque o inversiones corporativas en la seguridad de la cadena de suministro de mediano y largo plazo.

Diferentes tipos de financiamientos son comúnmente considerados iguales. Sin embargo, becas, préstamos a corto plazo, inversiones directas en capital, pagos en especie y acuerdos de absorción de carbono (carbon ‘off-take agreements’), todos difieren en cómo, por qué y cuándo serán usados. Condensando estos números también podría potencialmente confundir e inflar el volumen de flujo del sector privado, contándolo dos o tres veces, y además obstaculiza los intentos de identificar cuellos de botella financieros en diferentes puntos del ciclo de vida de cualquier actividad.

También es importante que usemos una mayor precisión al describir las fuentes de financiamiento. ¨Inversionistas institucionales¨ tal como fondos de pensión son uno de las mayores fuentes de capital del sector privado. Como las ¨grandes bestias¨ del sector privado del mundo financiero - algunas veces se refiere a ellos como una de las grandes esperanzas para los males financieros relacionados con REDD+. Pueden asignar el ¨capital paciente¨ que REDD+ necesita y tienen billones de dólares bajo su manejo. Sin embargo, para poder desbloquear este gran conjunto de inversiones potenciales, debemos reconocer el hecho de que la mayor parte de los fondos de pensión no pueden ser asignados para nada parecido a ¨inversiones REDD+¨. La mayoría del capital de fondos de pensión es invertida en títulos de valor líquidos y cotizados en bolsa, pero muchas de las oportunidades de inversión en el espacio REDD+ son a través de la equidad privada o vehículos de deuda que no son cotizados en bolsa a los cuales una gran cantidad de fondos de pensión no pueden asignar capital en la escala necesaria. A diferencia de las empresas cotizadas en bolsa, las compañías privadas también tienen menos obligaciones legales para reportar sus finanzas, lo cual hace más complejo aún los esfuerzos de seguir los flujos financieros.

Monitorear los financiamientos del sector privado hacia REDD+ será una tarea colosal hasta que algunos de los problemas mencionados sean resuelto. Sin embargo, actualmente, deberán generarse más esfuerzos para entender de mejor manera el papel que puede jugar el financiamiento privado en clima en términos de contribuir a REDD+ a través de las siguientes actividades:

  • Involucrar e incentivar la participación del sector privado en una discusión constructiva sobre REDD+ para entender cuáles son las condiciones habilitadoras que atraerían capital del sector privado a la escala deseada. Esto puede ocurrir durante el desarrollo de estrategias nacionales de REDD+.
  • Desarrollar definiciones claras y paramentos de lo que constituye el financiamiento e inversión del sector privado en REDD+.
  • Apreciar que el paisaje financiero es extremadamente variado y diferentes tipos y fuentes de capital pueden tener diferentes usos en diferentes momentos. Este es un paso clave en la conexión de amplios conjuntos de capitales del sector privado con las actividades que necesitan financiamiento.

 

La Iniciativa Financiera del PNUD (UNEP FI, por sus siglas en inglés) está apoyando los esfuerzos para involucrar al sector privado en general y al sector privado financiero en particular en REDD+ tanto a nivel nacional como internacional. El objetivo principal de este involucramiento es remodelar la manera en la que los atributos forestales son explotados actualmente y ayudar en la transición hacia patrones de uso de tierra más sustentables.

 

Esta serie de blogs sobre finanzas REDD+ procura crear un foro para debate e intercambio de ideas. Este blog refleja las opiniones de Iain Henderson y Jacinto Coello del UNEP FI, y no debe entenderse como un reflejo de la perspectiva de ODI, Forest Trends, REDDX o el Climate Funds Update.

 

 

Iain Henderson trabaja en la Iniciativa Financiera del PNUD, principalmente en temas relacionados con manejo forestal, (REDD+), agricultura y finanzas. Lo puedes contactar en Iain.henderson@unep.org. Jacinto Coello trabaja en UNEP FI. Lo puedes contactar en Jacinto.coello@unep.org.

Traducido por Ciro Calderón, Valorando Naturaleza.org.

Por favor consulta nuestros Lineamientos de Reimpresión si quiere volver a publicar este artículo.

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.