Gobernadores en países selváticos siguen combatiendo la deforestación. ¿El resto del mundo hará lo mismo?

Photo credits: GCF Meeting
12 de agosto de 2014

Muchos países de selva tropical dependen de cultivos de oleaginosas como soya o aceite de palma, pero mismos cultivos son los principales causantes de la deforestación. Gobernadores de 13 estados en países selváticos se han comprometido a renunciar ese ingreso y reducir la deforestación en un 80% entre hoy y el 2020 - pero necesitan financiamiento REDD confiable para poder hacer esto realidad.

El mayor ingreso de cultivo de Indonesia es por aceite de palma. En Brasil es la soya. Estos dos cultivos han ocasionado deforestación en ambos países, y aun así los gobernadores de estados que dependen de oleaginosas en ambos países han votado para disminuir la deforestación si se materializa un financiamiento paz Reducir Emisiones de Deforestación y Degradación Forestal (REDD). 

El lunes, 13 de ellos lanzaron la Declaración Rio Branco, la cual es un claro compromiso para reducir la deforestación en sus estados en un 80% entre ahora y el 2020, pero sólo si los países desarrollados consiguen suficiente financiamiento - basado en el mercado tanto fuera de él - para idear un cambio hacia prácticas de uso de tierra sustentables hechas en parte para apoyar a la agricultura indígena. La declaración fue firmada en la Reunión Anual del Grupo de Trabajo de Gobernadores sobre Cambio Climático y Bosques (GCF). El GCF es una colaboración entre 22 estados y provincias de Brasil, Indonesia, México, Nigeria, Perú, España y los Estados Unidos. Se espera que tres estados mexicanos - Tabasco, Quintana Roo y Jalisco - se unan esta semana. Los gobernadores de otros estados miembros a GCF dicen que también firmarán la declaración. 

“Los miembros de GCF provienen de diferentes provincias y países, pero tienen la misma meta - proteger los bosques y construir ambientes sustentables para mejorar el sustento actual y el futuro,” dice el gobernador A. Teras Narang del estado Indonesio de Kalimantan Central. “El futuro es ahora”.

EL FACTOR REDD

Indonesia está tratando de detener la deforestación cambiando el desarrollo de aceite de palma de suelos forestados a tierras degradadas - una acción que implicaría un desplazamiento de cientos de kilómetros. Esto contribuye al intercambio voluntario de tierras más grande de la historia, y el gobierno busca usar el financiamiento REDD para lograrlo. 

“Sólo bosques en pie son capaces de quitar gases invernadero tales como el Co2 de nuestra atmósfera, lo que ayuda a reducir el calentamiento global,” dice el gobernador Dr. Cornelis MH, firmante de la declaración y gobernador del estado indonesio de Kalimatan occidental. “Los incentivos basados en resultados o ayuda de países donantes para apoyar programas REDD+ y desarrollo bajo en emisiones no sólo rehabilitará boqeus sino además apoyará al sustento entre las comunidades que dependen de los bosques- tanto pequeños granjeros como comunidades indígenas.”

Edwin Vasquez es líder de una de esas comunidades, la Gente Huitoto de Perú, y como coordinador general de COICA (Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica), representa a cerca de 400 comunidades indígenas en la Amazonía Peruana.

“La humanidad está en un grave peligro respecto al a destrucción de la Amazonía - el regulador del clima mundial,” dijo. “Las 5.000 comunidades indígenas continúan protegiendo los bosques y preservando nuestra cultura y el mundo, como lo hemos hecho durante miles de años. Somos los dueños de 210 millones de hectáreas, que cubren 25% de la Amazonía, la cual necesita una propuestas urgentemente - “Indígenas Amazónicos para la Humanidad”, un proyecto de USD$210 millones que aborda el hecho de que los financiamiento climáticos no han llegado a nuestras comunidades.”

LA DECLARACIÓN

La declaración busca subir al GCF en la escena mundial, e invita a la comunidad internacional y organizaciones socias para trabajar con la GCF en desarrollar mecanismos transparentes para asegurar y lograr beneficios basados en resultados a comunidades, granjeros e indígenas que dependen de los bosques, 

“En los últimos seis años la GCF ha sido fuente de increíble innovación que ahora esta lista para el escenario mundial,” dijo Dan Nepstad, Director Ejecutivo del Earth Innovation Institute. “Si los estados y provincias GCF deciden en Rio Branco reducir la deforestación en un 80% para el 2020, esto significaría que se evitaría la emisión de 4.000 millones de CO2 - además de las 3.000 millones de toneladas de emisiones ya evitadas.”

Ahora, dice, es el turno del resto del mundo a ponerse a la altura. 

“Para que los compromisos del 2020 se vuelvan realidad, el GCF necesitará el apoyo de compañías, donantes e inversionistas, y un fuerte compromiso para canalizar los beneficios a las comunidades que dependen del bosque,” dice Nepstad. “Todas las piezas se están juntando para que esto pueda pasar en los próximos meses.” 

LA CLAVE ES CALIFORNIA

En el lado de los compradores, el estado de California esta considerando la inclusión de compensaciones REDD en su programa de sistema de comercio de derechos de emisión. El estado jugó un papel líder al principio de GCF, y continúa siendo una pieza importante.

“Sin acción para reducir las emisiones de la deforestación de bosques tropicales, estamos perdiendo una de las claves para mitigar el cambio climático,” dijo el Presidente del Consejo de California Air Resuources Mary Nichols. “Creemos que la el enfoque de dar acreditar compensación basada en el sector siendo evaluada por programas con alcances jurisdiccionales, como el de Acre, es la próxima frontera para el programa de compensación de carbono en California.”

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.