Herramienta indígena de adaptación climática, quizás se vuelva App

10 de junio de 2016 Ciro Calderon

La plataforma SOMAI Alerta Indígena de Brasil ayuda a los territorios indígenas a planear para el cambio climático, pero hasta ahora sólo ha estado disponible en lugares con acceso a Internet. Una nueva aplicación móvil podría difundir el acceso y con una mejor respuesta - pero sólo si el financiamiento se materializa. Gracias a Google, esto puede estar a punto de suceder.

 Los indígenas de la Amazonía siempre han trabajado en colaboración con el bosque - tanto así, que algunas de sus prácticas agrícolas tradicionales, incluso crearon, en lugar de agotar, tierra vegetal, a razón de un centímetro por año.

Estas prácticas se desvanecieron con la llegada de una agricultura más intensa pero menos sostenible, sin embargo, el cambio climático las está trayendo de nuevo a medida que más y más territorios indígenas se enfrentan a las sequías y las inundaciones.

Para adaptarse eficazmente al cambio climático, sin embargo, los agricultores indígenas tienen que entender cómo el cambio climático tendrá un impacto en sus territorios - y ahí es donde una plataforma en línea llamada SOMAI Alerta Indígena entra en acción.

 

Lanzado en 2014 por Centro de Estudios Indígena del Instituto de Investigación Ambiental del Amazonas (IPAM), con fondos de USAID por medio del Programa Ampliando la Inclusión y Mitigación de las Emisiones (AIME), SOMAI Alerta Indígena es la abreviatura de "Sistema de Observación y Vigilancia de la Amazonia Indígena", y proporciona las últimas proyecciones basadas en la ciencia a través de el año 2070 en una base territorio por territorio. Funciona mediante la mezcla de 17 modelos climáticos del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) con datos históricos desde 2000 hasta 2014, lo que ayuda a comprender los patrones de deforestación y sus impactos sobre el clima en la Amazonia y los cambios que puedan producirse en el futuro.

Aunque gran parte de la información técnica es fácilmente disponible, no se estaba presente de una manera que pudiera ser accesible para los territorios indígenas. IPAM trabajó con los líderes indígenas a través de las federaciones como COIAB (Coordinación de Organizaciones Indígenas de Amazonas brasileño) para crear una plataforma con la que los indígenas pueden relacionarse, y que permite a los usuarios hacer un acercamiento a su territorio para ver las proyecciones de precipitación y temperatura, así como los extremos de temporada .

La segunda fase requiere la implementación de una aplicación de telefonía móvil para proporcionar información constante sobre las sequías, las lluvias y las temperaturas, haciendo posible que los grupos indígenas puedan cargar los datos recogidos en sus territorios en la base de datos de SOMAI, proporcionando un mecanismo de retroalimentación que pueda afinar las proyecciones.

Esta fase, sin embargo, ha estado en pausa debido a la falta de financiación - una espera que podría terminar si SOMAI gana uno de los cuatro primeros puestos en Desafío Global de Google 2016, lo que les daría aproximadamente USD $ 430.000 (Real brasileño $ 1,5 millones). El reto identifica organizaciones sin fines de lucro regionales que utilizan la innovación para mejorar una variedad de situaciones globales y luego permite al público a votar por los proyectos que sienten están haciendo el mayor impacto. SOMAI es uno de los diez finalistas para ser seleccionados por este voto popular, que finaliza el 13 de junio. Los ganadores serán anunciados al día siguiente en un evento en Sao Paulo.

"El reconocimiento de Google sobre el proyecto SOMAI se traduce en tener el apoyo para disminuir la brecha entre la información producida por los investigadores y las personas que necesitan esa información para desarrollar estrategias de adaptación - es decir, los indígenas de Amazonas", dice Fernanda Bortolotto, un investigadora en el Centro de Estudios indígenas en IPAM. 

Una cosecha de Información

Los investigadores están actualizando SOMAI con datos de 2015 que fueron recogidos a través de Google y los bancos oficiales de imágenes como PRODES - base de datos de monitoreo de la deforestación de Brasil - que está disponible en línea. Estas bases de datos se utilizaron para el mapeo de la deforestación, la precipitación, la sequía y la biodiversidad con un enfoque principal en los territorios indígenas. 

Mientras que el alcance actual es la Amazonia brasileña, Bortolotto dice que es perfectamente posible que SOMAI pueda incluir a todos los países Amazónicos y todos los climas en Brasil una vez que los datos están disponibles para estas regiones.

Actualmente, las proyecciones climáticas tienen un alcance a largo plazo, con pronósticos para el año 2070. Sin embargo IPAM está trabajando con las poblaciones indígenas en el campo para monitorear los cambios que ya están sucediendo en sus territorios, para después, cruzar estos datos con los cambios pronosticados para dar prioridad a las necesidades e tomar decisiones informadas.

Para facilitar la comprensión de la plataforma, el sitio también contiene un video con el testimonio indígena y presentaciones sobre los efectos del cambio climático.

Retroalimentación de los usuarios

Durante 2015, el IPAM llevó a cabo tres talleres para obtener retroalimentación: una con los pueblos indígenas, una con la Fundación Nacional del Indio de Brasil (FUNAI) y uno con estudiantes de la Maestría de Estudios Indígenas de la Universidad Federal de Goiás.

"Después de estos talleres, nos dimos cuenta de que además de tener un componente técnico, también tenemos un lado educativo donde pueden producirse discusiones", dice Bortolotto.

Ya que la plataforma depende de los datos oficiales, las actualizaciones se realizan una vez al año, pero gracias a los proyectos de impacto sobre el clima en los territorios, los participantes quieren lograr una actualización más frecuente y generar alertas meteorológicas para las poblaciones indígenas. 

Mejorar de la accesibilidad de la plataforma, para que esta nos sea solo para para aquellos con una conexión a Internet fiable, es otro objetivo. La traducción de la información en el lenguaje adecuado para las poblaciones indígenas es una de esas formas de hacerlo.

Monitorear y controlar

Idealmente, el SOMAI estará vinculado a algún tipo de programa de gobierno, por lo que si la deforestación satélites de vigilancia detecta actividad irregular en un área de importancia ecológica, las autoridades pudieran investigar estas acciones y que la gente adecuada rinda cuentas.

Esta herramienta está en constante evolución ya que los investigadores continúan mejorándola y este componente regulatorio es algo que se ha planeado para más delante. Sin embargo, a finales del año pasado IPAM, junto con el Ministerio de Medio Ambiente de Brasil, presentó SOMAI a la Secretaría de Cambio Climático, permitiendo que la secretaria  incluyera a la plataforma en un capítulo especial de adaptación, actualmente en desarrollo, y tal vez sellando el destino de la herramienta como una herramienta de adaptación climática. El plan de adaptación nacional de Brasil fue en consulta pública el año pasado y la nueva versión está a punto de ser lanzada.

Por ahora, sin embargo, el satélite se centra en demostrar cómo la deforestación en curso está conectado con el cambio climático. En algunos mapas, es evidente que en las regiones más deforestadas, hay más sequías.

"Una plataforma de control es una herramienta informativa. Con estos datos, las correlaciones y los planes de mitigación se hacen principalmente para los territorios aislados con altas tasas de deforestación ", dice Bortolotto.

¿Para adelante?

SOMAI fue elegido por el Ministerio de Medio Ambiente para formar parte del Plan de Trabajo de Nairobi, establecido por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático como un mecanismo para facilitar el intercambio de conocimientos sobre adaptación al cambio climático en todos los sectores. Bortolotto dice lo que más necesita ahora la plataforma es dirección, instrucciones sobre cómo proceder.

"Tenemos la probación del gobierno, es necesario el desarrollo", dijo. Esto puede tomar tiempo, por lo que durante la espera Bortolotto ha dicho que van a trabajar en la profundización de la colaboración con las organizaciones para probar la funcionalidad de la plataforma y crear sinergias con el trabajo existente del gobierno.

IPAM es una parte del Forest-Based Livelihoods Consortium (FBLC), una asociación de nueve organizaciones ambientales e indígenas lideradas por el editor de Ecosystem Marketplace, Forest Trends. AIME, es un programa de cinco años implementado por el FBLC con el apoyo de USAID para potenciar a las comunidades dependientes de los bosques en Brasil, Perú, Colombia, América Central y México para contribuir más plenamente y beneficiarse directamente de los esfuerzos de mitigación del cambio climático y la conservación de los bosques. USAID ofrece apoyo financiero a través de su Programa Indígena.

 

 

Ciro Calderon es Socio de Proyecto en Valorando Naturaleza, con sede en Baja California Sur, México. Lo puedes encontrar en ccalderon@valorandonaturaleza.org.

Favor de consultar nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si desea volver a publicar este artículo en otra fuente.

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.