La financiación de REDD+ en Colombia: Lo que hemos aprendido

Photo credits: shutterstock
23 de octubre de 2013 Roberto León Gómez Charry

A pesar de su gran cobertura boscosa que enfrenta grandes amenazas y riesgos de deforestación, Colombia no ha tomado un papel estelar entre los actores globales con mayor importancia para REDD. El autor propone por qué este ha sido el caso, y cómo un proceso actual de rastrear el financiamiento que ha llegado al país para REDD, y de identificar pasos siguientes de análisis le permitirá al país ser contribuyente importante a la reducción de emisiones del sector forestal y de uso dela tierra. 

En comparación con países como Brasil, Perú, México, Indonesia e incluso Ecuador, Colombia no ha sido nunca una estrella fulgurante en el firmamento mundial REDD+, y no propiamente porque los bosques colombianos no sean de gran importancia en el mundo – en 2010 Colombia tenía un poco más del 51% de su territorio cubierto de bosques, la nada despreciable suma de 58’633.631ha – o porque no estén sometidos a grandes presiones y amenazas por fenómenos como la ampliación de la frontera agrícola, los cultivos ilícitos o los crecientes requerimientos de las explotaciones mineras, de hidrocarburos, o de la infraestructura del país – la más reciente cifra oficial de deforestación entregada por el IDEAM, correspondiente al período 2005-2010, fue de 238.273ha anuales -. 

 

HA FALTADO INFORMACIÓN HACIA ADENTRO COMO HACIA AFUERA DEL PAIS

Es tal vez porque, a pesar de los enormes valores de conservación de los bosques colombianos, de su gigantesca biodiversidad y de los invaluables servicios ambientales que prestan, hay un gran desconocimiento internacional de todos estos valores y los colombianos no hemos sido suficientemente exitosos en comunicarlos adecuadamente, ni en transmitir los desafíos que plantean las alarmantes tasas de deforestación estimadas.

Sin embargo, nunca hemos tenido información, como país, sobre los flujos reales de financiación que llegan para un tema que, en lugares como Brasil, alcanza valores que están varios órdenes de magnitud por encima del total de la cooperación internacional que recibe Colombia para todos los temas ambientales.  Es este el vacío que pretende llenar la iniciativa REDDX, liderada mundialmente por Forest Trends y desarrollada en Colombia por Fundación Natura, y que tiene como objetivo principal suministrarles a los diseñadores nacionales de política, y a los donantes, información anual sobre el origen, la trayectoria y el destino de la financiación pública y privada para REDD en cada uno de los 14 países participantes.

 

 

¿DE DONDE VIENE EL DINERO?

El proceso de rastrear el financiamiento para REDD+ en el país, que ya lleva casi un año de implementación, ha constituido un escenario ideal para empezar a entender quiénes son los principales actores, nacionales e internacionales, del trabajo en REDD+, y los resultados no han dejado de sorprendernos:

  • Hemos encontrado, por ejemplo, que hay una diferencia fundamental entre el tipo de los financiadores internacionales y nacionales predominantes en el país: mientras los internacionales son fundamentalmente agencias gubernamentales y fundaciones privadas, los nacionales son, sobre todo, empresas privadas y algunas agencias del gobierno colombiano (figura 1).
  • A pesar de que el número de financiadores es relativamente alto (17 internacionales y 5 nacionales), los recursos provistos están concentrados en unos pocos grandes actores, entre los que se destacan USAID, el gobierno alemán y la Gordon y Betty Moore Foundation.
  • En términos de recursos también hemos encontrado que la cantidad de recursos recibidos en el período 2009-2012 es bastante importante, y se asemeja en magnitud a los de otros países participantes en REDDX, como Ecuador o Papua-Nueva Guinea que, sin embargo, no tienen áreas de bosque tan grandes como las colombianas.
  • El flujo de recursos hacia el país ha ido creciendo en el período considerado, y se espera que crezca aún más en 2013-2015, debido a la vinculación de nuevos actores al tema, como el gobierno de Noruega, UN-REDD y el Banco Mundial.

 

Figura 1 – Financiadores para REDD+ en Colombia (2009-2012)

  

Financiadores REDD Col 2013

 Fuente: REDDX - Fundación Natura

 

 

ACTORES Y PARTICIPANTES EN EL PROCESO

Para facilitar el proceso, ha sido fundamental la vinculación directa, como socios de la iniciativa, de dos actores institucionales: uno, la Mesa Nacional REDD, constituida por las más importantes organizaciones no gubernamentales que trabajan en Colombia y que tienen la mayor experiencia en el trabajo local, con comunidades, en la implementación de actividades tempranas; y dos, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, a través de su oficina de Asuntos Internacionales, que ha logrado centralizar la mayor parte de la información de cooperación proveniente de las distintas entidades del gobierno nacional.

Estos dos actores han sido los principales proveedores de información y, además, grandes facilitadores del proceso en la medida en que han reducido los tiempos y los costos asociados a la obtención de información, y han permitido triangular los datos entregados por las instituciones particulares, identificando nuevos actores e iniciativas que no estaban inicialmente bajo el radar de los encargados del proceso.

La Iniciativa REDDX ha causado un efecto que es clave destacar, y es la generación de confianza entre los actores participantes, principalmente entre el Ministerio de Ambiente, la Fundación Natura y las otras organizaciones no gubernamentales que están apoyando el seguimiento de la financiación, en la medida en que todos ellos están compartiendo información clave para determinar cuáles son los vacíos de financiación, la áreas que posiblemente están sobre financiadas o que han recibido un énfasis inicial (como creación de capacidades, involucramiento de actores interesados, salvaguardas y análisis legales y de política) pero que es preciso empezar a desplazar hacia otras y, sobre todo, a resaltar la importancia de realizar un análisis cruzado de aquello que está siendo financiado en comparación con las líneas estratégicas del Readiness Plan Proposal (documento preparado a raíz del proceso del FCPF o Facilidad de Asociación de Carbono Forestal) y de la futura estrategia nacional REDD (ENREDD).

 

¿HACIA DÓNDE MÁS RASTREAMOS Y ANALIZAMOS?

Una tarea pendiente para mejorar el seguimiento será conseguir el detalle de la financiación que alcanza un segundo nivel de ejecución, una vez ya ha llegado al país. Esto nos permitirá identificar más claramente, quienes son los ejecutores e implementadores últimos de los recursos. A pesar de ello, estamos convencidos de que por la existencia de muchas y muy buenas capacidades locales, no encontraremos “sorpresas” similares a las de otros países participantes en la Iniciativa REDDX , donde la implementación final  de actividades y la ejecución de recursos fue realizada por organizaciones extranjeras y no contribuyó significativamente a la creación de capacidades locales.

Ahora bien, es importante tener claro que el seguimiento a la financiación REDD+ en el país, si bien arroja importantes conclusiones sobre el interés internacional y nacional por los bosques del país en su papel de reguladores del clima global, no es suficiente para los propósitos de evaluar la efectividad de las intervenciones planteadas con el fin de disminuir las emisiones provenientes de deforestación y degradación; este vacío se convierte en el siguiente reto para el análisis de la información nacional, pues es tan importante orientar la financiación que, con mayor frecuencia y en mayores cantidades, está llegando al país, como hacer seguimiento a su impacto real en términos del estado de los bosques naturales como sumideros de carbono.

 

Roberto León Gómez Charry es Coordinador General del “Mecanismo de mitigación voluntaria de gases de efecto invernadero para Colombia” de la Fundación Natura Colombia y forma parte del Comité de Asesores de ValorandoNaturaleza.org. Lo puedes encontrar en rlgomez@natura.org.co.

Favor de consultar nuestro Lineamiento de Reimpresión de Artículos si desea volver a publicar este artículo en otra fuente.

 
©Copyright 2014, Forest Trends Association. All Rights Reserved.