La Participación de América Latina en el Mercado de Carbono Forestal

Photo credits: SOFCM 2013- COVER ESPANOL
12 de noviembre de 2013 Carina Bracer

Siempre líder en el desarrollo de compensaciones de carbono forestal, el recientemente publicado reporte anual de Forest Trends’ Ecosystem Marketplace sobre el Estado de los Mercados de Carbono Forestal 2013, Cubriendo Nuevos Suelos, reveló que en América Latina, este mercado ha sufrido en torno a temas de falta de claridad de tenencia de tierra, políticas de REDD no definidas, y una reducción en proyectos de aforestación y reforestación. Sin embargo, sigue habiendo interesantes avances sentando bases para un buen crecimiento del mercado de carbono forestal en la región. 

El mercado de carbono forestal en América Latina sigue consolidando su reputación como pionera de REDD. En los datos globales referentes al 2012 resumidos en la nota de prensa del reporte vemos que más de la mitad de todas las compensaciones REDD a nivel global vinieron de la región. Y ochenta por ciento de todas las compensaciones producidas dentro de la región vinieron de actividades REDD. El mercado sigue presentando una escena muy fragmentada, con diferentes políticas en ámbitos estatales y sub-nacionales relacionadas con el carbono forestal. En términos de financiamiento REDD comprometido y recibido, Brasil y Perú recibieron los montos más altos vistos en este año. A seguir le presentamos un resumen de los resultados del más reciente reporte anual del Estado de los Mercados de Carbono Forestal 2013, Cubriendo Nuevos Suelos, producido por Forest Trends’ Ecosystem Marketplace, disponible en inglés (y el resumen ejecutivo pronto disponible aqui en español)).

 

VISTA PANORÁMICA DE LOS RESULTADOS DE AMÉRICA LATINA

Del total de 956 millones de ha de bosque en la región (según FAO 2010), hubo 11.3 millones ha bajo manejo de carbono. Sesenta y dos proyectos de la región reportaron resultados a través de nuestra encuesta para contribuir los datos analizados. En América Latina el volumen total transado bajó 20% de las cifras en 2011- de ~7.5 MtCO2e a 6.2 MtCo2e. Pero dentro de ese total, REDD creció significativamente, como fue señalado anteriormente, hasta 80% de todas las compensaciones producidas. También hubo más manejo forestal mejorado, (IFM, por sus siglas en inglés), que era casi nulo en 2011, y aforestación y reforestación (A/R, por sus siglas en inglés) disminuyó en 83% (aunque mantuvo precios por arriba del promedio). Aparecieron proyectos en la categoría de agroforesteria en 2012 que no existieron en 2011.

Revelamos una preferencia por la compra de compensaciones de proyectos en la región de tamaños menores, y en etapas iniciales, además de aquellos que cuentan con múltiples flujos de ingreso. Alrededor del 64% de las compensaciones vendidas en América Latina derivaron de manejo forestal sustentable y agricultura.

El precio promedio por hectárea en América Latina fue de USD$13/ha, similar a Europa y Oceanía, y doble lo de África, pero una octava parte de los USD$86/ha. en Norteamérica, y una fracción insignificante del valor de USD $209/ha. en Asia. Comparativamente, el promedio de renta para la producción de soya en áreas recientemente degradadas circula entre USD$15ha a USD$60/ha en Brasil hasta >USD$150/ha. en Argentina. En 2011, América Latina mantuvo precios más altos que el promedio a pesar de volúmenes más bajos. En 2012, los resultados  mostraron bajas en todas las variables, incluyendo volumen, valor y precio todos al menos 20% menos.

 

 

¿DE DONDE VENDRA LA DEMANDA PARA EL DESARROLLO DE PROYECTOS?

Desarrolladores de proyectos expresaron temores crecientes acerca de la falta de sincronía en oferta y demanda. Varios desarrolladores reportaron que consideran el mercado estar inundado con créditos REDD. Están viendo de cerca lo que ocurren en California, uno de los mercados regulados en el cual particularmente los estados de Acre en Brasil y de Chiapas en México, esperan poder vender sus créditos a futuro (a raíz de Acuerdos de entendimiento que suscribieron  en 2010 con California, y su participación en el Grupo de Trabajo de Compensaciones (ROW o REDD Offsets Working Group, por sus siglas en inglés). Pero su realización se ve bastante complicada, dado circunstancias políticas en California.

En octubre de 2013, el Climate Action Registry (CAR, por sus siglas en inglés) aprobó el Protocolo Forestal Mexicano, que da lineamientos para la contabilización de proyectos de aforestación, reforestación, revegetación y manejo mejorado de bosques dentro de sistemas jurisdiccionales de contabilidad de carbono. CAR está observando 3 proyectos pilotos para afinar y poner a prueba el protocolo, que de lograrse, facilitaría la entrada de compensaciones REDD desde Chiapas, México.

El sector público- principalmente gobiernos estatales o de provincias en América Latina – junto con los de Norte América, Oceanía y Europa compraron $430,000 de compensaciones en 2012- representando 2% del mercado- pero con una reducción de 18% del año anterior.

 

 

AUMENTA LA VISIBILIDAD DE PROYECTOS DE COMUNIDADES INDÍGENAS 

En cuanto a comunidades indígenas y rurales, hubo ciertos avances notables en la región, aunque en número, proyectos de este tipo siguen siendo minoría, en parte debido a las inciertas leyes de tenencias de tierra, y preferencias por proyectos en tierra privada (2 de cada 3 proyectos son en tierras privadas). Proyectos de la Organización de las Naciones Unidas han sido atrasados por disputas territoriales en Perú, Panamá y Honduras. Hubo avances en el uso y aplicación del uso del Consentimiento Previo Libre e Informado. Resultados de nuestra encuesta indicaron que el procedimiento de CPLI fue seguido formalmente en 14 proyectos en América Latina, y 9 en Asia.

En términos de avances en proyectos comunitarios e indígenas, tres obtuvieron mayor atención este año. El proyecto peruano del Alto Mayo obtuvo US$3.5 millones de financiamiento de la empresa Walt Disney en 2008 y obtuvo su validación de VCS y CCB este año (2012) para el proyecto de 419 productores y sus familias.

El Proyecto REDD del Corredor de Conservación Chocó Darién en Colombia se lanzó en 2012, como el primer proyecto de una comunidad, en área con título colectivo a la tierra. Obtuvo la primera certificación VCS REDD en Colombia, y ahora tiene verificación VCS y CCB Oro.

En Octubre de 2013 una clase de transacción no vista previamente ocurrió entre la comunidad Paiter Suruí y Natura Cosméticos, en la venta de 120,000 toneladas de compensaciones de carbono. Los ingresos generados se destinarán a financiar un plan de vida de 50 años que el pueblo Suruí desarrolló (que incluye riesgos de disminución en la población, temas territoriales, deforestación y la devaluación de la cultura indígena). El proyecto se desarrolló con socios y apoyadores, pero los Suruí’s mantienen la responsabilidad de la tierra – CPLI con documentos en idioma nativa.

 

 

ESTÁNDARES INTERNACIONALES Y DOMÉSTICOS, MERCADOS DOMÉSTICOS Y EL ROL DE LOS REGISTROS 

En el tema de verificaciones, proyectos en América Latina comúnmente se quejan de la falta de auditores locales para la verificación de estándares internacionales. La mayoría de éstos está basados en Europa o EEUU, son más caros y muchos tienen la limitante de no conocer el clima local de negocios ni tampoco la ecología. Solo hay un auditor de la CCB y VCS con sede en la región, en Colombia. Existe un esfuerzo de parte de la Fundación Natura para entrenar a auditores locales en los diversos estándares para justamente tratar este tema. La Fundación  tiene un Acuerdo de Entendimiento con la VCS para la iniciativa, y espera que la CCB y el Estándar de Oro también se involucren.

Aunque predomina el uso de estándares internacionales, han surgido también varios estándares domésticos en los mercados de América Latina, incluyendo el Estándar de Carbono de Perú (ofreciendo servicios de validación a propietarios pequeños y medianos que cumplan con sus requerimientos). Además surgió el estándar C Neutral de Costa Rica, y el estándar de Rainforest, así como el de Mata Viva de Brasil de años pasados.

Además de un estándar doméstico, Costa Rica tomó pasos para ser el primer país en Latinoamérica en introducir un mercado doméstico de carbono voluntario, empezando en septiembre del 2013 con un acuerdo con el Banco Mundial y el Fondo Cooperativo del Carbono Forestal (FCPF, por sus siglas en inglés) para la compra de reducciones de emisiones en un valor hasta USD$63 millones.  Este acuerdo multiplica su programa de PSA y su apoyo a actividades REDD. Por su parte, Chile y México buscan lanzar sistemas propios de comercio de intercambio de emisiones, y también están explorando posibilidades con el Banco Mundial, aunque México parece preferir el uso de NAMAs como respuesta climática.

Paralelamente a los programas domésticos de carbono que han emergido, se ha visto mayor participación de registros en la región, en especial apoyando el creciente interés y actividad en el sector forestal y uso de tierra. Estos apoyan los estándares y programas a escala jurisdiccional en monitorear y rastrear, dando un nivel adicional de debida diligencia para las compensaciones.

Por ejemplo, en América Latina, Markit firmó un Acuerdo de Entendimiento con el estado de Acre en Brasil, para desarrollar un registro para su programa estatal voluntario de incentivos por servicios ambientales. Se convirtió en el primer registro en establecer un programa que va a emitir, además de monitorear, compensaciones REDD a nivel estatal, y de esa manera facilitar la asociación con otros actores del estado de Acre. 

Mercados emergentes en Chile están considerando infraestructura de registros para apoyar la capacidad emergente para REDD y el desarrollo de otros proyectos de carbono forestal. Los registros buscan adaptar opciones para desarrollar registros jurisdiccionales que sean de costo razonable, y flexibles en cuanto a la automatización.

 

 

NIVELES DE ACCIÓN Y ACTIVIDAD EN EL DESARROLLO DE MARCOS ANIDADOS DE ACCIÓN

Los países donantes que apoyan REDD están favoreciendo actividades de mayor escala (jurisdiccional o regional) en lugar de invertir directamente en proyectos, y vemos respuestas claras en diversas jurisdicciones, y de organizaciones, como el Grupo de Trabajo de Clima y Bosques de Gobernadores (GCF, por sus siglas en inglés). Los proyectos REDD+ a lo largo de sus etapas de desarrollo, tienen interés por sincronizar sus reducciones de emisiones a los marcos programáticos y políticos generales de la región- lo cual se espera les permitirá acceder a nuevas fuentes de demanda.

Fue notable el anuncio cuando la VCS recibió USD$1.4 millones de la agencia de Cooperación de Noruega para desarrollar y poner a prueba marcos de REDD Anidado Jurisdiccional (JNR, por sus siglas en inglés) a nivel nacional en Costa Rica, y a nivel subnacional en Acre, y en Departamentos de San Martín y de Madre de Dios en Perú, además de una provincia en la República Democrática del Congo. VCS, por su parte, ha estado trabajando con Chile (además de CR y Perú) en esquemas nacionales de REDD anidado jurisdiccional. Acre y Amazonas en Brasil están al frente de este desarrollo, y Acre podría ya presentar compensaciones REDD+ vía JNR a finales de 2013, siendo el primer programa de escala jurisdiccional para tener compensaciones REDD+ que siguen la guía del VCS de Jurisdiccional Nested REDD (JNR).

 

 

¿Y QUÉ PASÓ EN BRASIL EN 2012?

En vez de ver al gobierno federal en un papel central en cuanto a actividades de carbono forestales en el país, seguimos viendo que los diferentes niveles de gobierno participan de manera directa. Además de una ley nacional de Políticas de Cambio Climático, 19 estados brasileños tienen sus propias leyes en el ámbito. En 2012, Río estaba por lanzar un sistema de comercio de carbono cuando el gobernador dejó de aprobar el arranque del sistema. Desde entonces existen conversaciones con el sector privado, pero no una fecha límite para iniciar tal mercado de carbono en el estado.

Además fue creada en este periodo una plataforma de intercambio ambiental llamada BV Rio , con la meta de facilitar el cumplimiento con un rango de leyes domesticas ambientales, incluyendo créditos de un futuro mercado de cumplimiento en Río. Aunque el sistema de comercio haya sido atrasado, BVRío opera conjuntamente a otros mercados, incluyendo el Código Forestal del país, a través del cual propiedades que no cumplen con las obligaciones de cubierta forestal nativa requerida por ley, pueden comercializar o comprar compensaciones de otro que tiene áreas en reserva en exceso. Cuando REDD+ sea un producto reglamentado, BVRío adaptará su plataforma de comercio-BVTrade- para apoyarlo.

Según Pedro Moura Costa, fundador del BVRío, la oferta de créditos REDD brasileños excederá la demanda impuesta por límites establecidos por el sistema de techos y límites de Río, por lo que aseguró: “necesitamos volver a un acuerdo global lo suficientemente estricto para crear suficiente demanda para lo que los bosques pueden ofrecer. Si no, volveremos a estar en un mercado dominado por compradores”.

Los estados del Amazonas, por el otro lado, demuestran estrategias sumamente sofisticadas en reacción a los mercados de carbono forestales. Acre, Amapá, Amazonas, Mato Grosso, Pará y Tocantins todos son miembros de la Alianza de Gobernadores de Bosques y Clima, que a su vez está avanzando actividades jurisdiccionales REDD y vinculándolas con esquemas de cumplimiento. Los avances en Acre en temas legislativos y de gerencia- incluyendo el sistema de Incentivos de Servicios Ambientales, es de particular interés.

 

Dentro del contexto global presentado detalladamente con gráficas accesibles, el reporte 2013 del Estado de los Mercados de Carbono Forestal muestra que la región de América Latina está participando activamente en el Mercado de Carbono Forestal, adoptando mecanismos vanguardistas, integrando a participantes de todos los sectores interesados. Los ojos de importantes inversionistas a nivel mundial están puestos en la zona, creando grandes expectativas y dedicado trabajo de parte de participantes de estos mercados. Sin embargo estas iniciativas dependen aún de la correcta adaptación a escalas de acción regional, nacional y local, además de la definición de reglas coherentes, y un continuo compromiso de los involucrados para las tareas pendientes.

 

Carina Bracer es Directora de Valorando Naturaleza.org.  La puedes encontrar en cbracer@valorandonaturaleza.org.

Favor de consultar nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si desea volver a publicar este artículo en otra fuente.

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.