Líderes mundiales prometen USD$1000 millones para acabar con la deforestación en 2030

24 de septiembre de 2014 Gloria Gonzalez y Allie Goldstein

Una coalición de gobiernos, empresas, sociedad civil y líderes indígenas han unido sus fuerzas para un compromiso histórico para poner fin a la deforestación al 2030 Pero no es sólo una promesa vacía que las partes se han comprometido un total de $ 1 mil millones para conseguir este ambicioso esfuerzo de la tierra .

De cara a la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas de esta semana en la ciudad de Nueva York, habría sido fácil tomar la visión pesimista de que esto sería una nueva ronda de agotamiento de las discusiones donde no se tomaron medidas concretas para abordar el problema del cambio climático. Pero esta cumbre es un comienzo rápido como los gobiernos, las corporaciones multinacionales, la sociedad civil y los pueblos indígenas han emitido la Declaración de Nueva York sobre los Bosques - un compromiso conjunto para reducir la pérdida de bosques en la mitad para el año 2020 y totalmente acabar con ella en 2030.  

La promesa, de aplicarse con éxito, reduciría las emisiones globales en cualquier lugar desde 4,5 hasta 8,8 millones de toneladas de dióxido de carbono cada año - equivalente a la eliminación de las emisiones de carbono producidas por los mil millones de coches actualmente en las carreteras del mundo. La declaración también pide la restauración de más de 350 millones de hectáreas de bosques y tierras de cultivo - un área más grande que el tamaño de la India. 

Es un ambicioso compromiso, pero ciertamente no uno vacío. Se viene respaldado con un pago prometido inicial de $ 1 mil millones en incentivos económicos para los países para reducir la pérdida de bosques. Noruega por su cuenta se ha comprometido hasta $ 300 millones para Perú y $ 150 millones a Liberia para apoyar sus esfuerzos de preservación de los bosques, con lo que la ayuda total de Noruega para las iniciativas de clima y bosques hasta el 2020 a cerca de $ 3 mil millones. 

 

APOYO INDÍGENA

La declaración se produce tan sólo seis semanas después de los gobernadores de los estados forestales en todo el mundo se comprometieron a poner fin a la deforestación en sus estados en la Declaración de Río Branco, pero sólo si la financiación internacional se materializa. También atrajo un amplio apoyo de los pueblos indígenas, que no siempre han sido partidarios entusiastas o socios en el pasado entusiastas. 

"Los antiguos administradores de los bosques están de pie y decir que estamos dispuestos a ser socios en esta declaración", dijo Lou Leonard, vicepresidente de Cambio Climático del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), y agregó que también proporciona la diversidad de donantes razones para el optimismo. "Proporciona una imagen más realista y completa de la pérdida de los bosques tropicales y se lleva todos los jugadores adecuados firmado la solución." 

El anuncio se produce un día después de que el Reino Unido se comprometió con £ 144 millones ($ 235 millones) y se dividió entre dos programas diseñados para poner en marcha programas de uso sostenible de la tierra en todo el mundo en desarrollo. La primera, una promesa £ 60 millones (US $ 97 millones) para un nuevo programa llamado las Inversiones en Bosques y Sostenible iniciativa Uso de la Tierra, se utilizará para formar asociaciones público-privadas con las comunidades, los agricultores locales y las empresas locales e internacionales para la gestión de los bosques sostenible y apoyar y fomentar la agricultura que no causa mayor deforestación. 

"A través de este programa, queremos establecer asociaciones con las empresas que se han comprometido a tomar la deforestación de sus cadenas de suministro y queremos trabajar con los pequeños agricultores para ayudarles a cumplir con los nuevos requerimientos del mercado y producen madera, aceite de palma, y otros productos agrícolas de manera que no causen mayor deforestación ", dijo Justine Greening, Secretario de Estado del Reino Unido para el Desarrollo Internacional. "Sabemos que los agricultores de palma aceitera de los pequeños agricultores están recibiendo alrededor de la mitad de la producción que deben ser en comparación a correr profesionalmente plantaciones. Así mediante el apoyo a las inversiones que ayudan a mejorar la productividad de los pequeños agricultores en sus plantaciones existentes, podemos ayudar a los agricultores a aumentar sus rendimientos sin tener que talar más bosque ".  

El segundo, del 84 millones de libras (USD$ 137 millones) estará disponible para el programa de Gobernanza Forestal, Mercados y Clima, que trabaja para cerrar el mercado de la Unión Europea cosechada ilegalmente países madereros y de apoyo en desarrollo en la lucha contra la débil gobernabilidad que permita la deforestación ilegal. El programa ya ha tenido un "impacto transformacional" en países como Indonesia, la República Democrática del Congo y Liberia, dijo. El financiamiento adicional se va a permitir que este trabajo de reforma de gobierno para ser ampliado en 15 países que ya reciben ayudas y ampliar el programa a otros países, dijo Greening. 

"También vamos a ir más allá de la lucha contra el comercio ilegal de madera y mirando a otros productos como el aceite de palma, soja y carne vacuna, porque sabemos que muchos pastos de ganado y plantaciones de aceite de palma y de soja están situados en tierra que fue absuelto de manera ilegal de los bosques , "dijo ella. 

Nuevo compromiso financiero del U.K también apoyará a las organizaciones de la sociedad  civiles locales, en ayudar a las comunidades a adquirir derechos sobre la tierra y las formas de mediar en las disputas entre las comunidades y las empresas, dijo Greening. El Reino Unido ya ha puesto en marcha un programa de 20 millones de libras en Nepal para asegurar los derechos territoriales de las comunidades de montaña. Alrededor del 40% de las tierras forestales en Nepal está ahora bajo control de la comunidad, y la deforestación ha prácticamente terminado en estas áreas (propiedad de la comunidad), con muchas laderas degradadas ya la reforestación. 

Sin embargo, "los derechos comunitarios sobre los bosques siguen siendo la excepción y no la norma en muchos países", dijo. 

Alemania, Noruega y el Reino Unido también se comprometieron a impulsar los incentivos económicos a gran escala como parte de las negociaciones internacionales sobre el clima en París en 2015. 

"Le pregunté a los países y empresas para llevar promesas audaces, y aquí están," dijo el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon. "La Declaración de Nueva York tiene como objetivo reducir la contaminación climática más cada año que los Estados Unidos emite anualmente, y que no se detiene allí. Los bosques no sólo son una parte crítica de la solución climática - las medidas acordadas hoy que reducirá la pobreza, mejorar la seguridad alimentaria, mejorar el estado de derecho, garantizar los derechos de los pueblos indígenas y beneficiar a las comunidades de todo el mundo ". 

La Declaración se basa en los progresos ya realizados por empresas como Unilever, que buscan eliminar la deforestación de sus cadenas de suministro. A través del Foro de Bienes de Consumo (CGF), 400 empresas que representan USD$3000 de los ingresos netos se han comprometido a la fuente de manera sostenible los cuatro productos clave que impulsan la deforestación: el aceite de palma, de soya, de carne y de la madera. 

Jeff Seabright, Director de Sustentabilidad de Unilever y co-presidente del grupo de dirección de la sostenibilidad del CGF, dijo que las empresas como la suya quiere asegurarse de que su producción no vienen a expensas de los bosques. "Esa es una gran tarea y no podemos hacerlo solos", dijo.  

En el último año, el 60% del aceite de palma comercializado a nivel mundial fue de fuentes sostenibles de empresas como Wilmar, Golden Agri-Resources y Cargill - "una muy, muy impresionante señal de demanda en el mercado," dijo Seabright. Estas tres empresas se han comprometido a trabajar juntos en la implementación de sus políticas de abastecimiento-deforestación libre y unido a la indonesia Consejo Empresarial en pedir el presidente indonesio Joko Widodo entrante para apoyar sus esfuerzos a través de la legislación y las políticas en el marco de la declaración. 

La deforestación es responsable de aproximadamente el 14% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, por no hablar de los efectos devastadores que tiene sobre los ecosistemas y la biodiversidad. 

 

SEGUIMIENTO 

Leonard de WWF dijo que es crítico ahora para mantener el impulso de entrar en Lima, donde los países donantes deben primero hacer bien en sus promesas para llenar el Fondo Verde para el Clima, que demostrará la credibilidad de las nuevas promesas. 

"La declaración tiene la oportunidad de ser justo lo que necesitamos en este momento, pero no puede ser todo lo que necesitamos", dijo. "Necesitamos esta a la altura de la promesa. Las acciones de los pueblos indígenas en entrar en esta conversación, el mismo hecho de que el sector privado se está metiendo en la conversación política y la movilización de todo el peso de sus cadenas de suministro y la colaboración entre los gobiernos y los pueblos indígenas que no ha sucedido antes, que es la promesa de la declaración ".

 

 

Gloria Gonzalez es Asociada Senior en el Programa de Carbono del Ecosystem Marketplace. La puedes encontrar en ggonzalez@ecosystemmarketplace.com.

Allie Goldstein es Asistente de Investigación del Programa de Carbono del Ecosystem Marketplace, sitio hermano de Valorando Naturaleza.org. La puedes encontrar en AGoldstein@ecosystemmarketplace.com

Artículo traducido por Valorando Naturaleza

 

Por favor consulta nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si deseas volver a publicar este artículo en otra fuente.

 

 

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.