Los bancos de hábitat: una herramienta de mitigación con alcance creciente en América Latina

18 de abril de 2014 Ciro Calderon

Los bancos de hábitat llevan varios años de uso en numerosos países, y recientemente están surgiendo como alternativa en países como Colombia y en otros países de América Latina; su aplicación práctica, está por verse. FUNDEPUBLICO lanza una infografía para informar el proceso en Colombia. 

 

 

 

A principios de este mes, la entidad colombiana FUNDEPÚBLICO publicó una infografía con la intención de provocar la reflexión sobre el progreso en la implementación efectiva de compensaciones ambientales en Colombia.

Los bancos de hábitat son herramientas de conservación que buscan disminuir la pérdida de ecosistemas y generar un modelo gana-gana con el cual se benefician tanto los ecosistemas las organizaciones, empresas privadas, comunidades; además, permite que éstas sean parte de la gestión y protección de hábitats con el propósito de generar servicios ambientales que posteriormente pueden ser comprados y vendidos a través de créditos ecológicos. Por medio de este mecanismo, los impactos ambientales pueden compensarse comprando créditos ecológicos a aquellos que desarrollen los bancos de hábitat. Este es un mecanismo de ‘pago por resultados’ lo cual asegura la compensación efectiva. El objetivo más claro de esta iniciativa es obtener la no perdida neta de biodiversidad.

El mecanismo es simple, las pérdidas de biodiversidad se calculan y valoran en términos de débitos de biodiversdiad y las ganancias en biodiversidad se calculan y valoran en términos de créditos. Los débitos deben compensarse con la compra de suficientes créditos para contrarrestar las pérdidas y así lograr la “no pérdida neta.”  Y aunque es simple, antes de poder incursionar en la compra de créditos, es necesario que el generador del impacto, haya tomado todas las medidas posibles para prevenir y minimizar los impactos ambientales.

Para lograr los objetivos ambientales esperados, estos bancos de hábitat deben ser desarrollados basándose en las mejores prácticas y las lecciones aprendidas de otros países. Algunos de los asuntos clave a considerar son: la definición de la unidad de medida de pérdidas y ganancias de biodiversidad; la determinación de la unidad de transacción (créditos o certificados), la delimitación del área de influencia, el tamaño mínimo para lograr los beneficios ambientales, la vida útil de los bancos de hábitat, y los procesos y procedimientos para el establecimiento y uso de los bancos de hábitat. 

BANCOS DE HÁBITAT EN COLOMBIA Y EL MUNDO

En Colombia, la obligación de las compensaciones ha estado presente desde 1993 con instrumentos como las compensaciones ambientales, sin embargo no existe ningún registro de como éstas se han realizado. FUNDEPÚBLICO ahora propone la implementación de los Bancos de Hábitat, mecanismo que en otros países ha demostrado hacer más eficientes los procesos de compensación ambiental al facilitar el cumplimiento de las medidas de compensación por parte del sector productivo, así como el control y vigilancia por parte de las autoridades ambientales. 

Este mecanismo está siendo implementado alrededor del mundo, principalmente en Alemania y Estados Unidos, aunque también incursionan países como Australia, Francia, Reino Unido y España. En todos los países, existen requerimientos técnicos, jurídicos, y financieros a pesar de que las especificidades varían de país en país. Así mismo, la duración de los bancos varía ampliamente: en Estados Unidos y Australia se decretan a perpetuidad, mientras que en Alemania, Reino Unido y Francia se plantean a periodos más cortos de entre 20-30 años. 

Recientes artículos hablan del estado crítico en el que se encuentran diversos ecosistemas en muchos países, incluido Colombia, y de lo urgente que resultan emprender acciones inmediatas para contrarrestar fenómenos como sequías, inundaciones, erosión y deforestación que cada vez son más comunes y frecuentes. En este contexto, la propuesta de los bancos de hábitats se vuelve relevante al ser una opción viable e incluyente, que de tener los mecanismos de implementación adecuados, puede proveer resultados palpables. 

 

Ciro Calderón es Asistente de Proyecto en Valorando Naturaleza, con sede en Baja California Sur, México. Lo puedes encontrar en ccalderon@valorandonaturaleza.org.

Favor de consultar nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si desea volver a publicar este artículo en otra fuente.

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.