Los Peruanos le apuntan a la cohesión regional en el tema de las compensaciones por pérdida de biodiversidad

15 de julio de 2013 Mariana Sarmiento

Los gobiernos de Perú, Colombia y Chile se enfrentan a  niveles sin precedentes de proyectos de desarrollo, muchos de ellos en zonas ambientalmente sensibles y valiosas. Esta semana, se reúnen con el sector privado y los ambientalistas para avanzar en desarrollo de políticas sobre compensaciones por pérdida de biodiversidad.

A finales del año pasado, Colombia expidió una norma sobre la "no pérdida neta de biodiversidad" - que aplica a toda una serie de proyectos. La norma significa que todas las carreteras, minas, y los oleoductos que afectan hábitat deben restaurar o rehabilitar hábitat de igual o mayor valor. Esta es una clara respuesta al aumento de proyectos de infraestructura y las industrias extractivas, y un primer paso hacia la generación de compensaciones por pérdida de biodiversidad.

Con los precios del oro alrededor de US$1.300 por onza, la demanda de energía en subida, y las inversiones en infraestructuras tan altas como nunca, Colombia, Perú y Chile enfrentan amenazas significativas a su patrimonio natural, y cada uno está explorando diferentes formas de asegurar que cualquier pérdida de hábitat o de biodiversidad sea compensada. Esta semana, el Ministerio del Ambiente (MINAM) del Perú está organizando una reunión en Lima con el fin de generar una reflexión en torno a los avances de los tres países para comprar y contrastar los enfoques, y posiblemente  armonizarlos para generar compensaciones efectivas.

Bajo el título "Políticas y estándares de compensación ambiental y de EIA: herramientas para la conservación y proyectos de inversión conjunta", el taller tendrá lugar el martes y miércoles en Lima, y tiene como objetivo promover la cooperación interinstitucional en la creación de normas y políticas ambientales, y las evaluaciones de impacto ambiental.

La reunión ha recibido atención significativa por parte del sector privado, en parte debido a que la Corporación Financiera Internacional (IFC, el brazo del sector privado del Banco Mundial) ha desarrollado nuevos estándares de desempeño que le imponen el requerimiento a sus clientes que generan un impacto en el "hábitat natural" de demostrar que no generan" pérdida neta" de la biodiversidad. Aquellos que afecten "hábitat crítico" deben seguir lineamientos aún más estrictos: tienen la obligación de demostrar la "ganancia neta" de biodiversidad.

Además de los gobiernos de los países, también realizarán presentaciones representantes del IFC,  los representantes del Programa de Compensaciones de Negocios y Biodiversidad (BBOP), la Agencia Alemana para el Desarrollo (GIZ), Wildlife Conservation Society (WCS), entre otros.

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.