Mesas redondas sobre productos básicos : Katoomba 19 muestra el papel del consumidor

25 de marzo de 2014 Anne Thiel

Ha pasado una década desde la primera vez que los productores de soya, aceite de palma y otros cultivos se sentaron en la misma mesa con organizaciones ambientales; pero los resultados hasta ahora no han sido muy prometedores. La pregunta ahora es, ¿son los consumidores el eslabón más débil - o el eslabón perdido?

Supuestamente fue el rey Arturo quien lo inventó, y él y todos sus caballeros se sentaban en ella: sin cabeza para que todos los de la mesa tendría el mismo estatus – la Mesa Redonda.

Hoy en día, las mesas redondas se han vuelto bastante comunes – en particular en el mundo de la sostenibilidad, donde existen varios ejemplos como la Mesa Redonda del Aceite de Palma Responsable, la Mesa Redonda de la Soya Responsable, la Mesa Redonda Global de Ganadería Responsable (GRSB, por sus siglas en inglés), Iniciativa para una Mejor Caña de Azúcar (Bonsucro), la Mesa Redonda de los Biocombustibles Sostenibles, y la Iniciativa para un Mejor Algodón, entre otros. Estas mesas redondas han existido por casi una década, y están diseñadas para generar un consenso sobre la manera más sostenible de desarrollar los cultivos más perjudiciales para el ambiente pero a la vez, los más lucrativos. Sus antecedentes, buenos y malos, sus logros, y sus deficiencias son el énfasis de la reunión Katoomba Número 19, la cual se llevó a cabo la semana pasada en las Cascadas de Iguazú, en la frontera de Brasil y Argentina.  

Esta es la primera de dos reuniones Katoomba que ocurrirán en América Latina este año, y esta se enfoca en la necesidad de aumentar el trabajo en las cadenas sustentables de abasto.

 

EL CONCEPTO DE LA MESA REDONDA

Estas mesas redondas se basan en el reconocimiento de que la población mundial será de aproximadamente 9 billones de personas en el 2050, y con ella la demanda de alimentos, combustibles y fibras crece continua e incesantemente. Por lo tanto, es necesario asegurar la disponibilidad de dichos recursos en el futuro.

Dado que estos recursos son utilizados por 7 billones de consumidores y existen 1.4 billones de productores, es todo un reto influenciar la producción sostenible. La mesas redondas sobre productos básicos están dirigidos a aquellas compañías que controlan una porción significativa del comercio y demanda de los productos y que manejan casi la mitad de la producción. Para acelerar el proceso aún más, la idea era de convocar a las diferentes partes interesadas: productores, comerciantes/negociantes, fabricantes, vendedores, banqueros/inversionistas, y miembros de la sociedad civil para desarrollar e implementar estándares de producción sostenible en los productos.

Más allá de esta meta, el trabajo en cada una de las mesas redondas difiere considerablemente.

 

DIFERENTES ENFOQUES

Algunos de estos esfuerzos, como el de la Mesa Redonda para Carne Sustentable, limitan sus metas a facilitar un “diálogo global para avanzar el continuo mejoramiento en la sustentabilidad de la cadena de valor global de la carne”.  Otras, como la Mesa Redonda para el Aceite de Palma Responsable y la Mesa Redonda para la Soya Responsable, incluyen el desarrollo de estándares para la producción responsable de sus respectivos productos básicos; también han desarrollado un sistema de certificación que indica cuales productos fueron producidos sustentablemente y trabajan para construir un mercado para ellos.

Para cumplir con el estándar la Mesa Redonda de Soya Responsable, por ejemplo, los productores no deben de convertir áreas con alto valor de conservación para propósitos de producción, también deben de usar las mejores prácticas de manejo, asegurar condiciones laborales justas, y respetar los reclamos de tenencia de tierra. Si los productores se apegan o no a estos estándares, es verificado por auditores externos; los estándares de la Cadena de Custodia permiten la verificación de si los productos en el mercado realmente contienen soya producida responsablemente.

 

¿REALMENTE EFECTIVO?

Al saber que los recursos naturales siguen disminuyendo rapidamente, inevitablemente surge la pregunta sobre qué tan efectivos realmente son estos estándares.

Los críticos argumentan que los estándares establecidos son “bajos y ambiguos”, no vinculantes, y que la transformación de los mercados se vuelve demasiado ammigable para la industria o, en el caso de la Mesa Redonda para Aceite de Palma Sustentable, no merecen ser llamadas “sustentables” ya que no protegen efectivamente áreas secundarias y pantanos del riesgo de la deforestación.

Incluso aquellos que crean los estándares admiten que éstos presentan lo mínimo de lo necesario, pero los productores – a pequeña y a gran escala – sostienen que los requerimientos son demasiado estrictos.

Estos puntos de vista divergentes demuestran que la fuerza de las mesas redondas, el enfoque multi-actor, puede ser también su debilidad. Perspectivas que difieren ampliamente y la necesidad de obtener un consenso significan inevitablemente que el cambio hacia la producción más sustentable vendrá lentamente y que el parámetro tendrá que ser puesto por debajo de lo que algunos en las mesas quisieran.

 

EL PAPEL DEL CONSUMIDOR – ¿EL ESLABÓN PERDIDO O EL MÁS DÉBIL?

Algunos han argumentado que el modelo multi – actor no es lo suficientemente “multi”, que al tener a la sociedad civil en la mesa no se creará la presión necesaria para crear estándares que realmente resulten en sustentabilidad.

Otros, incluyendo a Darrel Webber, Secretario General de la RSPO, argumenta que, con pocas excepciones, la adopción de productos certificados por parte de los consumidores ha sido demasiado lenta y no ha creado la presión adicional necesaria desde ese punto del espectro para acelerar el lento ritmo del cambio.

Sin importar quien tiene la razón, ambos lados parecen estar de acuerdo con el hecho de que el consumidor juega un papel crítico en todo esto – una noción que parece ser apoyada por el hecho de que aquellas compañías que más recientemente han hecho cambios/compromisos drásticos hacia la sustentabilidad en su cadena de suministro son compañías orientadas al consumidor.

 

UN ACERCAMIENTO ESTRATEGICO HACIA LAS CADENAS DE SUMINISTRO

El Dr. Jason Clay de la organización no gubernamental WWF, presenta (en inglés) su punto de vista sobre estrategias de varios grupos trabajando conjuntamente. Escuche aquí la perspectiva de trabajo conjunto en cuanto a la sustentabilidad.

 

Anne Thiel es la Coordinadora de Comunicaciones de Forest Trends. Antes de unirse a Forest Trends, ella trabajó para el Instituto de Recursos Mundiales como asistente ejectivo, coordinador de desarrollo, y asociado a manejo de proyecto.

Puedes encontrarla en athiel@forest-trends.org.

Artículo traducido por Valorando Naturaleza

Favor de consultar nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si desea volver a publicar este artículo en otra fuente.

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.