Misión: lograr la deforestación y degradación netas cero en 2020

28 de mayo de 2015 Mercados de Medio Ambiente

Cada mes, el programa de sesiones de aprendizaje online sobre los Bosques y el Clima de WWF ofrece cada mes la oportunidad de compartir conocimiento y experiencias de los proyectos REDD+ a través de la organización de un webinario. El último convocado ha sido en torno al objetivo de lograr la deforestación y degradación netas cero.

 


*Este artículo fue publicado originalmente en Mercados de Medio Ambiente.

Cabe recordar que los países firmantes de la Declaración de Nueva York sobre los Bosques en septiembre de 2014 establecieron la meta de reducir a la mitad la tasa de pérdida forestal mundial en 2020 y acabar con la deforestación totalmente para 2030. Por su parte, desde WWF lanzan un desafío más ambicioso: lograr la deforestación y la degradación netas cero en 2020.

Así, durante el webinario se presentaron los hallazgos realizados por los especialistas de la filial británica de WWF (WWF UK) y otros asesores climáticos al evaluar hasta qué punto los objetivos nacionales actuales para reducir la deforestación y restaurar los bosques nos acercan al objetivo de alcanzar la deforestación cero.

Steve Cornelius, asesor jefe sobre Cambio Climático de WWF UK, comenzó su intervención explicando que la tasa de deforestación sigue aumentando a un ritmo muy rápido: «cada dos segundos, se deforesta superficie equivalente al tamaño de un campo de fútbol». A lo largo de un año, este ritmo supondría la deforestación de una superficie siete veces el tamaño de Gales.

La deforestación es la segunda mayor causa de la emisión de gases de efecto invernadero a escala global, dado que es responsable de entre un 16 y un 19 % del total de las emisiones de GEI. La primera causa es la quema de combustibles.

«Entre los principales causantes de la deforestación están la agricultura, la tala, la construcción de infraestructuras, la minería, las complejas interacciones entre los procesos sociales, económicos y políticos, los precios de las materias primas, el crecimiento poblacional…».

Un dato positivo que hemos detectado en Brasil es que se ha logrado desacoplar la producción agrícola del rango de deforestación: mientras la producción agrícola ha crecido, la deforestación ha disminuido.

11 frentes de la deforestación

Del análisis llevado a cabo por WWF junto con un panel de expertos asesores se han identificado 11 frentes de deforestación, 10 de ellos están en los trópicos. «El 80 % de las estimaciones de deforestación van a suceder en estas áreas, por ese motivo han sido clasificadas como los 11 frentes de la deforestación», apuntó Cornelius.

Estos lugares albergan algunas de las especies de vida salvaje y ecosistemas más ricos del mundo, por lo que es importante trabajar por su conservación.

«Para 2030, se estima que se producirá una pérdida de bosque de entre 120 000 y 170 000 hectáreas en los 11 frentes localizados, por lo que debemos centrar los esfuerzos internacionales en estas zonas», advirtió el especialista.

Las oportunidades

Ante el escenario descrito, ¿qué oportunidades tenemos para frenar la deforestación? «El año 2015 es un año importante, durante el que están teniendo lugar un par de procesos a escala global: la búsqueda del acuerdo universal sobre el cambio climático para la COP 21 de París y la agenda post-2015 que aspira a lograr un consenso en torno a los Objetivos del Desarrollo Sostenible el próximo septiembre en Nueva York. Ambos procesos son interdependientes, esto es, sin un desarrollo sostenible, la acción para hacer frente al cambio climático no es viable y viceversa».

Estos dos procesos contribuirán a que se avance en el cese de la deforestación.

«Desde WWF se ha lanzado el reto de lograr la deforestación y degradación netas cero para 2020, una meta ambiciosa para los próximos cinco años. Y, por otro lado, el pasado septiembre en la Cumbre sobre el Clima de Nueva York presidida por Ban Ki-moon, secretario ejecutivo de Naciones Unidas, varios gobiernos, entidades de la sociedad civil y empresas se comprometieron a trabajar por reducir a la mitad la deforestación global para 2020 y a terminar con la deforestación de los bosques en 2030. Estos objetivos implican que se restauren 350 millones de hectáreas de bosque al año».

Otros datos avanzados por el experto son que «aunque algunos países han realizado avances importantes para disminuir la deforestación, los bosques están en riesgo a escala global».

Por su parte, Michael Wolocin, experto en cambio climático de una pequeña consultora de Washington llamada Climate Advisers, compartió con los asistentes del webinario que el escenario marcado en la actualidad sobre un acuerdo global climático dejará una gran brecha. Así, mostró una diapositiva en la que se recogían las ambiciones globales en materia climática, tanto los compromisos históricos basados en el “business as usual”, como los adquiridos de cara a la Cumbre de París, como otras más ambiciosas realizadas por algunos países, la senda que debería seguir el mundo para limitar el aumento de la temperatura planetaria a los 2 ºC y las previsiones que ellos tienen acerca de lo que sucederá en 2030.

Así, «a pesar de que los países consigan cumplir las Contribuciones Nacionales Previstas y Determinadas (INDC, por sus siglas en inglés, esto es, los planes de reducción de emisiones), lo que se consideran unos compromisos ambiciosos, aún existe una brecha significativamente grande (del 50 %) entre el lugar al que llegaremos y aquel al que necesitamos llegar», llamó la atención Wolocin.

Sin embargo, el experto estadounidense se mostró optimista al decir que «la colaboración a escala global es la pieza clave que nos ayudará a recortar esa brecha».

Ante este panorama, los bosques son unos actores esenciales para llevar a cabo una acción conjunta que contribuya a reducir esa brecha. En el análisis realizado, queremos dar respuesta a ¿qué cantidad de emisiones de GEI se podría reducir mediante acciones relacionadas con los bosques? ¿cuánto se han conseguido disminuir dichas emisiones hasta ahora? ¿y cuánto más se podrían reducir gracias a los bosques?, puntualizó el especialista.

Durante el análisis, se han evaluado los indicadores empleados por los países para monitorizar y realizar el seguimiento de la situación de sus bosques, así como los compromisos de conservación, disminución de la deforestación y reducción de emisiones tanto de los gobiernos centrales como de los regionales.

Los criterios tenidos en cuenta para realizar el análisis de la situación de los bosques en los países analizados (14 en total, aquellos que se encuentran en el área formada por los 11 frentes de deforestación mencionados, que ocupan entre un 51 y un 61 % de la masa forestal tropical del planeta) han sido principalmente cinco: frentes de deforestación, extensión de la deforestación, pérdida de bosque, extensión de la cubierta forestal y extensión de la pérdida de la cubierta forestal.

Entre los compromisos analizados, se han tenido en cuenta en qué situación se encuentran las naciones respecto al Compromiso de Copenhague, la Declaración de Nueva York sobre los Bosques, los componentes sobre la restauración de los bosques naturales de las promesas realizadas en Bonn, la Declaración de Rio Branco y algunos planes y estrategias nacionales del sector forestal.

Algunas de las conclusiones principales del análisis desarrollado por WWF UK y Climate Advisors son:

  • si los compromisos nacionales se cumplen, reducirán un 40 % la pérdida neta de bosques (alrededor de 3,9 millones de hectáreas) en 2020 y un 30 % para 2030 (unas 2,8 millones de hectáreas).
  • Además, la reducción de las emisiones de GEI asociadas a los bosques será del 45 % en 2020 y del 52 % en 2030.
  • Para lograr la deforestación cero de cara a 2020, aún queda mucho trabajo por hacer; aún cuando los países desarrollados suministren la ayuda y recursos necesarios a los países en desarrollo y emergentes para avanzar en esta dirección.

La conclusión fundamental de este estudio es que «tenemos la oportunidad de estructurar las promesas de manera que hagan viable el objetivo de lograr la deforestación y degradación netas cero de los bosques. ¿Cómo?

  • Mediante la preparación y finalización de los planes climáticos por parte de todos los países este 2015;
  • la inclusión de un objetivo temporal para alcanzar la deforestación neta cero por parte de todas las naciones relevantes;
  • la cuantificación clara por parte de los países en desarrollo de sus objetivos de emisiones relacionadas con los bosques, la adopción de compromisos adicionales en materia de reducción de emisiones condicionadas a lograr la financiación adecuada y la evaluación de cómo las metas sobre emisiones impactarán en las áreas forestales;
  • la cuantificación clara por parte de las economías emergentes sobre los respectivos objetivos sobre mitigación, incluidos los bosques; la inclusión de objetivos adicionales de mitigación susceptibles de ser alcanzados a través de asociaciones con países desarrollados;
  • La aceleración de la financiación a proyectos dirigidos a la protección de los bosques pre-2020 para lograr la escala adecuada que haga posible los ambiciosos compromisos ya establecidos.

Los resultados de este estudio serán publicados el próximo 1 de junio. Cabe subrayar que desde WWF están tratando que el sector de la tierra sea incluido en las Contribuciones Nacionales Previstas y Determinadas (INDC), en especial en los casos de los países en los que los bosques juegan o pueden jugar un papel determinante en sus respectivos balances sobre emisiones de GEI.

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.