National Geographic: Invirtiendo en doseles forestales esenciales

16 de febrero de 2014 Allie Goldstein

National Geographic lleva mucho tiempo en el negocio de crear lo que economistas ambientales llaman el "valor de existencia" - hacer que la gente se interese por la sobrevivencia de lugares que nunca visitarán en su vida. Ahora, ellos están usando compensaciones de carbono como parte de una estrategia para reducir emisiones operacionales mientras invierten en algunos de los lugares espectaculares que aparecen en sus páginas.

National Geographic Society es quizás mejor conocida por su revista, la cual transporta a sus lectores alrededor del mundo por medio de sus impresionantes fotografías. Sus páginas (tanto impresas como digitales) ofrecen imágenes de leones acechando su presa en el Serengeti, un vagón de tren cargado de gente en Bangladesh, una ciudad antigua en Myanmar vista desde un globo aerostático, o un glaciar de 15 pisos de altura en Islandia, derritiéndose rápidamente. Aunque la mayoría de los lectores nunca visitarán estos lugares, los fotógrafos dan un punto de vista indirecta, y a su manera, crean valor. Este valor es intrínseco, pero también puede ser traducido en dólares reales conforme la gente hace tours de ecoturismo o dona dinero para conservación o - tal como National Geographic espera - paga un poco más por ayudar a la organización en volverse neutral en carbono.

"Algunas personas no van a estar cómodas con usar compensaciones de carbono para contrarrestar sus emisiones de gases invernadero", admite el Oficial en Jefe de Sustentabilidad de National Geographic Hans Wegner. "Pero creemos que son formas viables de tratar con esas emisiones que no podemos eliminar en nuestras operaciones. Mientras sean certificadas, auditadas y contabilizadas correctamente por terceros, las consideramos como una herramienta importante".

National Geographic compra compensaciones de carbono para neutralizar aspectos particulares de sus operaciones: compensaciones de un proyecto de reforestación en Panamá cubren emisiones de gases naturales en sus edificios; compensaciones de proyectos de deforestación evitada (REDD) en Brasil cubren emisiones de viajes de negocio; y compensaciones de otro proyecto REDD en el Valle Yaeda en Tanzania cubren emisiones de sus operaciones de viajes de aventura en el área. En general las organizaciones sin fines de lucro conformaron menos del uno por ciento de la demanda de compensaciones de carbono forestal en 2012 de acuerdo con el reporte del Estado de los Mercados de Carbono Forestal 2013, pero reconocidas organizaciones conservacionistas como National Geographic a menudo se insertan en las grandes ligas debido a su visibilidad- y su influencia en el mercado.

Las organizaciones de conservación también tienden a tener un entendimiento más profundo de los amplios beneficios ecológicos de la conservación forestal. La mayoría de los proyectos que la National Geographic ha apoyado por medio de compras de compensaciones han sido basados en forestería, debido quizás al enfoque del comité de sustentabilidad en los co-beneficios. Wegner está dispuesto a pagar un poco más por proyectos que secuestran carbono forestal mientras también expanden hábitat para especies amenazadas, tanto flora como fauna.

“El proyecto en Panamá del cual compramos compensaciones (para el gas natural de nuestro complejo) se acerca a cumplir nuestro sueño de un dos-por-uno o tres-por-uno, dice. “Está enfocado en restaurar bosques mixtos de 30 especies indígenas en 25.000 acres en lo que actualmente es pastizales para ganado. Esto añadirá capacidad de absorción de carbono, pero también expandirá el hábitat para el ocelote y las especie regional de mono araña, aumentando su viabilidad futura en Panamá”.

Para sus excursiones de turismo, la National Geographic incluye el costo de compensaciones de carbono en los viajes, pasándolo por lo tanto a sus clientes. Pero para sus otras iniciativas de compensaciones, la organización paga sus cuotas ella misma. Wegner dice que esto no ha sido un problema ya que el comité de sustentabilidad hasta ahorita ha ahorrado mucho más de lo que ha gastado. El comité, formado en 2007, es conformado desde las bases: por algunas docenas de voluntarios dentro de la organización que buscan metas sustentables además de sus responsabilidades cotidianas. La década pasada, el comité orientó a la National Geographic en la reducción del consumo de electricidad en un 16.7%, uso de agua en un 35.8% y gas natural en un 17.4%.

 

El equipo Verde de la National Geographic Society es un grupo de voluntarios de dentro de la organización que ha alcanzado innumerables iniciativas, desde iniciar los “Martes de mercado de granja” hasta lograr una evaluación del ciclo de vida de la revista. El jefe de la Oficina de Sustentabilidad Hans Wegner (de rodillas a la izquierda) está impulsando hacia la neutralidad de carbono.

El equipo Verde de la National Geographic Society es un grupo de voluntarios de dentro de la organización que ha alcanzado innumerables iniciativas, desde iniciar los “Martes de mercado de granja” hasta lograr una evaluación del ciclo de vida de la revista. El jefe de la Oficina de Sustentabilidad Hans Wegner (de rodillas a la izquierda) está impulsando hacia la neutralidad de carbono. Foto: Laura Wallach, National Geographic.

 

Muchas de estas reducciones fueron alcanzadas sacándole provecho a cosas sencillas, tales como apagar los calentadores durante horas fuera de trabajo, cerrando los edificios durante 10 viernes durante el verano, y recibir entregas de productos de oficina una vez a la semana, en vez de cada vez que se ofreciera. La Sociedad se ha enfocado particularmente en reducir su uso de energía en los últimos 7 años. Las iniciativas para reducir el uso de electricidad y agua han producido ahorros de entre USD$550.000 y $600.000 al año. Reducción de costos como estos hacen más fácil “vender” el gasto de USD$54.000 en compensaciones el año pasado (y otros USD$70.000 en Créditos de Energía Renovable). Cuando se lo restas a lo ahorrado, el “costo de las compensaciones podrían considerarse gratuitos” dice Wegner.

La meta final del comité de sustentabilidad es conducir a la National Geographic hacia la neutralidad de carbono, y Wegner preferiría hacerlo por completo por medio de reducciones directas. Pero debido a que la gran mayoría de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de la National Geographic (cerca del 95% de ellas) son emisiones de enfoque 3 – de la cadena de abastecimiento de papel – abordarlas requiere que sus proveedores cambien sus prácticas. La organización está involucrando a sus proveedores en una misión para imprimir en fibra 100% certificada, trabajando con propietarios de tierras a lo largo del suroeste de los Estados Unidos para certificar 10 millones de acres de bosque para el 2017. Pero reducir el CO2 de la cadena de abastecimiento del papel – desde la semilla, a la tala, a la imprenta – es difícil. Por ahora, las compensaciones son una parte necesaria de la foto.

Mientras el comité de sustentabilidad opta por la compra de compensaciones sólo cuando no “tiene alternativa” de reducciones de emisiones internas, Wegner aclara que si la National Geographic va a compensar, la organización lo va a hacer de la mejor manera. “Trabajo muy duro para asegurarme que los desarrolladores de proyectos me den todos los detalles, y envío la documentación a Deloitte, que es nuestro auditor de carbono” dice. “La ultima cosa que quiero para nuestra organización, que ha ganado credibilidad, es que parezca como que no está actuando creíblemente en esta área”.

La National Geographic ha trabajado con vendedores de compensaciones Native Energy y CarbonFund para abastecer sus proyectos, y normalmente los mantienen en su lista por dos o tres años. Pero la organización está abierta a nuevos canales para encontrar proyectos. Wegner está emocionado por un participante del programa de Emerging Explorer de la National Geographic quien sugirió un proyecto de recuperación forestal alrededor de un perico amenazado. “Si podemos hacer que un proyecto como ese se certifique, luego podemos invertir nuestros dólares de compensación en proyectos que son muy “Nat Geo” en su naturaleza”, dice Wegner. “Quisiera llegar al punto en donde nuestros miembros puedan participar al promocionar proyectos en los continentes o países donde viven, ya que así se vuelve relevante para ellos.”

 

 

Allie Goldstein es Asistente de Investigación del Programa de Carbono del Ecosystem Marketplace, sitio hermano de Valorando Naturaleza.org. La puedes encontrar en AGoldstein@ecosystemmarketplace.com

Artículo traducido por Valorando Naturaleza

Por favor consulta nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si deseas volver a publicar este artículo en otra fuente.

 
©Copyright 2016, Forest Trends Association. All Rights Reserved.