Nueva tarjeta de crédito busca estimular la compensación de carbono por medio de compras individuales

27 de abril de 2015 Katy Slater

 

Los individuos han sido tradicionalmente una fuente minúscula de la demanda en los mercados voluntarios de carbono. Una nueva empresa llamada Sustain: Green es la esperanza de cambiar eso, ofreciendo a los consumidores una tarjeta de crédito que, sobre la estructura tradicional de recompensar al cliente, hace que puedan financiar la compra de bonos de carbono.

 

 ¿Quieres algunas compensaciones de carbono con esas patatas fritas?

Puede parecer una pregunta tonta, pero si Sustain:Green halla la manera, una parte del dinero generado por las compras realizadas por sus clientes - incluso papas fritas - encontrará su camino en los mercados voluntarios de carbono. 

Sustain:Green espera utilizar  estructuras típicas de recompensas a clientes, que son ofrecidos por las compañías de tarjetas de crédito, como dinero en efectivo, y dirigir los fondos a la compra de créditos de carbono certificados.

El CEO de Sustain:Green, Arthur Newman, trabajó previamente en Wall Street y se centró en el mercado de cap and trade de los Estados Unidos y el uso de compensaciones de carbono para compensar las emisiones de carbono como un ex socio de Carbon Capital Advisors. Él cita este experiencia trabajando con grandes organizaciones en el mercado de carbono como fuente de inspiración para el desarrollo de la tarjeta de crédito.

Newman reconoció el alcance limitado de acciones individuales en el mercado de compensaciones, y quería crear una oportunidad para que las personas a tomar medidas como las organizaciones hacen. Una vez que las personas han tomado medidas básicas para reducir su huella de carbono, por ejemplo, el cambio de bombillas viejas por nuevas bombillas más eficientes, se convierte progresivamente más difícil y costoso para reducir su impacto ambiental.

Mercado sin explotar? 

Compensar las compras individuales han sido pequeños contribuyentes al volumen total de las transacciones del mercado voluntario de carbono. En 2013, Ecosystem Marketplace encontró que poco más de 200.000 toneladas de dióxido de carbono equivalente (tCO2e) fueron realizados por personas naturales, con un precio medio de USD$17,4 dólares / tCO2e. A modo de comparación, el mercado de bonos de carbono global tramitado 76 millones de desplazamientos en 2013, con un precio promedio de USD$ 4.9 / tCO2e. 

Cuando se le preguntó sobre el tamaño relativamente pequeño del mercado individual, Newman se apresura a señalar los desafíos para la conexión de las personas al mercado de carbono. Él señala que las compensaciones no se han comercializado a los consumidores de una manera exitosa.

"Algunas aerolíneas ofrecen compensaciones después de haber comprado un billete de avión, pero creemos que en transacciones  de compra con precios sensibles como lo es la compra de billetes de avión, es mal momento para estar pidiendo un consumidor a gastar más dinero", dijo.

Además, la capacidad de comprar compensaciones de diferentes empresas basadas en diferentes estándares de verificación puede ser confuso para los que no están bien versados en los matices de las compensaciones de carbono. Preguntas sobre la transparencia y lo que estaba siendo comprado también pueden haber obstaculizado el mercado.

"La gente a menudo han tenido poca transparencia en lo que sus compensaciones van a financiar y cómo el dinero se iba a utilizar", dijo Newman. "La transparencia no fue alta en muchos casos, cuando nació el mercado hace una década."

Rápido y fácil

La empresa comenzó con la idea de hacer compensaciones conveniente y libre, dijo. Lo que Sustain: Green está tratando de hacer con su tarjeta de crédito y el consumidor individual es que compensar sea lo más fácil, transparente y barato posible. 

Mientras que las compensaciones no son gratis para Sustain:Green, han ido tan lejos como posible para que las compensaciones que compran sean gratuitas para sus clientes. "La diferencia con la tarjeta Sustain: Green es que estamos dando las compensaciones de forma gratuita como recompensa", dijo Newman "La gente no se les cobra demás, y no hay una cuota anual por tener la tarjeta. Además, las recompensas se vinculan automáticamente al gasto ".

Para ello, la tarjeta, que está respaldada financieramente por el Banco de Comercio, ofrece lo que resulta ser el equivalente a 2,7% de reembolso en efectivo en las compras, sin incluir las 5.000 libras que reciben los usuarios de la primera compra. Pero en lugar de los consumidores que reciben dinero en efectivo para comprar compensaciones individuales, el dinero será utilizado por Sustain:Green para la compra de compensaciones a través del Registro Americano de Carbono (ACR por sus siglas en inglés). ACR es una empresa sin fines de lucro de Winrock International centrado en el desarrollo de normas y métodos de compensación de carbono, y también sirve como centro de intercambio para registrar, verificar y supervisar los proyectos de compensaciones, y las compensaciones de emisión de proyectos. 

"Realmente me gusta el concepto de que la gente realmente no tiene que hacer nada", dijo Mary Grady, Director de Desarrollo de Negocio de ACR, que se aseguró y ya ha utilizado la tarjeta Sustain:Green. "Todo lo que están haciendo es vivir su vida normal y hacer compras y mientras que están haciendo eso, están compensando. Creo que es muy interesante y espero que será un éxito ". 

A medida que más consumidores se inscriben y empiezan a usar la tarjeta, Sustain: Green “llenará un 'cubo' de dinero para proporcionar financiación inicial para conseguir proyectos en marcha." Una vez que el cubo este suficientemente lleno, Winrock International y ACR sugerirán proyectos para que Sustain:Green invierta. Los tarjetahabientes también podrá sugerir  proyectos que serán vetados por ACR, y luego toda la información será puesta en el sitio web de Sustain: Green y los tarjetahabientes podrán votar por los proyectos que quieren financiar .

La tarjeta tiene otro beneficio ambiental añadido de ser biodegradable. Esto era algo Sustain: Green persigue específicamente, porque Newman dice "gente pasa por alto la cantidad de tarjetas de crédito que botan cada año - son alrededor de quinientos millones de tarjetas de crédito y débito cada año."

 La nueva tarjeta se comercializa como biodegradable, compostable, pero puede ser un mejor término. "Se tarda unos seis meses en biodegradarse, y sólo tiene que entrar en contacto con las bacterias del suelo, todo lo que tienes que hacer es cortar hacia arriba y enterrar en la tierra", dijo.

Conseguir esos kilos de carbono

Haciendo números, la MasterCard de Sustain: Green compensa dos libras de CO2 por cada dólar gastado por el consumidor, y compensará otros 5.000 kilos de CO2 si la primera compra se realiza dentro de los 90 días de la apertura de la cuenta. Además, si los consumidores gastan USD$1.250 dólares en un trimestre, Sustain:Green retirará 2500 libras de compensaciones como un bono, hasta por un total de 10.000 libras adicionales de CO2 al año. El bono sería adicional a las compensaciones ganadas por el consumidor para hacer compras en la tarjeta. 

En comparación, si las compensaciones de carbono fueron compradas por separado por los consumidores a través de la tienda de compensar SustainGreen, una cantidad equivalente de compensaciones de carbono le costaría al consumidor USD$136 en base a los USD$15 por tonelada compensaciones de precios para vender en la tienda online.

Sólo tienes que hacerlo (para salvar la selva tropical)

Sustain: Green se asoció con Mata no Peito, una iniciativa de la coalición para apoyar a las organizaciones y comunidades para proteger y replantar los bosques en todo el Brasil. Mata no Peito se financia mediante la amortización de las compensaciones de carbono de Nike, los creadores del proyecto. Cuando Sustain: Green, o cualquiera de los otros participantes, las compras y retira ciertas compensaciones de carbono, todo el dinero se dona al fondo no Peito Mata, que ofrece inversiones con capital para proyectos en la selva brasileña.

"Es una especie de una doble victoria", dijo Grady de Sustain: Green la participación  en la Mata no Peito de Nike.

Newman describe la organización como "efectivamente un pedal de arranque para la selva brasileña. Ellos vienen con soluciones basadas en el mercado para la deforestación. En otras palabras, están en busca de las causas fundamentales de la deforestación, y tratar de desarrollar proyectos que aborden las causas de la deforestación y algunos de los impedimentos para la reforestación. El dinero que se dona obtiene los proyectos fuera de la tierra, y los proyectos están diseñados para generar sus propias compensaciones, que luego son vendidos a proporcionar financiamiento continuo. "

La tarjeta es todavía relativamente nueva, y está ganando usuarios que en última instancia, financian los proyectos de conservación en la Amazonia. Newman espera que los usuarios verán el beneficio de usar la tarjeta de crédito para comprar sus necesidades y las compensaciones de carbono al mismo tiempo. 

Mediante el uso de la tarjeta, no sólo son consumidores de compensación de su huella de carbono, sino que también están ayudando a financiar preservación de la selva sin tener que cambiar su comportamiento mucho más allá de la elección de qué tarjeta a utilizar para las compras.

"Esta es una manera de comprometerse a hacer algo, y sucede de forma automática, sin problemas", dijo. "Usted no tiene que preocuparse por las reglas “raras” con tarjetas de devolución de dinero. Automaticamente es una muy buena manera de decir que estoy haciendo un compromiso, esto es algo que creo que es importante, y estoy usando esta tarjeta como una forma de hacerlo ".

 

Katy Sater Anteriormente fue asistente de investigación de Mercados Ambientales.

Artículo tranducido por Valorando Naturaleza

Favor de consultar nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si desea volver a publicar este artículo en otra fuente.

 

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.