Paiter Surui hace un balance del Fondo comunitario encargado de administrar las finanzas

23 de enero de 2015 Steve Zwick

A finales de 2013, el pueblo indígena Paiter-Surui de la Amazonía ganaron las compensaciones de carbono para la protección de sus bosques, y el Fondo Surui - que es un aparato de gobierno desarrollado para administrar las finanzas de la comunidad - comenzaron a desembolsar esos ingresos internos en 2014. Algunos líderes de las aldeas y de clan sin embargo, dicen que el Fondo no está funcionando como debería, y han hecho un llamado para una revisión.

Un mes después de que un líder de la oposición de los indígenas Paiter-Surui desató un debate público inusual sobre proyecto de carbono forestal hito del pueblo, varios líderes de pueblos y del clan envía una "carta de aclaración" al Ministerio Público Federal (Ministério Público Federal), que expondrán lo que ven como fallas en los mecanismos que rigen diseñados para manejar las finanzas de la comunidad. 

En general, los firmantes alabaron el propio Proyecto de Carbono, pero dijeron que el aparato de gobierno que el Fondo Brasileño para la Biodiversidad (Fundo Brasileiro para a Biodiversidade, "Funbio") creado para la comunidad había sido lento para desembolsar los fondos, y que el exceso de autoridad habían sido investido en la Asociación Metareilá, que es la organización indígena seleccionado por el Paiter Surui-para implementar el proyecto.

"No estamos cuestionando el Proyecto Carbono Suruí y sus socios", escribieron. "Pero hay una enorme diferencia entre el dinero que el Fondo Surui recibido y la cantidad transmitida a las asociaciones".

El Fundo Surui - conocido oficialmente como el Fundo Paiter Surui-- sólo empezó a percibir ingresos del Proyecto de Carbono en septiembre de 2013, cuando el gigante brasileño de los cosméticos Natura Cosméticos compró el primer tramo de las compensaciones. Los ingresos de esa venta se destinaron para el fortalecimiento institucional, control de fronteras / vigilancia y poner en marcha alternativas económicas a la tala ilegal. Los firmantes dicen que la financiación comenzó a fluir rápidamente en la comunidad a principios de 2014, pero disminuyó conforme avanzaba el año. No está claro si la supuesta discrepancia refleja la asignación del Fondo de ingreso a los programas de toda la comunidad, o si es sintomático de dolores de crecimiento o problemas que necesitan ajustes. 

FUNDO PAITER SURUI

A pesar de su nombre, el Fondo Paiter Surui-es algo más que un depósito de dinero. Es un aparato de gobierno a largo plazo desarrollado por Funbio, junto con miembros de la Paiter-Surui, para poner en funcionamiento el Plan de Gestión de 50 años que el jefe Almir Surui creado hace una década. El Proyecto de Carbono generó el Fundo, pero el Fundo y el Proyecto son dos entidades separadas, simbióticas. 

La misión del Fundo, según un documento preparado por Funbio (Ver la versión en inglés y portugués del "Fundo Paiter Surui Explicador", a la derecha), es "generar beneficios para el territorio indígena de organizar, centralizar y proporcionar transparencia para la recopilación, gestión y uso de los recursos para el gobierno de la Paiter Surui y la implementación del Plan de Gestión. "*

GOBERNANZA

En el explicador y en el Manual de funcionamiento extendido, Funbio se compromete a pastorear a la creación de un Consejo Deliberante ("Conselho Deliberativo") y una Cámara de Resolución de Conflictos ("Câmara de Resolução de Conflitos") para regir el fondo con el Labiway Esaga, o director general, actuando como administrador.

El Capítulo 8 del Manual operativo se describen claramente las funciones de cada órgano: el Concejo Deliberador es elegir un gerente financiero y supervisar la selección de proyectos, entre otras cosas; la Cámara de Resolución de Conflictos es mantener el flujo de información y resolución de conflictos; y la Labiway Esaga actúa como la voz del Fundo y tiene poder de veto sobre los proyectos.

El manual describe un proceso detallado de multi-nivel para proponer proyectos y un sistema de pesos y contrapesos para evitar la concentración del control de cualquier persona o entidad. También establece un intrincado conjunto de procedimientos mediante los cuales Funbio lanzará y supervisar el fondo mientras que la formación gradual miembros del Paiter Surui-a asumir la gestión de sí mismos con el tiempo.

Ângelo dos Santos, responsable de Cambio Climático y Energía Limpia de Funbio, reconoció las quejas y dijo que reflejaban aplicación progresiva del Fundo.

"Este es un proceso en el que las estructuras del fondo se implementan en diferentes etapas en función de su incorporación por los Suruí," dijo, y agregó que Funbio estaba revisando las quejas y proporcionaría una respuesta detallada en breve.

"La estructura tiene un cierto grado de complejidad, lo que se aprende poco a poco durante el período de incubación", agregó. "Este primer año, el gobierno está poniendo a prueba, y los procesos de gestión básicos han avanzado bien en comparación con el comienzo de 2014."

Jefe Almir dijo que estaba revisando las quejas con los firmantes, y ofrecería una respuesta formal a principios de la próxima semana.

LAS QUEJAS

Mientras que el manual describe un proceso participativo que involucra emergente todas las diversas asociaciones de clanes y la creación de nuevas asociaciones para manejar nuevas áreas de negocio, los firmantes dicen que la realidad es una más concentrada. A menudo, sin embargo, se refieren a la estructura de gobierno (Fundo) como el "proyecto", que ha llevado a la confusión fuera de la comunidad.

"Durante la preparación del proyecto, se había acordado que cada asociación se encargará de un área: la agricultura, la educación, la salud, el medio ambiente, la cultura y el turismo", escribieron. "Pero cuando llegó la financiación, de la venta de la venta [de las compensaciones de carbono] para Natura, este acuerdo no se cumplió".

En lugar de ello, dicen, "[Labiway Esaga] Almir creó departamentos dentro de la Asociación Metareilá, reduciendo la participación y la autonomía de las otras asociaciones de clanes dentro del Fondo Suruí. 

Hicieron un llamado a los líderes Surui de descentralizar la ejecución del trabajo comunitario, la asistencia financiada por el proyecto, y también un llamado a las autoridades federales para controlar la tala ilegal y de tomar un papel activo en el apoyo al proyecto.

"Esperamos que el Ministerio Público Federal, además de la supervisión de la tala ilegal, también supervisar la correcta implementación del proyecto, debido a que es una innovación y que podría servir de ejemplo para otros pueblos indígenas, si bien ejecutado", escribieron.

EN BALANCE

Las quejas se producen en medio de balance general de participación de los actores internos y externos. En julio, por ejemplo, la Asociación Metareilá invitó a un consultor externo para llevar a cabo un taller de evaluación de su gobierno, y ese taller produjo recomendaciones para una mejor integración de todas las comunidades Surui para beneficiarse del Proyecto de Carbono Suruí. No está claro, sin embargo, cuales de esas recomendaciones se han aplicado.

El Proyecto de carbono también está pasando por la verificación de auditores externos bajo las reglas del Clima, Comunidad y Biodiversidad (CCB) Asociación como parte del procedimiento normal y garantías para proyectos de este calibre. La verificación incluye una evaluación de las estructuras de gobierno, y se espera que produzca recomendaciones similares.

LA TALA Y LA PRESIÓN FINANCIERA

Los firmantes también defendieron las motivaciones detrás de la reanudación de la tala por algunas familias, que dicen que se iniciaron en 2012. Eso fue tres años después de que se implementó una moratoria de tala para apoyar el proyecto de carbono, dos años antes de la financiación de que las ventas de carbono comenzaron a fluir en la comunidad en enero de 2014. 

"Algunos de nuestros pueblos estaban vendiendo madera para sobrevivir, y en 2009 suspendió esta actividad ilícita pensando que ahora las cosas mejorarían", escribieron. "Sin embargo, los obstáculos legales y burocráticos retrasaron la disponibilidad de recursos financieros, [y] en 2012, algunos miembros de la comunidad se vieron obligados a regresar a la venta de madera, porque no había ningún proyecto que hubiera permitido a estas familias sostener sus medios de vida, muchas personas estaban pasando hambre ".

DIFERENCIACIÓN ENTRE EL PROYECTO DE CARBONO Y EL FUNDO

La redacción de la lista de quejas es a veces confusa, con el Proyecto de Carbono y el Fundo Paiter-Surui usados indistintamente. En el párrafo final de su aclaración, por ejemplo, los firmantes se desviaron de la mensajería en la mayor parte del documento y parecen requerir que el proyecto de carbono  sea terminado, pero también piden más autonomía a las asociaciones.

"Teniendo en cuenta lo anterior, los líderes que han firmado este documento quieren que el Proyecto de Carbono Suruí Paiter-sea terminado y que las asociaciones para desarrollar e implementar proyectos que aseguren una autonomía real para las comunidades con un desarrollo sostenible y la generación de ingresos y sin depredación de los recursos naturales ". 

En el contexto, y dado el apoyo anterior del proyecto y las referencias al Fundo como el "proyecto", el párrafo podría referirse al Fundo o algunos de sus mecanismos. Además, varios de los firmantes, entre ellos el ex jefe global Anine Surui, había expresado recientemente su apoyo al proyecto, pero criticó la administración de los fondos. Mercados Ambientales ha tendido la mano a Anine y otras aclaraciones, y proporcionará una respuesta tan pronto como lo recibamos.

FLUJOS FINANCIEROS

Los firmantes ofrecen un desglose detallado de los flujos financieros esperados vs flujos reales, y señalaron que muchos de los jefes se fueron sin indemnización en los años en que el proyecto se está abriendo camino en el proceso de cuatro años de la verificación y validación. 

"Fue previsto en el presupuesto del proyecto que los miembros de la junta de cada asociación del clan recibirían un salario de R $ 2,000.00 ($ 762.00) por un período de tres años", escribieron. "Este salario se pagará por acompañar y supervisar el proyecto, junto con las comunidades que cada asociación representa, pero tal pago no fue hecho."

Pero dijeron que el desembolso se desaceleró a lo largo del año.

"Los proyectos que habían sido aprobados recibieron sus contribuciones en dos cuotas", escribieron. "El primero fue lanzado en junio de 2014, pero algunas asociaciones todavía no han recibido el segundo plazo."

Añadieron, sin embargo, que "Los técnicos de Metareilá afirman que aún están analizando las declaraciones de cuentas presentadas para el primer tramo." 

La carta también dice que financiación de 2014 a las asociaciones para la administración general cayó $ R1,000 (USD$ 382.00) por debajo de las expectativas.

"Los contratos se habían firmado por un monto de R $ 7,500.00 (USD$ 2,866.00), a pagar en tres cuotas mensuales de R $ 2,500.00 (USD$ 955.00), pero las asociaciones recibido dos cuotas de R $ 2,000.00 (USD$ 763.00) y una cuota de R $ 2.500,00", escribieron . "Cuando ellos solicitaron la cantidad pendiente, la Asociación Metareilá afirmado que no tenía medios para pagar el saldo pendiente." 

Jefe Almir reconoció que algunos de los fondos se había celebrado a lo largo de las preocupaciones sobre cómo se gastó el primer tramo, pero señaló que la mayor parte de los fondos asignados se habían difundido a la comunidad. Tanto él como dos Santos  de Funbio dijeron que darían una respuesta detallada en breve.

 

 

 

 

Articulo traducido por Victoria Reynal para Valorando Naturaleza.

Favor de consultar nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si desea volver a publicar este artículo en otra fuente.

*Original Portugués: Gerar benefícios para o território indígena, organizando, centralizando e tornando transparente a captação, a gestão e o uso dos recursos, com governança PaiterSurui, para a implementação do Plano de Gestão.

 

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.