Conferencia en Perú analiza el rol del pais en el mercado global de créditos de carbono y temas relacionados a financiamiento

Photo credits: Burness Communications
16 de julio de 2013 Forest Trends

Perú está ganando gran importancia global, así como otros países de Latinoamérica, en los esfuerzos para usar las fuerzas del mercado para enfrentar el cambio climático. Los expertos solicitan tiempo y paciencia para entregar los fondos provenientes de los proyectos REDD+: para proteger los bosques es necesario cambiar prácticas arraigadas. Asistieron expertos y periodistas de la región a esta conferencia de prensa dirigida por Forest Trends y patrocinada por la Skoll Foundation.

En el 2012, compañías privadas en Estados Unidos y Europa compraron alrededor de 3.4 millones de toneladas métricas de compensaciones de carbono, provenientes de los proyectos peruanos, en el denominado “Mercado voluntario de carbono”. De acuerdo con el reporte Maniobrando el Mosaico, el Estado de los Mercados Voluntarios de Carbono 2013 de la organización sin fines de lucro, Forest Trends Ecosystem Marketplace, se compara la contribución de Perú con el equivalente a sacar de circulación 708,333 vehículos, aproximadamente.

En una conferencia de prensa, Jacob Olander, investigador de EcoDecisión y de Forest Trends, explicó que las compensaciones de carbono provistas por Perú representan la sexta mayor fuente al mercado global. La mayoría de compensaciones de Perú provienen de la venta y distribución de estufas limpias, así como de las actividades dirigidas a conservar los bosques en las regiones vulnerables del país.

 “Estamos en un momento límite para luchar contra el cambio climático, los bosques tropicales juegan un papel crucial para encontrar una solución”, dijo Olander. “Perú tiene un importante papel en el mercado voluntario de carbono, su liderazgo demuestra un gran compromiso para apoyar mecanismos innovadores para reducir las emisiones de carbono globales. Hay billones de dólares haciendo fila para las grandes empresas mineras, carreteras en los bosques impenetrables y grandes represas hidroeléctricas”.

“Se debe hacer mucho más si queremos realmente aportar valor a la protección de los bosques y otras actividades de reducción” agregó Olander. “Esto va a ser crítico para la capacidad de la región de reconciliar la necesidad de conservar los bosques con el tsunami de inversión que ya está programada.”

Durante la conferencia de prensa, Olander, su colega Roberto León Gómez, de la Fundación Natura de Colombia, y José Luis Capella, de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental, mostraron una nueva herramienta digital desarrollada por Forest Trends con la colaboración de organizaciones locales, para dar seguimiento a los fondos de los donantes que apoyan la etapa de preparación y desarrollo de proyectos bajo el esquema REDD+ (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques más Conservación).

La meta de REDD+ es dirigir fondos a las comunidades y otros grupos, ubicados en los países con bosque tropical y que están desarrollando actividades para prevenir la destrucción de los bosques. Esta batalla es crucial para mitigar los efectos del cambio climático.

“El tema de deforestación es más que sólo pensar en carbono y la forma de mitigar el cambio climático; muchos de los beneficios que se encuentran en los bosques son para las personas que no están pensando en estos beneficios,” dijo Capella, de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental. “La gente en Lima tiene que obtener un conocimiento de los bosques como parte de nuestro patrimonio.”

 

Acerca del financiamiento

Olander mostró los resultados preliminares obtenidos por la herramienta digital REDDX (el nombre REDDX proviene de la unión de REDD+ más eXpenditures tracking, o seguimiento de gastos) en cuatro países. Estos resultados sugieren una gran variación en la cantidad de fondos REDD+ que han sido liberados en el período de Inicio Rápido, entre el 2010 y el 2012. Los resultados preliminares para Ecuador, por ejemplo, demuestran que únicamente alrededor del 2% de los US$20 millones comprometidos por los donantes al final del 2011 han sido liberados. En contraste, Ghana ha recibido alrededor del 50% de los US$14 millones ofrecidos; mientras que en el caso de Vietnam, 42% de los US$20 millones correspondientes ha sido recibido; Brasil, por su parte ha recibido el 29% de los US$598 millones correspondientes.

“A pesar de esos hallazgos iniciales, REDDX ha encontrado que pocas inversiones han llegado al campo”, informó León Gómez. “Es probable que esto suceda en los próximos meses, mientras más dinero ingresa, por lo tanto es importante abogar por paciencia entorno a REDD+. No podemos juzgar el éxito de este revolucionario programa hasta que veamos como funciona en el campo. Esperamos más resultados en el otoño, para lograr un mejor entendimiento respecto a cómo está funcionando el programa.”

El Gobierno de Perú se encuentra colaborando con los investigadores de REDDX para que el público en general pueda realizar el seguimiento de los fondos REDD+ de Perú, para finales del 2013.

“A través de la colaboración con Forest Trends, nuestros socios y gobiernos en los países con bosque tropical, están promoviendo la transparencia y exactitud en la información disponible a los gobiernos nacionales, lo que es importante para apoyar el desarrollo de políticas y estrategias REDD+ más amplias, en dichos países,” dijo Michael Jenkins, presidente de Forest Trends. “Esta transparencia es absolutamente crítica –no solo para asegurar que los fondos lleguen a las personas que están realizando el trabajo, sino también para dar credibilidad y continuidad al apoyo de los donantes.”

La investigación de REDDX se expandirá a 10 países adicionales, durante los próximos dos años, dijo Olander.

“Sabemos que las inversiones alcanzarán billones de dólares, y hay mucho trabajo que hacer para determinar en qué lugares deben ser invertidos estos fondos, cómo están siendo utilizados, y qué obstáculos se necesitan superar.” dijo Jenkins, de Forest Trends. “Este es un inicio, ya estamos brindando información fundamental para el éxito y los esfuerzos innovadores para conservar los bosques del mundo.”

Los expertos también comentaron los resultados de un nuevo estudio publicado por la revista Nature, en el cual se sugiere que desde 1850, los bosques de Latinoamérica y África han reducido el impacto de las emisiones producto del uso de combustibles fósiles, de la deforestación y de la agricultura en un 56%, un índice mayor que en cualquier otra región. Los autores de la investigación sugieren que a pesar del intenso uso de la tierra en ambas regiones, sus bosques les han permitido capturar carbono, brindando un “servicio de sumidero”, tanto para estas dos regiones como para otras.

“Este estudio muestra que los países desarrollados son responsables por la mayor parte de las emisiones de carbono a nivel mundial, pero los países en desarrollo las están compensando,” dijo Luis Espinel de Conservación Internacional. “Esto significa que el trabajo que estamos haciendo para reducir el impacto de las emisiones de carbono globales tiene un gran valor, tanto para Latinoamérica como para el mundo. La destrucción de nuestros bosques no solo liberará carbono a la atmósfera sino que además nos privaría de uno de los principales medios que tenemos para protegernos del cambio climático.”

 

 

Por favor consulta nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si deseas volver a publicar este artículo en otra fuente.

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.