Por qué Disney, BP y Rio Tinto están explorando los Servicios Ambientales

18 de octubre de 2013 Sissel Waage

Sissel Waage de Business of Social Responsibility (BSR) discute las razones por qué el pensamiento sobre servicios ambientales está a la alza, ya que está en aumento el número de gobiernos que están invirtiendo en servicios ambientales y el número de compañías que están incorporando sus impactos ambientales a sus modelos de negocio.

Disney, BP, Rio Tinto y Weyerhaueser representan totalmente diferentes sectores. Aun así, estas compañías consideran que el argumento para monitorear los impactos y dependencias en la biodiversidad y los servicios ambientales (BSE) es cada vez más persuasivo. Simplificando, la justificación de la acción empresarial en BSE se ha concretado, con dimensiones internas y externas que son cada vez más convincentes. Los servicios ambientales son esenciales a los negocios, así como para unos 450 millones de personas cuyo sustento depende de que éstos sigan funcionando.

Los servicios ambientales se refiere a aquellos beneficios que los humanos disfrutamos de los ecosistemas con sano funcionamiento. Esto incluye bienes o productos que los ecosistemas producen, y los procesos naturales que los ecosistemas regulan.

LA JUSTIFICACION FINANCIERA INTERNA

El cimiento de la justificación empresarial se centra en mejorar cómo las compañías identifican riesgos y oportunidades. De hacerlo mal, se puede traducir a atrasos en el proyecto y a problemas en la cadena de suministro.

Para mejorar el actual proceso de identificación de riesgos y oportunidades, los tomadores de decisiones empresariales ahora tienen la oportunidad de expandir ligeramente los protocolos existentes para incluir la evaluación de sus dependencias e impactos en varios servicios ambientales.

Pruebas piloto iniciales de corporativos y quienes han adoptado las prácticas, dicen que el enfoque BSE puede revelar nuevos riesgos y ayudar a evitar y/o mitigar sus efectos. De la misma forma, puede ayudar a los tomadores de decisiones empresariales a entender consecuencias imprevistas, impactos acumulativos y variables intercambiables (trade-offs). Por ejemplo, un líder de una empresa dijo que un análisis de servicios ambientales destacó problemas muy probables a ocurrir en los meses y años por venir que de otra manera no podrían haber sido identificados, tales como la intrusión de agua salina en los acuíferos costeros de agua dulce.

Ya que los servicios ambientales tratan de los beneficios que la gente obtiene del funcionamiento de los sistemas naturales, una gran parte de este trabajo incluye el compromiso de las partes interesadas en las cuestiones sociales y ambientales. Integrar factores sociales y ambientales dentro de un marco analítico puede ayudar al mejor entendimiento de la dependencia de los residentes locales hacia el ambiente y cómo las actividades empresariales pueden afectarlas.

En el mejor de los casos, este trabajo ofrece otra manera de mantener posiciones y reputaciones de liderazgo en la industria en un momento cuando inversionistas, competidores y organizaciones importantes, comienzan a considerar el impacto para la biodiversidad y los servicios ambientales.

UNA LISTA DE PARTICIPANTES EN AUMENTO

La aceptación de la idea de servicios ambientales está en marcha entre un creciente rango de participantes empresariales clave así en como gobiernos, como fue documentado en una serie de reportes del Grupo de Trabajo de Servicios Ambientales de Business for Social Responsibility (o BSR, por sus siglas en inglés).

Por ejemplo, más de 16 agencias de gobierno alrededor del mundo están o invirtiendo en iniciativas de servicios ambientales o desarrollando políticas relacionadas. Esto incluye Brasil, Canadá, China, Colombia, la Unión Europea, India, Israel, Japón, Nepal, Perú, Sudáfrica, España, Tanzania, el Reino Unido, Estados Unidos y Vietnam.

También es claro que el sector de servicios de inversión y financiero está interesado en formas nuevas, integradas y ambientalmente congruentes de entender y evitar riesgos ambientales. Las compañías necesitarán demostrar prácticas robustas de manejo de riesgos que estén alineadas con la cautela del inversionista y enfoques empresariales importantes que ahora consideren los servicios ambientales, tales como la Corporación Financiera Internacional (IFC por sus siglas en inglés) del Banco Mundial, 79 Equator Banks y el Índice de Sustentabilidad de Dow Jones.

Líderes intelectuales, ONG´s, académicos y otras partes interesadas, están esperando que haya más entendimiento de las compañías de la manera como sus dependencias y acciones impactan los servicios ambientales. Este aumento en interés es ejemplificado por las iniciativas emergentes por parte de ONG´s alrededor del mundo, como es el caso de Brasil, China, Colombia, Costa Rica y Ecuador.

Para las compañías, todo este interés en servicios ambientales significa que se eleva el listón sobre buenas prácticas internacionales. En respuesta, el número de participantes del sector privado que se comprometen en este tema va en aumento, con más de 35 compañías declarando públicamente a los servicios ambientales como un tema bajo consideración. Y cada vez más se está considerando capital natural, tal y como lo indica el reporte 2012 del Corporate EcoForum.

También hay un número creciente de puntos en común entre biodiversidad, servicios ambientales y riesgos financieros. Lo que también es claro es que BSE está adquiriendo presencia y convirtiéndose en un riesgo corporativo, con más de 24 países desplegando alguna forma de cuentas de capital natural.

 

Sissel Waage es Directora de Servicios Ambientales y Biodiversidad en BSR.
Por favor consulta nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si deseas volver a publicar este artículo en otra fuente.

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.