Finanzas REDD+: Lo que ves no siempre es lo que consigues

Photo credits: shutterstock
4 de septiembre de 2013 Alice Harrison

Transparency International vigila el flujo de financiamiento para Reducción de Emisiones de Deforestación y Degradación Forestal más conservación (REDD+) en un número de países beneficiarios. Aquí examina los retos encontrados en torno a la transparencia en México y Kenia, y hace un llamado al público en general a adoptar un papel más activo en la vigilancia de sus gobiernos.

Hace poco un colega comparó su trabajo de seguimiento del finanzas para el clima y REDD+ en México con una excavación arqueológica. Poco a poco, los fragmentos del objeto comienzan a revelarse, aunque no sin que pasara una gran cantidad de tiempo, recursos y tenacidad.

En Transparency International (TI, por sus siglas en inglés) hemos vigilado los flujos financieros para el clima en seis países – de los que cuatro son beneficiarios REDD+. Conseguir la claridad en saber qué dinero se gasta y en qué se gasta es un primer paso para asegurar que ese dinero se destine a lo que debe, donde debe y que no caiga de forma subrepticia a una cuenta bancaria equivocada, o para que no se pierda entre la infinidad de proyectos de finanzas para el clima actualmente propuestos o en marcha.

La transparencia es como una protección en contra de los gastos negligentes o corruptos. El problema con REDD+ es que – según la experiencia – la transparencia ha sido escasa. A menudo esto no se debe a los sistemas o las instituciones de REDD+ per se, sino a temas más amplios tales como el acceso a la información y la clasificación del presupuesto.

Consideremos la situación de Kenia. El Servicio Forestal de Kenia es responsable del manejo de una concesión combinada de US $400,000 del Forest Carbon Partnership Facility y UN-REDD destinada a desarrollar el plan de preparación para REDD+ de Kenia. La información proporcionada en las páginas web del Ministerio Forestal y de Vida Silvestre confirma lo dicho y ofrece un resumen de las actividades a llevarse a cabo para el plan de preparación. Sin embargo, el plan en sí no aparece en la página web, ni tampoco unun desglose más detallado de las líneas de gastos.

Es difícil dar con las piezas faltantes del rompecabezas. El acceso a la información está contemplado en la Constitución de 2010 de Kenia, pero ante la ausencia de un paquete legislativo de acompañamiento esto se reduce de alguna manera a una promesa vacia – las solicitudes de información pueden encontrar silencio o grandes demoras. Algunas veces fue más fácil para nuestro equipo buscar información a través de otros medios tales como la identificación de informantes en los ministerios pertinentes. 

Mientras tanto, México presume de una de las leyes de acceso a la información más fuertes en el mundo, con una estructura institucional disponible para hacerla cumplir. Sin embargo, el problema que el personal de TI encontró allí fue que si bien los órganos gubernamentales respondían a las solicitudes de información, carecían de información relevante. En gran medida, esto se debe a un sistema de clasificación presupuestal inadecuado. No hay una sola base de datos que distinga gastos relacionados a REDD de otras categorías de dinero público, incluyendo el financiamiento para la adaptación y cooperación para el desarrollo. Esto significa que es difícil rastrear la trayectoria que el dinero para REDD+ toma a través del presupuesto nacional, sin mencionar sus repercusiones.

Obstáculos como estos no son la excepción, se encuentran en una buena cantidad de países beneficiarios de financiamiento para el clima. Asimismo, muchos de los países donantes tienen una trayectoria muy deficiente en rendir cuentas sobre su financiamiento para REDD+ de manera clara, accesible y oportuna. Uno tiene que preguntarse – si una organización de anticorrupción como Transparency International tiene problemas para determinar dónde y cómo se gasta el dinero, ¿cómo es que los beneficiarios podrían tener alguna oportunidad de lograr exigir a sus líderes que respondan por el mismo?

La opacidad puede ser explicada por muchas cosas. Algunas veces es producto del hábito – la continuación de una cultura histórica de privacidad. A menudo es un tema de capacidad, con organismos públicos que carecen de personal o recursos para consolidar la información y hacerla públicamente accesible. De todas formas, sin importar la causa o la intención, la falta de transparencia puede servir de protección a comportamientos irresponsables, ilegales o corruptos.

Dinero para REDD+ es un recurso escaso. Asegurar que sea gastado de una forma justa e inteligente va a requerir de una observación detallada del movimiento de dinero, de la examinación de la racionalidad de su distribución y del levantamiento de una bandera roja cada vez que las cosas tornen mal camino. Hay un buen potencial de vigilancia ciudadana aun sin explotar. Si a los miembros de la red pública se les dota de acceso a una mejor información sobre los gastos de REDD+, podrán actuar de guardianes para ayudar a asegurar la efectividad del proyecto.

Antes de que esto pueda ocurrir, necesitamos registros nacionales que puedan separar flujos monetarios REDD+ de los otros flujos monetarios. También necesitamos de una transparencia total en la información de todos los proyectos y de presentación de información de manera proactivaen vez de reactiva.  Sin ello, hay un riesgo muy grande de que REDD+ no funcione.

 

Lea más sobre las labores de Transparency International en rastrear el financiamiento para el clima aquí, y las evaluaciones de riesgo para REDD+ que realizó en Indonesia, Papua Nueva Guinea y Vietnam aquí.

 

Esta serie de blogs sobre las finanzas para REDD+ busca crear un foro para el debate y el intercambio de ideas. El presente blog refleja las opiniones de Alice Harrison de Transparency International, y no debe ser comprendido como opiniones de ODI, REDDX o Climate Funds Update.

 

Alice Harrison es la Coordinadora de Abogacía y Comunicaciones en Transparency International para el Programa de Integridad Financiera para el Clima, un programa plurinacional que pretende prevenir la corrupción en el sector climático.

Traducido por Judy Carrera, SPDA.

Por favor consulta nuestros Lineamientos de Reimpresión de Artículos si deseas volver a publicar este artículo en otra fuente.

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.