REDD+: Un incentivo económico para reducir la deforestación en los países tropicales

29 de agosto de 2012 Marco Chiu

Este artículo describe algunos de los aspectos básicos en el tema de REDD+: Cómo funciona, cómo se financia, aspectos económicos acerca de los esquemas de mercado, la participación y gobernanza y otros puntos claves para ayudar en el desarollo de un buen mecanismo REDD+. Es de gran utilidad para personas que empiezan a familiarizarse con términos y definiciones.

La deforestación de los bosques supone el 20% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, causantes directos del cambio climático.

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) adoptó oficialmente REDD+ como un mecanismo de mitigación del cambio climático en el 2010. Aunque quedan aún elementos por definir -como fuentes de financiamiento y modalidades técnicas de operación- para pasar a una fase de implementación, muchos países tropicales, incluyendo Colombia, Ecuador y el Perú, vienen ajustando algunos detalles para hacer uso de este mecanismo en sus bosques nativos.

¿Cómo funciona REDD+?

REDD+ o la ‘reducción de emisiones por deforestación y degradación forestal; y el rol de la conservación, el manejo forestal sostenible y el incremento de los reservorios de carbono forestal’, ofrece incentivos económicos para remplazar las actividades que causan la deforestación. Para hacer uso de este mecanismo, se debe definir o ajustar las políticas -nacionales, internacionales o locales-, e implementar actividades específicas que ayuden a reducir la deforestación.

¿Cómo se financia?

Se ha propuesto hacerlo a través de la creación de un fondo o de la transacción de ‘créditos de carbono’ en un mercado internacional o local. En ambos casos, quienes quieran acceder a los incentivos económicos, deben demostrar que han reducido la deforestación en un país, una región o el sitio de un proyecto. Esta tarea involucra a varios actores unidos por un proceso basado en consensos y objetivos comunes.

Ahora, la propuesta de creación de un fondo no ha sido implementada aún, pues falta definir quién financiaría y cuál es la dimensión que debe tener el fondo de manera que pueda financiar actividades ayuden a reducir la deforestación. Por otro lado, la transacción de créditos de carbono, se basa en la existencia de una demanda de esos créditos que los países industrializados y sus empresas tendrían que adquirir para cumplir con sus obligaciones de reducción de emisiones. Esas obligaciones -que expiran en diciembre de 2012-están amparadas en acuerdos internacionales como la Convención de Cambio Climático a través de su Protocolo de Kyoto.

Factores críticos sobre REDD+

Se debe tomar en cuenta -sobre los mercados de carbono-, otros aspectos que tienen que ver con la naturaleza de la operación de cualquier mercado:1) el precio del producto (‘crédito de carbono’) estará basado en la relación oferta-demanda, lo que puede dar lugar a fluctuaciones en el precio y por tanto, ofrecer un ingreso por la venta de créditos que no tiene relación con el financiamiento requerido para reducir la deforestación; y 2) la generación del producto y su transacción pueden dar lugar a desigualdades en la forma de participación de los actores y en la distribución de los beneficios obtenidos, porque no todos los participantes están en las mismas condiciones para enfrentar los desafíos.

Por tanto, la identificación de los actores que deben participar en el desarrollo e implementación de estos procesos está dado, en principio, por la asignación de derechos que existan en un país sobre los servicios ecosistémicos de sus bosques. Pero, como en muchos países en desarrollo no existe un marco legal y regulatorio que defina claramente esa asignación de derechos, será necesario usar otros derechos directamente relacionados con el uso y la administración de los bosques, como los derechos sobre los territorios y los derechos de uso de los recursos que se encuentran en esos territorios. En el caso de la Amazonía es interesante observar que las tierras en donde se encuentra gran parte de los bosques nativos están adjudicadas a pueblos indígenas; por tanto, son actores relevantes para el desarrollo e implementación de REDD+.

Implementar REDD+ es una tarea compleja pero con mucho potencial para reducir la deforestación. Requiere de consensos y objetivos comunes entre todos los actores que deben participar en el desarrollo de las actividades y, por otro lado, requiere de altos estándares de calidad y precisión en la información que sustenta el mecanismo.

Puntos a tomar en cuenta para el desarrollo de REDD+

  1. La importancia de contar con estructuras de gobernanza sólidas, a nivel de las entidades de gobierno de gestión nacional y local, así como de las otras instituciones que deben formar parte del desarrollo de REDD+, como las comunidades locales incluyendo las organizaciones de pueblos indígenas.
  2. La aplicación de salvaguardas que fomentan el respeto a los derechos de los actores que participan de REDD+, así como la conservación de los otros valores del bosque diferentes al carbono (como la biodiversidad y los valores culturales).
  3. La necesidad de planificar las actividades necesarias para REDD+ desde una óptica integral, que incluya la diversidad de intereses sobre el bosque, así como la variedad de actores que influyen en la conservación o pérdida del bosque nativo.
  4. La utilidad de dimensionar económicamente las causas de la deforestación en los contextos específicos de cada país, para proponer un mecanismo de financiamiento que tenga mejores opciones de frenar esas causas a través de incentivos económicos.

 

Marco Chiu es Coordinador de Incentivos Económicos en la Unidad de Apoyo ICAA. Lo puedes contactar a mchiu@ua-icaa.org

Este artículo fue publicado originalmente en el sitio web de ICAA (Iniciativa para la Conservación en el Amazonía Andina).  Haga click aquí para leer el artículo original.

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.