¿Sacrificará Brasil los bosques para rescatar a los partidarios de las represas inundadas de corrupción?

11 de noviembre de 2017 Steve Schwartzman

A partir de 2020, las aerolíneas internacionales recibirán el mandato de compensar gran parte de sus emisiones de gases de efecto invernadero. Es un mandato que podría bombear decenas de miles de millones de dólares en la protección de la Amazonia brasileña, pero los negociadores climáticos de Brasil preferirían favorecer a la empresa nacional de electricidad Eletrobrás y los mega proyectos hidroeléctricos de Amazonas.

 

Esta historia apareció por primera vez en el blog de EDF

Detrás de las noticias titulares sobre la corrupción política brasileña, los negociadores brasileños sobre el cambio climático están ocupados impulsando propuestas que podrían dañar gravemente los nuevos acuerdos importantes sobre cambio climático, y cerrar la puerta a una financiación muy necesaria para detener la deforestación. 

Los nuevos mecanismos de mercado en el Acuerdo de París de la ONU y en el Esquema de Compensación y Reducción de Carbono para la Aviación Civil (CORSIA) de la Organización de Aviación Civil internacional podrían proporcionar dinero que Brasil necesita para proteger su selva tropical, incluyendo la protección de territorios indígenas fuertemente amenazados con el doble del tamaño de California. Los nuevos mecanismos también podrían ayudar a otros países tropicales a detener la deforestación. Eso sería una gran noticia para la atmósfera global y para las personas que viven en los bosques.

Pero los negociadores de Brasil están totalmente en contra. En cambio, están luchando arduamente para preservar el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), una reliquia del Protocolo de Kioto. Los defensores del cambio climático global, California y la Unión Europea, han cerrado casi o totalmente el MDL fuera de sus mercados porque han concluido, con razón, que sus reclamos de integridad ambiental han perdido credibilidad.

Los negociadores brasileños dicen que el MDL es el estándar de oro para la calidad del medio ambiente, y la reducción de la deforestación es demasiado arriesgada para el crédito de carbono. Un nuevo informe de EDF y socios brasileños, junto con una plétora de otros análisis, llega a una conclusión diferente.

Crédito de carbono falso para represas amazónicas

El MDL fue creado en 1997 por el Protocolo de Kyoto para permitir que los proyectos de reducción de emisiones en países en desarrollo generen créditos de carbono negociables, llamados "Reducciones Certificadas de Emisiones" (CER), que, según el Protocolo, podrían ser utilizados por los países industrializados para ayudarlos a cumplir sus obligaciones. objetivos de emisiones durante los años 2008-2012. Pero dado que los nuevos objetivos para estos países no entraron en vigencia bajo el Protocolo de Kioto, los precios de las RCE se desplomaron por falta de compradores. Brasil tiene una gran cartera de proyectos que actualmente generan RCE de valor cero que podrían convertirse en dinero real si los nuevos mecanismos de mercado del Acuerdo de París y CORSIA aceptan los créditos del MDL. No es de extrañar que les guste el CDM.

Tres represas amazónicas, Santo Antônio, Jirau y Teles Pires, son los proyectos de MDL más grandes de Brasil y dicen mucho sobre lo que está mal con el mecanismo.

A partir de 2012, las filiales de la compañía eléctrica estatal de Brasil, Eletrobrás, registraron las mega presas hidroeléctricas en la Amazonía como proyectos MDL. Dijeron que las represas reducirían las emisiones de gases de efecto invernadero que de otro modo habrían sucedido, y que, dado que eran proyectos grandes y arriesgados, no serían financieramente viables a menos que obtuvieran el crédito de carbono. El MDL aprobó las represas, emitió millones de RCE para ellas y está listo para emitir cientos de millones más.

Crédito de carbono para la corrupción?

Pero, un poco más tarde, estas presas estuvieron implicadas en la investigación "Operation Car Wash", probablemente la mayor investigación de corrupción en el mundo. La investigación primero descubrió fraude en las licitaciones, sobornos y comisiones por valor de miles de millones de dólares en la petrolera estatal Petrobrás. Ahora ha condenado a decenas de políticos y altos ejecutivos de las empresas más grandes de Brasil. Los ejecutivos de Eletrobrás se involucraron exactamente en los mismos esquemas en las tres represas amazónicas y otros proyectos, de acuerdo con denunciantes. Un ex funcionario de una filial de Eletrobrás ha sido condenado a más de cuarenta años de prisión por soborno, lavado de dinero, obstrucción de la justicia, evasión de impuestos y participación en una organización delictiva, y cargos similares están pendientes en contra de otros.

Como resultado, el precio de las acciones de Eletrobrás se desplomó. Los inversores estadounidenses presentaron una demanda contra la empresa, ahora pendiente en el tribunal federal de Nueva York. Alegan que Eletrobrás afirmó públicamente que mantenía libros limpios y construía proyectos de energía legítimos, mientras que de hecho ocultaba la corrupción masiva y los sobornos. Las represas acumularon miles de millones en costos excesivos (supuestamente para pagar sobornos y sobornos) a expensas de los inversores.

Mientras tanto, mientras le decía al MDL que la financiación del carbono era crucial para que las represas siguieran adelante, la compañía siguió adelante y construyó las represas.

 

Las presas están operando hoy en día con financiamiento de carbono cero, porque las RCE virtualmente cayeron sin valor después de la caída de los precios de fin de 2012. Si las represas de hecho causaron reducciones de emisiones, lo hicieron sin dinero de las RCE, por lo que habrían sucedido de todos modos. Pero, de hecho, las represas nunca causaron reducciones de emisiones, la decisión de construirlas fue política, no económica. Las oportunidades de sobornos y sobornos fueron, según todas las indicaciones, un factor clave. No es de extrañar que Eletrobrás y sus afiliados nunca dijeran a sus inversores que necesitaban créditos de carbono para que las represas pagaran, los créditos no eran más que una ventaja.

En 2016, KLP, uno de los fondos de inversión más grandes del mundo, que gestiona más de USD$ 36 mil millones en fondos de pensiones en Noruega, decidió excluir las inversiones en Eletrobrás, citando "riesgo inaceptable de corrupción grave". De acuerdo con los informes financieros de la compañía a las autoridades estadounidenses, los contratos de Eletrobrás con los proveedores han sido sobreexplotados durante un período de casi siete años, con el exceso de fondos pagados a los políticos, los partidos políticos y los ejecutivos de la compañía brasileña ".

Que el MDL aprobó los proyectos de represas es una acusación seria de sus reglas. Muchos otros análisis han concluido que este mecanismo necesita una seria revisión o eliminación. Vea mi próximo post para un mejor acercamiento a la colaboración internacional sobre la mitigación del cambio climático.

 

Steve Schwartzman es Director Principal de Política Forestal Tropical para el Fondo de Defensa del Medio Ambiente

Consulte nuestras Pautas de reimpresión para obtener detalles sobre cómo volver a publicar nuestros artículos.

 
©Copyright 2018, Forest Trends Association. All Rights Reserved.